Según la ley, ninguna persona con discapacidad debe ser discriminada a la hora de buscar un trabajo. Pero la realidad es muy diferente, porque las empresas tienen miles de excusas para no tener que hacer este "esfuerzo". Muchas veces no llaman a personas con discapacidad para una entrevista de trabajo para evitar problemas.

¿Hay que decirlo o no?

Nunca hay que mentir en el CV, por lo que en este caso la pregunta clave es:

¿Hay que incluirlo en las aplicaciones?

La repuesta es muy difícil, porque dependiendo de quién se encargue de seleccionar el personal de la empresa, mencionarlo puede ser una oportunidad o un freno. También depende de qué tipo de trabajo se trate. Como regla general: ¡mejor ser honesto y transparente!

Si el grado de discapacidad no es grave, no hay que mencionarlo. Pero si es obvio visualmente, hay que decirlo antes de que el jefe se lleve una sorpresa cuando entre por la puerta. Otro caso diferente es el que aplica para un puesto en la administración pública, siempre puede mencionarlo porque quizás sean los únicos realmente preparados para emplear personas con discapacidad. Tienen los edificios preparados, una persona que les acompaña y enseña etc..

Consejos para la aplicación

En el caso de que decidas indicarlo en el currículum, piensa bien en qué empresa quieres trabajar y para qué puesto quieres postular. Adapta tu CV y carta a este contexto y decide en base a esto si quieres indicar tu situación personal en tu candidatura o no.

Qué móvil tiene la empresa para emplear a una persona con discapacidad

El hecho de que se reciban bonificaciones para emplear personas con discapacidad ha provocado un estimulo en algunas empresas, para emplear a personas con algún problema físico o psicológico. Pero si la ventaja fiscal es la única razón para hacerlo, hay que tener cuidado porque este tipo de trabajos no pueden ser adecuados a largo plazo para una persona que necesita atención especial.



Emplear una persona con dificultades físicas o mentales exige mucha paciencia de su entorno directo en el trabajo y una política especial de la empresa para atender sus necesidades como persona con discapacidad. Esto no siempre está garantizado en todas las empresas, por lo que la persona en cuestión puede pasarlo mal cuando se entera de que en realidad sus compañeros no tienen la paciencia requerida.



  1. Elige una empresa que ya tenga una infraestructura para personas con discapacidad.
  2. Antes de aplicar, contacta con la persona de RRHH de la empresa y pregunta sobre las posibilidades para mejorar la candidatura.
  3. Añade a tu aplicación una evaluación médica sobre tu capacidad para trabajar en el puesto en cuestión.
  4. No te centres en la discapacidad, sino en tus capacidades.