mujeres trabajandoEl pasado 8 de marzo diversos medios de comunicación publicaron información relacionada con la actual situación de las mujeres en América Latina: estadísticas, historias comunales, personales así como formas de participación política.

Las Mujeres no ganan lo que se merecen

La secretaria de la Mujer de Bogotá, Cristina Vélez, afirma que el 8 de marzo muchas veces se ha usado con fines comerciales o publicitarios, pero esta vez la idea es hacer trascender ese mensaje un tanto cliché, y llegar al corazón, que es donde radica la defensa de los derechos de las mujeres.. El maltrato doméstico, la desiguald de salarios y los manoseos en el transporte público son tan solo algunas de las razones por las que las mujeres tienen que seguir luchando por su reivindicación.

Se debe trabajar con acciones concretas. Por ejemplo, defendiendo los derechos de las mujeres como funcionarias, generando condiciones para la igualdad, creando oportunidades para aplazar la concepción temprana de un hijo. En la actualidad todavía existen muchas cosas por hacer.

Solo laboralmente, en Colombia, un hombre gana 12% más que una mujer, a pesar de tener el mismo puesto y mismas condiciones. En lo que se refiere a la violencia, las cifras son alarmantes. En Bogotá, 7 de cada 10 asesinatos de mujeres son por violencia de género, es decir, ejecutados por sus parejas o exparejas. Se ejecutan por el hecho de ser mujer.

En Ámerica Latina la mujer tiene menos derechos

Según La Jornada de México, el 8 marzo nos da la oportunidad de plantear ante la opinión pública aquellas cuestiones que violentan u obstaculizan el pleno disfrute de los derechos humanos de las mujeres, entre ellas la desigualdad entre el hombre y la mujer.

El género surge de las construcciones socioculturales e históricas que definen, simbolizan y representan las diferencias sexuales, pero que en muchas ocasiones se transforman en discriminación, pues se utilizan para fraccionar el ámbito de lo privado y de lo público, restringiendo con ello la responsabilidad de los hombres en la familia y la participación de las mujeres en la sociedad.

Para luchar contra la discriminación hay que fomentar una cultura de respeto de los derechos humanos, en la que siempre se utilice un lenguaje incluyente. Por tanto, diseñar, implementar y evaluar una legislación o política pública desde una perspectiva de género, debe contemplar como propósito último detectar y combatir el trato desigual, tomando en cuenta el principio de no discriminación. Es decir, generar acciones que disminuyan las brechas existentes entre hombres y mujeres, para permitir que ambos puedan disfrutar plenamente de sus derechos.

En Perú la mujer está mejor formada que el hombre

El Diario de Perú, que publica el informe titulado “Brechas de Género 2015: Avances hacia la igualdad de mujeres y hombres”, afirma que son 7 millones 209 mil las mujeres que integran la Población Económicamente Activa. De aquí, 6 millones 947 mil trabajan en la actualidad. Esto representa un incremento del 23.2% en los últimos 10 años, ya que en 2005 eran 5 millones 637 mil las mujeres activas.

El Consejo Nacional de las Mujeres de la República Argentina hizo públicas las estadísticas de la Linea 144, un canal de información, difusión de actividades y diálogo con la comunidad. De acuerdo con su informe anual, 116.468 mujeres han denunciado casos de violencia.

En relación con los casos de violencia de género denunciados a la Línea 144 durante el año 2015, en su totalidad consideramos a nivel teórico que están atravesados por la violencia psicológica y simbólica, mientras que el 72,60% de los casos se trata de violencia física, un 22% es por motivos económicos y/o patrimoniales y por último un 5,40% se refiere a violencia sexual. Cabe aclarar que existen casos donde puede haber más de un “tipo de violencia”

de Silvia Mingarelli