En el mundo de trabajo casi nada ocurre sin que alguien tenga algún interés en que ocurra para su propio bien o para el mal ajeno y solo por placer se manipula el entorno para tener poder. Esto se llama manipulación. Hay verdaderos maestros de la manipulación. También algunos lo llaman "ser estratégico". Ser manipulado no es agradable. Te damos algunas indicaciones para que esto no ocurra contigo, para que detectes y evites la manipulación.

Algunos consejos básicos

  • No depender de otras personas
  • Si lo que necesitas es que te elogien o aprecien, lo más probable es que te usen como moneda de cambio en algún juego sucio. Pero si refuerzas tu autoestima la manipulación no tendrá efecto en tí.

  • Haz lo que creas que es correcto
  • Como es imposible ser perfecto y también complacer a todos, hay que vivir con oposición y hay que saber lo que uno persigue y quiere en su vida laboral. Concéntrate en lo que quieres conseguir y no dejes que te desconcéntren con sus comentarios oportunistas.

  • Olvida la culpa
  • Causar sentimientos de culpa es una gran táctica de los manipuladores. Sé justo contigo mismo. No te dejes hundir por la culpa que puedas tener. Está bien reconocer errores, pero primero escúchate a tí mismo si realmente has hecho algo mal.

¿Eres una persona que no se puede manipular?

No todas las personas se pueden manipular. Quizás tu también eres una de estas personas. Lee los puntos de abajo y reflexiona si estás de acuerdo con el contenido. Si eso es así, eres una persona que no se puede manipular.

  1. Tú sabes cuándo tienes que ser crítico y no creer todo lo que te dicen.
  2. Conoces tus propios objetivos y también te conoces a tí mismo.
  3. Defiendes tu opinión y no tienes miedo de decirla: la autoestima es una llave muy importante para no caer en la trampa de la manipulación.
  4. Eres un persona que evita conflictos e intrigas.
  5. La intriga es el arte de la manipulación, tal y como la conocemos de las obras de teatro clásicas.

  6. Tienes lazos fuertes dentro de la empresa: esto te hace fuerte también para que no intenten jugar contigo.
  7. Te sientes bien contigo mismo: a una persona manipuladora esto le sienta muy mal, puede intentar molestarte, pero no lo va a conseguir.

Para ser honestos, hay que decir que normalmente las personas que no se dejan manipular pueden provocar recelo en aquellas que tienen más poder y pueden ser vistas como un problema y obstáculo. Aunque, en un ambiente tóxico de manipulación e intrigas, lo mejor es no estar.