El 25 de enero del año 2001, entre la una del mediodía y las tres de la tarde, Jana Leo fue violada en su apartamento de Harlem en Nueva York. Mientras dejaba unas bolsas de la compra con la puerta abierta a sus espaldas, su acosador aprovechó para entrar y retenerla a punta de pistola para terminar violándola en su propia cama. A partir de este momento nada era como antes.

El arte como terapía

El testimonio de esta artista multidisciplinar madrileña fue por primera vez publicado en inglés por la editorial Feminist Press. Ahora cobra forma en castellano de la mano de Lince Ediciones bajo el título ‘Violación Nueva York’. El libro publicado el 11 de septiembre de 2017 no solo recoge el trauma vivido por la autora sino una profunda lectura socioeconómica sobre cómo la ciudad forma parte de la estructura que sirve como base a este tipo de agresiones. guiadeltrabajo.com habla con ella.

  1. ¿Por qué ahora estás en Nueva York?
  2. Llevo viviendo entre Nueva York y Madrid en los últimos veinte años. Vine a Estados Unidos a estudiar primero inglés a San Francisco donde estudio cine independiente y luego volví a Princeton para estudiar arquitectura y me mude a Nueva York y me quede aquí. Más tarde volví a España y cree una entidad cultural para proyectos con proyección social, y así sigo entre los dos países.

  3. ¿Qué crees tu que ha cambiado en los últimos 40 años en la relación hombre y mujer en España?
  4. España era un país donde una vez los valores feministas estuvieron en alza. Estoy hablando de la republica, donde el divorcio y el aborto era legal y donde las anarquistas mujeres lucharon en la guerra civil. Se muy bien que mi padre, un hombre machista de izquierdas tenía como su líder a una mujer, la pasionaria. Esto ha cambiado en los últimos cuarenta años en España, que los hombres (ni las mujeres) no tienen lideres mujeres. Lo que es evidente es que las mujeres no han cobrado una presencia pública en España hasta después de la crisis del 2007.

    Ahora tenemos en Madrid una alcaldesa mujer. Antes Esperanza Aguirre era mujer al cargo de la Comunidad y ella conservadora no hacia sino mantener la desigualdad entre mujeres y hombres por la aplicación de sus políticas. Es decir que tener mujeres al cargo no es suficiente, lo importante es que siendo liberal es difícil llegar a hacer algo si además eres liberal y mujer es doblemente difícil.

    En el día a día, las mujeres con las leyes de igualdad reinstauradas tras la dictadura han tenido que bregar con un desigualdad y un machismo existente en la realidad pero no en el papel. Las mujeres que tenemos ahora entre 40 y 60 hemos partido de saber que teníamos derechos pero no disfrutarlos y luchar no sólo a nivel político sino en el día a día para que las relaciones sean igualitarias.

  5. ¿Cómo es la sociedad ahora?
  6. La pregunta que me haces es difícil de contestar en general, porque el cambio no es sólo generacional, yo creo que tiene mucho que ver con la posición de cada uno. No es lo mismo ser un intelectual-artista de izquierdas que una rentista-jubilada de derechas. España ahora es heterogénea hace cuarenta años no lo era.


    A partir del 2000 una inmigración muy alta cambia la población de España antes sin apenas inmigración (los inmigrantes éramos nosotros) por otro lado con la entrada en la Unión Europea muchos europeos se mudan a España, fundamentalmente Barcelona y toda la zona del Levante y zonas de playas. Puede que esta población no tenga voz ni voto pero ha cambiado un paisaje homogéneo a uno heterogéneo. Así mismo las mujeres y hombres de entre 40-60 ahora han viajado mucho, lo que no ocurrió en generaciones anteriores y por ello sus posturas son mas abiertas seguramente.

  7. ¿Hay igualdad real en España? ¿Os es una socieda machista?
  8. Uno podría decir que las parejas de ahora hacen las compran y limpian a medias y que de hecho hay parejas de mujeres trabajando y hombres en casa. Pero no puedo definir la igualdad hasta que no sea en detalle en las relaciones interpersonales de cada pareja. Hace veinte años hacia un video, Limpiar el baño, en el que mi pareja en el momento con pantalones de pana gris ajustados y una camiseta negra con una imagen de un grupo de rock, limpiaba en tiempo real los azulejos del baño y todo lo demás hasta dejarlo impoluto.

  9. ¿Qué queda todavía para cambiar?
  10. Queda por cambiar la vida diaria. Sigue habiendo una opinión pública que es machista, sigue habiendo en las familias y en los cargos personas que son mayormente machistas. Muchos de los que toman decisiones son machistas y aunque las leyes sean iguales no se controlan la aplicación de las mismas. El machismo es hacer las cosas sin pensar, seguir la inercia. Y es más fácil seguir la inercia que pararse a pensar. Y quien tiene la fuerza de voluntad para resistirse? no muchos, no muchas.

    Y queda por cambiar la legislación específica, muchas de las leyes cuando se mira en profundidad resultan ser machistas.

  11. ¿Por qué el tema de violencia sigue siendo un tema tan central?
  12. Por dos razones: una el machismo y otra la legislación. Cuando se mira en profundidad muchas de las leyes no hacen posible la igualdad de la mujer. Conozco algo sobre la legislación en materia de agresión sexual y te voy a dar un ejemplo como es en quién recae el peso de la prueba:

    "La violación es legalmente agresión sexual e implica que ha habido penetración sin consentimiento. La definición legal de consentimiento en Inglaterra consiste en asentir y en otros muchos países, España incluido, consiste en resistir.

    Este es mi argumento para refutar la definición de consentir como decir no:

    "Decir no" cuando hay acoso, amenaza o violencia es una paradoja en sí mismo. El "decir", el hablar es un acto positivo. Pero cuando “el decir” está imposibilitado por la fuerza, la volición está anulada y cuando se está bajo una amenaza “decir” (lo que sea, incluso no) puede ser contraproducente para la supervivencia. No siempre se debe decir que no. Tampoco siempre se puede decir no. Cuando uno está inconsciente no tiene capacidad de "decir" ni sí ni no. El consentimiento ha de ser afirmativo y ha de producirse en plena consciencia y libertad, no como un tecnicismo.



    “Consentimiento afirmativo” significa un acuerdo asertivo, consciente y voluntario de participar en una actividad sexual… La falta de protesta o resistencia no implica consentimiento, tampoco el silencio». La regla del sí se empieza a aplicar en algunos estados de Estados Unidos como el de California y en algunas situaciones, concretamente el campus desde el 2015 . El cambio legislativo se debió a dos cosas: por un lado, a las declaraciones de mujeres famosas que confe¬saron haber sido violadas; y, por otro lado, al gran número de mujeres residentes en campus universitarios que acaban te¬niendo sexo con compañeros en contra de su voluntad.

    La ley del sí supone un cambio funda¬mental en la definición de lo que es violación, ya que allí don¬de se aplica este cambio legislativo hace que sea el presunto violador quien tenga ahora que probar que la persona (presunta vícti-ma) había estado de acuerdo, había dicho «sí». Este cambio es radical respecto a la legislación anterior, que determina que solo hay violación cuando no hay consentimiento, y supone que la carga de la prueba la tiene la víctima».

  13. ¿Qué soluciones puede haber?
  14. Hace veinte años salió un estudio de las Naciones Unidas que relacionaba la violencia de género con la vivienda. No encuentro ahora la fuente. Pero está muy claro, la dificultad de acceder de forma rápida a una vivienda para la persona maltratada hace que esta esté en el domicilio familiar y que siga siendo maltratada. En España el acceso a la vivienda es difícil el precio de la vivienda no proporcional al de los sueldos y además porque el acceso al trabajo no es fácil con un 20% de paro, con lo cual mudarse de casa y de forma rápida no es algo que muchas mujeres puedan hacer. La estructura social de apoyo a la violencia de genero y a la agresión sexual es penosa, no hay sitios donde mudarse si uno ha sido atacado salvo un albergue o casa de acogida.

  15. ¿Cómo ves a la mujer española?
  16. Decir que los jóvenes, y no sólo las mujeres sino también muchos hombres jóvenes tienen una gran conciencia de sus derechos y del machismo. Recientemente he realizado unos cortos sobre prevención de la violación. Uno de ellos, La Jauría va sobre la violación en grupo. Después de rodar los chicos me decían lo horrible que les resultaba hacer el papel y como se daban cuenta también de lo fácil que era para muchos cruzar el límite.

    Desde mi punto de vista, las mujeres han tenido miedo, y ahora estas nuevas generaciones tienen menos miedo. Han tenido miedo (y con razón porque te estigmatizan) a decir que eran abusadas por vergüenza y han tenido miedo también a la critica social por decir lo que tenían que decir. Ahora las mujeres tienen menos miedo a hablar.

  17. ¿Cómo han influido los medios modernos en el cambio y como el arte?


  18. Sólo diré que parece evidente que los movimientos se han solidificado gracias a las nuevas formas de comunicación (virtuales) que hacen mas fácil crear un movimiento. Creo que el arte MUY TRISTEMENTE no ha jugado un papel importante en la liberación de la mujer. Lo hizo en los setenta en California, con el proyecto Woman Art House liderado por Judy Chicago. No ha habido nada comparable en arte que yo sepa. Para mí una de las razones de venir a Estados Unidos en su momento fue el feminismo (Any sprinkle... and todo el movimiento de liberación contra la casa, y el uso del cuerpo, la liberación sexual).

    El de los setenta fue todo un gran movimiento de liberación desde el arte, pero no creo que el arte haya hecho nada comparable ahora, y si lo hay no lo conozco. Entonces fueron las instalaciones y los performances, fue una rotura en el formato y no sólo en el contenido. La literatura si ha jugado un papel muy importante ahora en el movimiento de liberación de la mujer.

Jana Leo sobre Jana Leo

Soy una artista audiovisual y activista contra la violencia sexual. En Septiembre de 2017 publiqué en España mi libro Violación Nueva York. La acogida y atención mediática de esta obra, en parte autobiográfica, fue sorprendente.

Simultáneamente, y ante la ola de agresiones sexuales cometidas en los campus de Estados Unidos, estaba trabajando en una campaña de educación para prevención de la violación en los espacios universitarios. El proyecto tenía como objetivo educar al potencial agresor, en lugar de dar una guía preventiva a una posible víctima. Quería desnudar el perfil del agresor: exhibir sus juegos de control y las artimañas con las que justifica sus actos.

Tanto el libro como el anterior proyecto, fueron el embrión de “No violarás”. Ambas experiencias, me hicieron ver que la clave de una campaña como esta, enfocada a los y las adolescentes, tenía que trascender de un documento informativo. ‘No violarás’ es un material audiovisual y tiene un formato artístico que al potenciar la fuerza narrativa y visual refuerza la prevención de la violencia sexual.

Las películas y performances de “No violarás” están basadas en hechos reales, en situaciones que he vivido yo misma sobre todo durante mi adolescencia. Como artista, parto siempre de la experiencia interior e intento que la obra sirva para producir un cambio en el exterior



A veces me pregunto cuál es el sentido de lo que hago. Especialmente cuando veo como se habla con frivolidad, e incluso a veces de manera humillante, de mis proyectos. Otras, en cambio, lo veo claro. Mujeres como la que se esconde detrás del pseudónimo Elsa Domínguez es una de las muchas razones que me han animado a ir más allá. A seguir trabajando para prevenir la agresión sexual a través de la educación. A crear ‘No violarás’.

Elsa escribió lo siguiente en un medio referente en España: "«La probabilidad es tan alta que una mujer tiene que asumir que si todavía no ha sido violada, probablemente lo será en el futuro. Y que si ya la han violado, puede volver a ocurrir. El fantasma de la violación es indisociable a la condición de mujer». Este fragmento de Violación Nueva York de Jana Leo, en el que la autora relata su violación, me sirvió para saber que no estoy sola, que muchas callamos, que llevamos al ámbito privado un problema global. Sufrí abusos sexuales por parte de un padrastro y me violaron unos desconocidos”.

A consecuencia de la sentencia de "La Manada" el tabú sobre la violación se ha roto. Miles de personas han salido a la calle con un mensaje claro. Ahora hay que crear una estructura que teja con contenidos un cambio social. Yo creo que una primera vía es crear referentes en el imaginario y una segunda introducir los contenidos en la educación para que el mensaje se consolide. Esa es la razón de ser de “No violarás”.

La idea ahora es llevar el material a los institutos, universidades y otros centros educativos durante el año académico, así como a fiestas, conciertos y eventos culturales nocturnos. Es muy importante que la manera en la que hagamos llegar el material vaya directo a las emociones y tenga el efecto buscado: clarificar lo que es una agresión y sus efectos. También buscamos que el tono no sea académico. El formato que pensamos consiste en proyectar los videos acompañados de una actuación en directo o performance que bien puede ser una dramatización leída por una de las actrices o una actuación de las escenas en vivo.

El equipo de “No violarás” está muy comprometido con el proyecto y dispuesto a trabajar en actuaciones en directo. En Abril del 2018 formé el equipo “No violarás", compuesto por más de quince profesionales: actrices, actores, cámaras, sonidistas, músicos, cantantes maestras, periodistas, editores de video, etcétera (os mando el bio del equipo). Durante el verano estamos refinando el material.