La Comisión Europea ha presentado hoy su buque insignia: el Acuerdo Verde Europeo. Sin embargo, es vital que el Acuerdo Verde Europeo garantice la revisión de los objetivos climáticos de Europa para 2030 a tiempo para la cumbre climática de la ONU del próximo año.



“El presidente del Gobierno español Pedro Sánchez se comprometió la semana pasada a reducir emisiones en un 55% en 2030. Desde Oxfam Intermón ya le pedimos que impulsara con fuerza este compromiso en la UE. También esperamos que el Gobierno español presione para que la defensa de los derechos humanos y el plan de acción de género sean centro y avance de la COP25”, dice Chema Vera, Director Ejecutivo Interino de Oxfam Internacional. Cualquier sugerencia de retrasar un nuevo objetivo de emisiones para 2030 corre el riesgo de desviar el Acuerdo de París. La ambición y el liderazgo se necesitan ahora más que nunca. De lo contrario los países europeos pondrán en peligro la manera más esperanzadora que tenemos de asegurar un mundo más seguro para las personas más pobres del mundo".

Marc-Olivier Herman, líder de la política de justicia económica de la UE de Oxfam cree que la prueba para el Acuerdo Verde Europeo es saber si brindará la acción urgente y ambiciosa que se necesita para responder a la crisis climática. Las recientes inundaciones en África oriental muestran que millones de personas en los países más expuestos a la crisis climática ya están pagando el precio de las emisiones globales. Para que la economía europea sea realmente sostenible, la UE también debe abordar los impactos ambientales y las violaciones de los derechos humanos de las empresas europeas. Millones de personas que producen los alimentos que comemos y los productos que compramos sufren de malas condiciones de trabajo y degradación ambiental. Lamentablemente, el proyecto publicado no contiene un compromiso claro de que la UE utilizará su poder legislativo para responsabilizar a las empresas en todas las cadenas de suministro.