La masonería existe desde hace siglos; al igual que los judíos y los homosexuales, han sido persiguidos desde hace muy poco por su manera liberal de pensar y por sospechas de conspiración y sectarismo. Lo que pocos saben es que la masonería no es solamente cosa de hombres, hay masonerias mixtas y también únicamente de mujeres. Hablamos con la Gran Maestra de la Gran Logia Feminina de España Nuria Fuertes.

  • ¿Cómo se puede hacer máson?

Hoy en día la Masonería en España lleva ya cerca de 40 años trabajando con normalidad y, aunque guarda el silencio de su Tradición, se sirve de las mismas tecnologías de cualquier entidad. Puede buscarse en la web, realiza actos y conferencias y está al alcance de quien quiera, tan solo con visitar las redes sociales y pedir información. A partir de aquí, deberá pasar unas entrevistas para comprobar si lo que se le ofrece es realmente lo que busca y si su personalidad tiene futuro en la Masonería.

Entrevistado por Jan Goller

  • ¿Cuántas logias diferentes hay en toda España?

No es lo mismo una Logia que una Obediencia o Gran Logia. Para formar correctamente una Obediencia o Gran Logia, hay que tener por lo menos 3 Logias regularmente constituidas. Es decir, que hayan nacido de una Obediencia o Gran Logia correctamente constituida y reconocida.

En España trabaja la Gran Logia de España, una Obediencia de línea anglófila, solamente masculina, en la que uno de sus requisitos es reconocer una fuerza superior generadora del mundo. Eso significa no ser ateo y que no tiene establecidas relaciones con el resto, denominadas adogmáticas y liberales. Al mismo tiempo, estas relaciones coinciden en tener una raíz histórica francófona.



A esta línea adogmática y liberal pertenecen diversas Obediencias mixtas y una femenina que es la Gran Logia Femenina de España. La mayoría de ellas tienen Tratados de amistad que las lleva a colaborar estrechamente.

"Nos relacionamos con otras Obediencias no a nivel individual, sino de estructura general"

La Gran Logia Femenina de España, a la cual nosotras pertenecemos, nació en su momento de la Gran Logia Femenina de Francia, como lo hicieron también la mayoría de Obediencias femeninas de Europa y algunas en otros continentes. La razón de ser solo femenina radica en el hecho de que, dados los trabajos que realizamos de reflexión íntima, espiritual, social o personal y dado, también, que en el mundo actual la mujer aún debe plantearse cuál es su papel propio, lejos de roles preconcebidos, consideramos que es mejor organizarnos entre nosotras. Nos relacionamos con el resto de Obediencias no a nivel individual, sino de estructura general. Ello, sin embargo, no es impedimento para que colaboremos, nos visitemos en nuestros trabajos y nos ayudemos al máximo.

  • ¿Cuántos años son necesarios para formarse?

Después de lo expuesto antes, parece claro que toda la información que podamos dar, aunque existen características compartidas, será siempre referente ir personalmente a la Gran Logia Femenina de España. Aclarado esto, podemos decir que la mujer española entra en la Gran Logia Femenina de España con una cierta madurez, generalmente a partir de los 30 o 35 años, sin límite de edad posterior. Eso mismo tiene una cierta lógica porque a determinadas edades la vida nos demanda otras prioridades y los planteamientos que nos hacemos en Masonería no son prioritarios cuando aún estás por decidir cosas esenciales en cuanto a profesión o vida familiar.



  • ¿Cuál es la diferencia entre masonería femenina y masculina?

La diferencia realmente básica, a mi entender, no es tanto entre Obediencia femenina o masculina, sino entre las dos que le decía anteriormente: Masonería anglófila que se denomina a sí misma regular o masonería denominada adogmática y liberal. En España, y dentro de esta segunda línea en la que nosotras nos incluimos, hay una Obediencia mixta desde su origen, a finales del siglo XIX, que es la Orden Internacional del Derecho Humano, otras como el Gran Oriente de Francia o la Gran Logia Simbólica Española que fueron durante mucho tiempo solo masculinas. Pero ahora son mixtas y la nuestra, la Gran Logia Femenina de España que es solo femenina,  está reconocida por el resto de Obediencias liberales con las que colaboramos sin ningún tipo de dificultad.

"Pese a que existen ciertas diferencias, es mucho más lo que nos une"

  • ¿Qué tal las relaciones entre las logias femeninas y masculinas?

La Masonería es un orden iniciático de carácter Universal. Es decir, por más que existan ciertas diferencias, es mucho más lo que nos une y, aunque entre algunas Obediencias no existan tratados de amistad y colaboración, ello no es motivo para que, individualmente, podamos tener lazos importantes y nos reconozcamos, entre todos, la condición de masón o masona. Máxime cuando, en algunos casos, existen lazos profundos de amistad o familiares. Pertenecer a una Obediencia o a otra solo es una opción personal que se decide en base a ciertas características que nos importan más o menos.

  • ¿Por qué no existe una logia para ambos géneros?

Creo que esta pregunta ya se la he contestado. Si existen Obediencias mixtas, pero no me corresponde a mí explicárselo, entre otras cosas, no es la realidad que vive la Gran Logia Femenina de España.

  • ¿Cuántas veces se reúnen las masones?

Normalmente las Logias se reúnen dos veces al mes, pero eso va condicionado por las ocupaciones de las mujeres que la componen y las distancias que han de recorrer para llegar a la Logia. Algunas trabajan entre semana, otras un fin de semana, depende.

Las reuniones siguen un ritual que nos hace penetrar mejor en el estudio del símbolo para aplicar a nuestras vidas lo que hemos reflexionado entre todas. Cada Logia es como un mundo en pequeño y, como seres humanos que somos, hay de todo. Fomentamos las opiniones diversas porque son la base del libre pensamiento y, por tanto, del avance en el camino personal. Pero no permitimos el diálogo que puede ser el inicio de confrontaciones. Tampoco permitimos, bajo ningún concepto, el proselitismo de ideas sectarias, ni de religión ni de política.

"Durante mucho tiempo, la masonería no ha estado bien vista en España"

  • ¿Tiene ventajas ser masón?

Tiene la satisfacción personal de sentir que has encontrado un camino que, aun haciéndote cuestionar muchas cosas, te llena de paz y armonía. Siempre estás  acompañada de otros y otras que buscan eso mismo en la vida y trabajan por esa armonía contigo codo a codo.

Durante mucho tiempo, la Masonería no ha estado bien vista en España y en eso la Masonería española tiene una historia distinta a la de la Masonería Latinoamericana.

La Gran Maestra habla sobre su vida

Mi nombre es Nuria Fuertes Abella, tengo 66 años y, desde el día 1 de julio de 2018, soy Muy Respetable Gran Maestra de

la Gran Logia Femenina de España por voluntad de mis Hermanas que me dieron su confianza a través de su voto.

Hace algo más de un año me jubilé después de trabajar muchos años en Barcelona en el ámbito de la cultura, primero en una editorial, después en un Museo Municipal y después en la administración de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya, la OBC, y los últimos años, concretamente, en L’Auditori de Barcelona.

Soy la pequeña de tres hermanas, nacidas y crecidas durante el franquismo, con todo lo que ello comportaba. Crecimos en el seno de una familia de clase media, católica como la mayoría en aquel momento, pero de mentalidad muy abierta. El padre era directivo de una empresa editorial de prestigio y los libros fueron importantes para mi desde el primer momento. Estudié Historia en las épocas más convulsas de nuestro país y, como a muchos, eso me fue abriendo los ojos. Tengo dos hijos, chicos los dos, que son mi orgullo y mi felicidad, además de ser abuela de una niña de 3 años y de un niño de 4 meses que, por lo menos para mí, son fantásticos.

Sin embargo, una vida tan normal como la mía puede también estar llena de inquietudes y, a través de familiares y amigos, llegué a la Masonería. Me inicié en Barcelona el 6 de junio de 1990, en la Logia Luz Primera que entonces aún formaba parte de la Gran Logia Femenina de Francia. Con los años, llegué a ser fundadora y Venerable Maestra de la Logia Yetzirah de Montserrat, también en Barcelona, pero en diciembre de 2003, por motivos personales y laborales, dado que el día tiene solo 24 horas y a veces es difícil llegar a todo, presenté mi dimisión.

Aun así, en mi camino la semilla masónica continuaba viva y me reincorporé el año 2012, ya como Hermana de la Gran Logia Femenina de España. A partir de aquí, el trabajo continúa, pienso que con la misma ilusión del primer momento.

Nuria Fuertes