Las mujeres constituyen ya el 40% de la fuerza generadora de negocio en todo el mundo, por lo que cualquier tipo de discriminación es inaceptable desde el punto de vista cultural y económico, especialmente en lo que se refiere al retraso o impago a las pequeñas empresarias y autónomas.

Hay desigualdad en todos los países

Un reciente estudio realizado por Sage destaca que las mujeres sufren discriminación en todo tipo de empresas. De hecho, el estudio detecta una tendencia preocupante: las mujeres emprendedoras sufren más morosidad y retraso en los pagos que sus homólogos varones.
Infografía: Los países más igualitarios de América Latina | Statista Más infografías en Statista
De los 11 países sondeados por Sage a nivel global, las mujeres de seis de ellos reportan un alto nivel de morosidad en sus negocios, en comparación con los datos de las empresas regentadas por hombres. Concretamente en España, las pymes dirigidas por mujeres reciben tarde el 13% de los pagos, mientras que en el caso de las empresas dirigidas por hombres, el retraso es de un 7%.
Infografía: ¿Pero dónde están las mujeres?  | Statista Más infografías en Statista
En el primer caso, el 11% de las deudas acaban por ser incobrables, con todos los problemas que conlleva para el devenir de sus empresas y la creación de empleo; mientras que en el segundo caso, la deuda no cobrada supone un 7%.



Mujeres emprendedores en Pymes sufren más

El hecho de que las mujeres empresarias se encuentren en más ocasiones ante situaciones de morosidad que los hombres es solo una parte de un problema mucho más amplio. Las mujeres reportan comentarios sexistas, falta de reconocimiento sobre sus ambiciones empresariales y falta de referentes femeninos; estas son algunas de las razones más destacables que evidencian la existencia de un estigma cultural, una realidad que hoy en día experimentan más las mujeres que los hombres.