tatuajes en el trabajoSin lugar a dudas, los tatuajes son hoy más populares que nunca. En la calle, en la playa o en la oficina - en cualquier lugar que se ven: tatuajes grandes, tatuajes pequeños; negro y de color. Los tatuajes son la máxima manifestación de la auto-expresión, ya que siguen siendo una marca permanente en la piel. En España, dónde el estilo de vestirse en el trabajo es más formal que en el resto de Europa, puede chocar una persona con un tatuaje visible. Pero un estudio, que salió hace poco ,demuestra que una de cada dos mujeres de América (47%), por debajo de los 35, llevan un tatuaje. En comparación, en las mayores de 65 años sólo el cuatro por ciento de ellas se han tatuado. Las mujeres jóvenes se tatúan más aún. Un estudio ha desvelado que las mujeres con múltiples tatuajes son significativamente más conscientes de si mismas, más seguras que sus compañeros sin tatuajes...

Tatuajes: llamar la atención, enviar mensajes

Las personas se tatúan desde hace más de 5000 años. Ötzi, el hombre del hielo, lleva tatuajes visibles en su cuerpo momificado.

Los tatuajes sirven para diferentes propósitos:

  • Marcan una expresión personal.
  • Transmiten unos mensajes (de provocación a la inspiración).
  • Sirven de memoria.
  • Dan el poder (sobrenatural).
  • Señalan afiliación (tribal).
  • Divulgan señales eróticas.
  • Te hacen más atractivo, según gusto.

El resultado de un estudio realizado por el sociólogo Jerome Koch de la Universidad Tecnológica de Texas también concluye que los estudiantes universitarios con múltiples tatuajes tenían una mayor autoconfianza y autoestima en comparación con los demás que no los tenían.

Como el mismo Koch escribe:

Creo que con tan sólo mirarse el cuerpo las mujeres sean más conscientes que los hombres. Las dietas, los cosméticos, la cirugía plástica y las imágenes idealizadas de los medios de comunicación marcan la identidad de la mujer. Por eso los tatuajes son un acto de fuerza mediante la transformación temporal del dolor en arte y expresión de su identidad. De hecho, hemos visto que las mujeres que participaron en el estudio volvían a recobrar fuerza emocional gracias al tatuaje.

tatuajes mujeres

¿En una entrevista hay que lucir tatuajes?

La situación no está muy clara. Básicamente, los tatuajes y los piercings son asuntos privados. Ellos son en primer lugar un derecho de cada persona y se pueden llevar. De hecho son una manera individual de autodeterminarse -como lo es el estilo de un vestido.

Sin embargo, este derecho del trabajador termina si el empleador no tiene un interés en los tatuajes. Así que si él quiere legítimamente que el empleado tenga una apariencia -por ejemplo, si tiene que estar a contacto con los clientes. En este caso la apariencia se acopla con las exigencias del jefe, de acuerdo con sus necesidades, y no con las exigencias de los derechos personales de los empleados.

Pero, ¿qué significa eso en una entrevista?

En este momento, todavía no hay una relación de trabajo, el uso de piercings o tatuajes no puede ser prohibido. Los derechos personales por lo tanto permanecen inalterados aquí.

Pero que si estás solicitando, por ejemplo, una plaza de prácticas o un trabajo, y tu tatuajes son visibles, hay que suponer que el empleador lo va a observar de inmediato.

Si tus tatuajes reflejan el espejo de tu alma, entonces no hay una respuesta univoca. Siguen siendo una cuestión de tu propio equilibrio. Por lo tanto, los solicitantes a un empleo deben preguntarse si sus tatuajes son para ellos simples adornos o una expresión esencial de su personalidad. Si es más importante enseñar los tatuajes o la carrera, que restricciones implican los tatuajes y piercings en el trabajo.

Por último, cada candidato debe preguntarse si es mejor posponer enseñar los tatuajes al empleador hasta el momento en que ya se ha ganado la confianza del empleador. Es una estrategia. Mejor ocultar temporalmente los tatuajes en una entrevista. Pero la decisión corresponde siempre a cada cual según sus ideas.

de Silvia Mingarelli