Estas ventajas pueden tener un impacto en una entrevista de trabajoUn autónomo no se lo puede permitir, pero en una empresa es casi inevitable que haya que trabajar de vez en cuando para la papelera. Si esto se produce, a menudo se produce una tremenda frustración y también se puede crear una situación de malestar con el jefe que manda hacer cosas para la papelera. Todavía es peor cuando el jefe manda a dos personas hacer lo mismo sin que ninguno lo sepa, solamente para ver quién es el que mejor lo hace. Si se enteran los colegas sobre este juego, se produce un ambiente tóxico. También puede pasar que dos colegas hagan lo mismo por casualidad, por eso la comunicación abierta es muy importante en una oficina.

Trabajar para la papelera es frustrante

Hay otra razón por la cual es frustrante trabajar para la papelera: el hecho de producir más basura. Ya vivimos en una sociedad donde todo se tira, por lo que si también vemos esto en nuestro trabajo, es una lástima. Elaboramos conceptos, presentaciones y tablas, para luego imprimirlo y tirarlo a la papelera. Todo esto cuesta dinero, tiempo y nervios y reduce la motivación, así como la productividad. Investigadores del Instituto Leibnitz en Halle, Alemania, han investigado este fenómeno al detalle. En resumen: el trabajo que parece tener sentido y luego acaba en la papelera reduce la motivación y la energía para otros proyectos. El dolor es mucho más grande que si se supiera desde el principio que la tarea no tiene sentido.

La clave es: tareas que se han empezado con mucho entusiasmo y después no se terminan ni encuentran aplicación, producen hasta un bloqueo total durante un tiempo cara a otras ideas o proyectos.

La prueba de la papelera – un experimento

El Instituto de Leibnitz se basa en el proyecto de la economista Sabrina Jeworrek que tenía un equipo de 140 asistentes para incluir informes anuales en el sistema digital. Al principio esta colección de informes tenía la imagen de ser algo único y precioso. Pero durante el proceso de la digitalización resultó que la calidad de los informes no era tan importante como se pensaba. Entonces se disolvió el archivo y todo el trabajo que se había hecho hasta entonces se fue a la basura. A todos los asistentes se les pidió que dieran su evaluación sobre el trabajo y se dividieron los grupos en tres. A un grupo se les recordaba que había una razón para hacer este trabajo, un objetivo importante al principio y efectivamente los que recordaron el entusiasmo que sintieron al principio expresaron después más frustración. Al segundo grupo se le dijo claramente que su trabajo se hizo sin ser utilizado y al grupo 3 se les contó que su trabajo no tendría el uso que se pensaba al principio, pero que se iba a utilizar de otra manera. El tercer grupo era obviamente el grupo que más motivación demostró en el cuestionario, mientras que el primer grupo no tuvo muchas ganas de responder.

Dar tareas sin sentido cuesta dinero

Alemania es un país que tiene imagen de productividad y es también maestro en mandar a sus empleados hacer cosas sin sentido. La consultoría Proudfoot consulting revela que cada empleado pasa 74 días al año haciendo tareas que nunca van a ningún lado. La razón es que falta liderazgo y planificación. El daño se refleja en varios miles de millones de euros.

¿Cómo detecto una tarea que no tiene sentido?

Soy alumno: el profesor me manda aprender lecciones, aunque está claro que algunas de ellas no entrarán en el examen.
Soy estudiante: tengo que preparar varios temas para escribir mi tesis, aunque está claro que el profesor solamente va a elegir uno o ninguno.
Aplico para un trabajo: Preparo una super candidatura con una carta individual para cada empresa y nunca recibo respuesta.
Trabajo en PR: Elaboro notas de prensa con mucho cuidado, pero está claro que ningún medio lo va a publicar por la poca relevancia que tiene el asunto o la empresa.
Soy policía: después de un proceso complicado de investigación se encuentra al sospechoso que no puede ser detenido por razones legales.
Soy político: Elaborar propuestas para leyes que nunca obtienen mayoría en el Congreso.

¿Cómo se puede impedir trabajar para la basura?

Lo más importante es que un jefe no mande hacer cosas con sentido, pero si Usted detecta qué cosas no tienen sentido, hay que tener la franqueza y la seguridad para decir la verdad y preguntar por el objetivo del trabajo.

Si Usted es el jefe hay que tener cuenta esto:

  1. Coordinación: Estructura clara para las tareas.
  2. Comunicación: briefings detallados, para que cada uno sepa lo que tiene que hacer.
  3. Planificación: Planificación del equipo y del tiempo, con toda la transparencia, para que cada uno sepa qué ocurre.