Todos necesitamos a lo largo de nuestra vida a una persona que nos acompañe en nuestra carrera profesional, un fan, un apoyo y también en nuestros primeros años en el colegio y en la universidad. Los padres son el ejemplo ideal y tienen esa función, pero también es necesario el apoyo fuera de casa. El mentor ideal actúa sin interés propio, solamente piensa en poder ayudar y también está de alguna manera fascinado en ti y cree en tus capacidades y solamente por este hecho quiere ayudarte.

Los diferentes tipos de “mentoring”

Un mentor rara vez viene hacia ti enseguida. Sin embargo, puedes dar señales indicando que estás interesado en recibir mentoring. Diferencia entre estos tipos.

Dentro de las empresas hay programas de mentoring que nada tienen que ver con la persona que cree en ti sin interés y fuera de su propio ámbito. Estos 4 tipos son los que más te pueden ayudar:

  • El entrenador experimentado
  • Este tipo de mentor no solamente da consejos, sino que también te ayuda a desarrollarte en la asignatura que tienes, te enseña cómo aplicar la teoría en algo muy concreto. Es como un padre o una madre. Es la persona dentro de la universidad o empresa que te quiere y por ello solamente quiere que avances y por esta razón te enseña trucos, y también te ayuda con tareas concretas o con determinadas asignaturas. Es esa persona a la que puedes hacerle cualquier pregunta sin vergüenza alguna.

  • El mentor que te recomienda
  • Es aquella persona que no se quiere implicar directamente en tu formación, no es de tipo entrenador, sino alguien que te va a recomendar para puestos o tareas porque cree en tus capacidades éticas y profesionales. Es un abre puertas, también es un enchufe, pero en el buen sentido de la palabra. Te va a invitar a conferencias y charlas. Pero cuidado: Este tipo de mentor piensa también en su reputación y honor y tienes que cumplir con sus exigencias una vez que te haya recomendado. Te va a soltar cosas como: "No me pongas en ridículo por favor". Hay que saber muy bien si se acepta este tipo de mentoring, ya que en muy pocas ocasiones no está vinculado a cierta vanidad por su parte.

  • El mentor para todo

  • Emocionalidad: consejos para una presentación
    Diferente al segundo tipo es el tercero, más altruista, que es el que solamente piensa en tu bien. Es el que más se acerca a los padres. Te quiere y solamente te desea lo mejor, y por ello está contigo en los buenos y en los malos momentos. Es el ideal de una pareja que quizás nunca encontremos, es una persona que debemos cuidar mucho y estar agradecida por estar a nuestro lado.

  • El mentor que exige mejorar
  • Luego está el mentor que cree en ti, pero necesita imponerse cada dos por tres diciéndote como tienes que hacer las cosas. Este tipo de mentor puede ser bueno al principio de una carrera porque te entrena en el trato con jefes que normalmente critican más que elogian. Los mejores de este tipo te ayudan a mejorar y a ser más coherente y fuerte. Te va a ayudar a saber lo que quieres en tu vida y corresponde quizás a la personalidad del padre que suele ser más crítico con los hijos que la madre. Aquí no hay que olvidar que esta persona solamente quiere evitar que te hagas daño, que te equivoques o te frustres.