por Stefanie Claudia Müller

 

España necesita más responsabilidad cívica. Hemos llegado a mucho en Europa. Pero aunque hayamos estado ya 75 años viviendo en paz y todos los 28 países que forman parte de la UE han crecido económicamente con la unión comercial, es cierto que los ciudadanos polacos, franceses, alemanes o españoles muestran todavía en sus actitudes y comportamientos hacia la sociedad y la política una enorme variación. No hay un espíritu europeo. En efecto, las culturas nacionales son herederas de tradiciones cívicas, éticas y morales muy diferentes, lo que se ve ahora en esta crisis del COVID-19.





Salir adelante con valentía

Una vez mi hija me preguntó como Alemania pudo recuperarse económicamente y moralmente después de dos guerras perdidas y una mala imagen en todo el mundo por los crímenes cometidos por los Nazis contra la humanidad. Nunca lo había pensado y era muy difícil explicarle lo que es una “Trümmerfrau” y el "Wiederaufbau", estas mujeres que buscaron entre los escombros comida, trabajaron y se esforzaban no solamente a salvar a su familia si no también a su país, toda una generación engañada por Hitler. Ademas, el "Wiederaufbau" moral incluía también estos pagos y también ventas polémicas de armas a Israel para la "Wiedergutmachung". Es lo que se llama "Real-Politik" luego, lo de siempre tener que hacer compromisos dudables y cuestionables. 

 

Nos toca ahora también, tomar este tipo de decisiones. En la crisis Covid-19 no todos se pueden salvar, aunque nos gustaría. La cultura alemana, igual que la de los países nórdicos y la americana destacan por una gran responsabilidad para todos y no solamente para el prójimo: para la madre, el hijo o el novio. No se dirigen tanto por la sangre sino por una gran responsabilidad cívica y una gran disciplina que ahora en esta crisis son virtudes útiles. Esto ahora es una ventaja para superar la crisis actual, porque los alemanes en general y los partidos en la oposición no critican ahora a su Gobierno, que estaba a punto de caer antes del Covid-19, sino que intentan "hacer país". 

 

Pero también los americanos tienen este espíritu de que en situaciones límites  "hacen país", por ejemplo el 11 de septiembre 2001 cuando parece que atacan sus valores y su sistema económico en el corazón. Algo que también quería promover Iñigo Errejon en España con su partido "Máspaís" en España, un espíritu de equipo: "Patriotismo es cuidar a tu vecina, proteger el medio ambiente, ayudar a la persona viviendo en la calle, renunciar y  dar para otros, y también sentir empatía por otros sin importar su clase o etnia. Patriotismo no es de banderas y tampoco de sangre."

A todos nos gusta la frase famosa de John F. Kennedy: "Ask not what your country can do for you, but ask what you can do for your country". Ahora es el momento en que es más importante que nunca de hacer y actuar y no tanto de pedir ayudas del Estado o a otros países que están en la misma situación, porque esto es lo que caracteriza a esta crisis del Covid-19: todos somos victimas. Todos tenemos que dar, para que no expande el peligro y para que el daños económico se puede limitar. 

Infografía: Casi el 90% de los estudiantes del mundo, sin clase por el COVID-19 | Statista Más infografías en Statista

España no debería endeudarse mucho más

España está a punto de colapsar por la crisis que vivimos a todos los niveles, pero falta poco para que lo haga Alemania también y si no ocurre es porque quizás planifican y organizan mejor, seguramente no es porque su sistema de sanidad es mejor. Pero el nivel de deuda publica es más baja, y la economía es más solida. Sin embargo, España tiene mucha habilidad de adaptación, creatividad y fuerza de supervivencia, pero también de autodestrucción. Antes del COVID-19 la situación política en España era una crisis constante. En lugar de buscar una salida cada partido buscaba solamente la manera de aprovechar la debilidad del otro. Si los españoles no empiezan a ser más patrióticos, este virus les puede costar mucho más que a otros. 

La política es un reflejo de un país. Italia vive y sufre una radicalización y improvisación económica desde décadas. Los españoles son mucho más organizados y disciplinados y deberían "hacer país" ahora. La clase política debería ser ejemplar en esto, igual como los empresarios. Ahora será el momento de hablar sobre la solidaridad de pagar impuestos y sueldos dignos, para no echar a la calle y mejorar las condiciones de trabajo para muchos. Es la hora de permitir el teletrabajo a largo plazo, la conciliación familiar y involucrarse en la actual crisis, no solamente con dinero, sino con actos. Es la hora de confiar y de hacer peña, en política, en el trabajo y no solamente en la familia.




No pedir ayuda pública, si no es necesario

No deberíamos pensar que puede hacer Pedro Sánchez y el Estado para nosotros o la UE, en primera linea Alemania, sino en lo que podemos hacer nosotros para España, para la sociedad en su conjunto, no solamente para nuestra familia. Es importante la mantener el animo y mantener la amabilidad que tanto caracteriza a los españoles. Los partidos políticos deberían ahora ser ejemplo de como hacer equipo. 

En este sentido el Grupo Casaverde que se mueve en un sector muy castigado por la crisis, ha puesto en marcha su servicio “Apoyo Psicológico Covid-19” para todos los profesionales de sus hospitales, clínicas y residencias de mayores con el fin de prestar atención psicológica para unos héroes que sufren ansiedad, estrés y además un trato por la opinión pública no de todo justa. 

Pero son muchas las empresas que ya, también en otros países, han tomado esta iniciativa importante, porque los daños psicológicos para muchos que ahora ven a diario gente cercana muriendo son graves, pero también lo es la soledad y ansiedad que crece durante esta cuarentena y crisis sanitaria en muchos hogares. Nunca el empleado ha sido tan crítico en el bienestar de la sociedad y el empresario, inversor y propietario nunca han tenido una oportunidad tan grande para poder mostrar por fin su ética y responsabilidad escrita en sus informes de empresas y con lo que intentan promocionarse en spots publicitarios. Hay que luchar por sueldos dignos y condiciones legales. La economía sumergida sufre en la actual crisis un drama sin precedentes: no tienen seguridad social, no tienen ayudas, ni protección ninguna.

Aplaudir es poco

El personal sanitario en España son de los trabajadores que menos ganan en comparación con otras profesiones y las condiciones de trabajo están, en muchos hospitales y residencias, al límite. Es casi un problema generalizado, en Alemania también hay mucha frustración en los dos lados: las familias que sienten que sus mayores no están bien atendidos y por parte de los empleados que creen que sus condiciones son inhumanos. 

Y aunque los aplausos por la noche en las ventanas de los hogares en todos el mundo agradecen el esfuerzo de los bomberos, policías, los periodistas y profesores, los médicos, auxiliares, los supermercados y transportistas que mantienen la estructura social y económica, este gesto no es suficiente.

Aparte del apoyo psicológico hay que empezar a pagar bien los empleados en muchos sectores que hasta ahora hemos poco apreciados hasta ahora, pero que ahora vemos que son esenciales para nuestra sobrevivencia. Hay que ofrecer condiciones de trabajo más justas, mejorar las instalaciones y tratar bien a nuestro sistema de salud.




Es la hora del civismo y de la solidaridad entre todos

En el caso del grupo Casaverde, el gabinete, al frente del cual están expertos psicólogos clínicos de la institución, tratará el desahogo emocional, pautas  para afrontar el estrés ante la presión constante para abordar las situaciones que se presentan a diario, como mitigar el miedo al contagio a sus familiares, así como superar la incertidumbre de la situación ante esta amenaza invisible.

Infografía: ¿Dónde se producen más muertes por el coronavirus? | Statista Más infografías en Statista

Ahora es tiempo de preguntarse: ¿Qué puedo hacer yo en todo esto, desde mi casa encerrada/o, o quizás también saliendo si fuera necesario. Ofrecer ayuda en lugar de pedir como un automatismo a las autoridades, es ahora un acto de patriotismo. España necesita un poco de espíritu país  y también sentido de la realidad y de la lealtad: la muerte es parte de nuestra vida, con tomando cañas y ver Tele5 este hecho no desaparece.

Hay que enfrentar la realidad, no vale distraerse con miles de actividades extra-escolares, la tele o estar siempre en grupos con mucha gente hablando de nada y así no tener que enfrentarse a uno mismo y sus debilidades. Vivimos y morimos.  Pero ahora podemos hacer todos todo para que la vida y la muerte serán dignas, no solamente para los que son de nuestra familia o de nuestra empresa sino para todos. En Corona Positive Podcasts queremos dar ejemplos de personas y iniciativas que destacan en una realidad que no es tan solidaria como se vende. 

Si vosotros tienen algo que contar sobre una persona solidaría, una empresa que piensa en todos y profesores que luchan por sus alumnos, por favor contacta con nosotros en: coronapositivegoodnews@gmail.com.