Guiadeltrabajo.com quiere fomentar la cultura como campo laboral. Por ello entrevistamos a músicos, pintores y escritores. Hoy hablamos con una gambista, la alemana Johanna Rose, que vive con su familia en Sevilla. Su marido también es músico: "No es fácil, pero no puedo hacer otra cosa."

Johanna acaba de publicar un CD tocando la música de C.P.E.Bach.

¿Por qué has decidido ser músico?

La música es algo que me acompaña desde la niñez. Mi abuelo era organista y mi padre tocaba el violonchelo, así que yo también quería tocar. Empecé a tocar el violonchelo
cuando tenía nueve años. Además cantaba en un coro desde los cinco. En cualquier caso, comencé a plantearme ser músico cuando conocí la viola da gamba, fue un amor a primera vista.




¿Por qué en España?

Empecé mis estudios de viola da gamba en Basilea, en la Schola Cantorum, con Paolo Pandolfo. Después me trasladé a Lugano para estudiar con Vittorio Ghielmi, ésta fue la etapa más importante de mi formación musical. Pude estudiar simultáneamente en Milán con Rodney Prada y Lorenzo Ghielmi, y tuve ocasión de conocer a muchos músicos españoles, especialmente de Sevilla, lo que me animó a instalarme en esta ciudad en la que, también por razones personales, decidí instalarme. Continué estudiando en el Conservatorio Superior de Sevilla, donde tuve la suerte de contar con Ventura Rico como profesor.

¿Es más fácil vivir de la música en Alemania?

Creo que depende de muchos factores. Es cierto que en Alemania hay más festivales y, en general, una infraestructura más sólida para la música antigua o la música clásica. Esto puede generar situaciones de mayor comodidad o estabilidad para trabajar como músico. Por ejemplo, en la época de Pascua, los gambistas tienen su sueldo casi asegurado de las pasiones que tanto se interpretan. Esto en España no existe, aquí es fundamental la propia iniciativa y el contacto con los programadores para conseguir conciertos. En mi caso puedo vivir bien de los conciertos que hago yo sola y de los que hacemos con el grupo ‘Accademia del Piacere’.




¿Tienes un manager?

No tengo manager de momento. Yo me busco la vida yo: soy mi propio agente.

¿Hay que ser rico para ser músico?

Para empezar necesitas dinero, pues es muy importante tener un buen instrumento que sea válido para una carrera profesional. Y para la viola da gamba también es determinante
un buen arco, cuerdas apropiadas, etc. Después, si quieres grabar un disco, lo normal es que uno mismo financie todo el proceso, lo que puede suponer un coste de entre cinco o
quince mil euros, incluso más. También hay que tener en cuenta la cuestión publicitaria, no es suficiente cualquier página web. Por otra parte, los conciertos suelen pagarse tarde,
así que antes tienes que invertir tú en tus proyectos.

¿Ayuda a tocar en la calle para practicar y vender Cds?

Tocar en la calle con un instrumento como la viola da gamba, un instrumento de madera y con cuerdas de tripa, no es nada aconsejable. Yo lo he hecho alguna vez cuando
estudiaba, pero no sirve para ganar dinero. Los músicos que tocan en la calle -por cierto, hay algunos muy buenos- se pasan todo el día trabajando y apenas sobreviven con esto.

Los discos se venden sobre todo en los conciertos, es donde puedes encontrar más personas interesadas por tu música. De todos modos, los discos siempre son útiles como
material de promoción, los necesitas para poder enviarlos a los programadores, para que la gente interesada pueda tener una idea de ti.

¿Dónde y con quién has estudiado?

Comencé a estudiar la viola da gamba con la gambista alemana Hille Perl. Ella vivía muy cerca de la casa de mis padres y su hija era compañera mía en el instituto. Poco tiempo después empecé a estudiar en Basilea con Paolo Pandolfo, como antes he comentado.

¿Qué consejos puedes dar a los que quieren ser músicos en España?

Que vayan a estudiar con el profesor de quien quieran aprender, independientemente de dónde imparta clases. Es fundamental hacer este esfuerzo en el caso de tener que salir
fuera de España. Lo más importante para ser un buen músico es tener una buena formación y tocar lo mejor posible. Muchas veces la gente se queda en España para obtener un título sin preocuparse de con quién estudia y pierde así los años más preciados para estudiar. Al mismo tiempo, hay que tener muy claro que vivir de la música es difícil si no trabajas como profesor en un conservatorio y hay que tener siempre mucho amor por ella para poder defenderte en este campo.