Es fácil y cómodo, pero no es siempre inteligente: empezar negocios con gente conocida o emplear a familiares o amigos. Nunca es una relación normal y siempre hay mucho más en juego que la perdida del trabajo. En general hay que decir no a cualquier tipo de colaboración laboral con amigos o familiares. Pero claro, a veces es díficil porque hay familiares en paro o justamente ese amigo tiene y sabe lo que necesitas para tu negocio. También el inicio de una empresa empieza muchas veces entre dos amigos.

Nepotismo: casi nunca acaba con final feliz

Cuando un miembro de la familia tiene una empresa o es un importante ejecutivo, todos quieren estar cerca por si le pueden conseguir un buen puesto de trabajo. En España el nepotismo es bastante aceptado y practicado. Pero una aventura empresarial con parejas, amigos o familiares casi nunca acaba bien. Es diferente si los dos han fundado la empresa o se trata de un negocio familiar. Sin embargo, cuando una relacion se basa en un favor, nunca es un buen inicio.

5 cosas que debes tener en cuenta trabajando con conocidos

  1. Tienes que tener muy claro desde el principio que el trabajo es el trabajo y la vida privada la vida privada y no mezclar conversaciones como se suele hacer en España.
  2. El dinero siempre es el punto más sensible en este tipo de relaciones. Hay que hacer un contrato y fijar lo que se gana. Un familiar o amigo no puede ganar más que otro compañero.
  3. Hay que definir claramente las tareas y el horario laboral de la persona para que no haya confusión sobre lo que tenga que hacer.
  4. Frente al resto del personal, hay que dejar claro que esta persona no tiene ventajas o privilegios. El trato tiene que ser lo más neutral posible. Lo que más intoxica situaciones así son rumores sobre un trato especial. Pero como es muy difícil no tener preferencias con una persona amiga o familiar, hay que evitar nepotismo de todo tipo.
  5. Nunca te líes con una persona del trabajo. El amor puede estar en todos lados, pero historias de amor en una empresa, normalmente acaban con que una de las personas tiene que irse, sobre todo si se trata de una relación jefe/empleado y las personas ya están comprometidas con otros.

El nepotismo es peligroso

Cuando la vida privada se mezcla con la profesional, existe un riesgo muy grande de perder mucho más que un trabajo. Se puede perder un amigo, muchos contactos sociales y como jefe se puede perder el respeto de los empleados si se enteran. Las aventuras amorosas son especialmente delicadas si se trata de compañeros, o de tu jefe o de un empleado. Por esta razón si puedes encontrar una alternativa para el familiar que quiere trabajar contigo o para aquella persona de la empresa que se ha enomarado de ti, explícale que prefieres no mezclar las cosas y que vale demasiado vuestra amistad como para arriesgarla. El nepotismonunca debería ser la primera opción.