por Natalia Torres

El distanciamiento social será continuo con este tercer confinamiento, que no ha terminado parece que en un primer estadio hasta finales de Junio para la educación en general y para mediados de Mayo para los trabajadores. Hablamos con nuestro premio Nacional y Europeo de Medicina Preventiva 2019 y Director del Centro de Estudios y Desarrollos Sanitarios, Dr. Juan Antonio Abascal

¿Cree qué hay presupuesto para la vacuna?

No son solo los laboratorios de las multinacionales de la industria farmacéutica los que están trabajando contra reloj. Son los grandes centros de investigación estatal, adscritos a sistemas de I+D+i dependientes de los estados los que están trabajando asociados y siguen las normas, como todos, tendentes al logro de una vacuna que proteja contra la mayor amenaza para la sociedad humana en el siglo XXI.

¿Va a mutar el Covid-19?

Es muy pronto para decirlo. Cabe en lo posible. Lo que si, al parecer está desarrollando tropismo y capacidad inefectiva, aún no demostrada la capacidad de crear enfermedad en otros sistemas que no son el aparato respiratorio.

¿Están previsto rebrotes después de vacaciones estivales?

Tampoco está demostrado, la relación entre la época estival y el frío o la humedad. Lo que sí es muy posible es que la concentración de rayos ultravioletas, mayor en verano, tenga un cierto efecto ambiental.

Ninguna especie de nada llega para desaparecer, su meta en ecología, como la de cualquier especie “exótica” si encuentra sitio donde desarrollarse, es quedarse. De allí la suma importancia de la vacuna y de romper el ecosistema donde el coronavirus se encuentre cómodo y pueda desarrollarse.

¿Qué papel ha tenido el sistema público?

Por desgracia y eso cronológicamente es fácilmente demostrable, las altas instancias de la Administración Pública, a nivel político, no han cumplido, ni siquiera se han acercado a las expectativas que la población, en un régimen democrático, había puesto en ellas tras las elecciones y la formación de Gobierno.

La cronología de hechos y la demostrable inoperancia real, en cuanto a provisiones y distribución y logística por parte de los responsables del sistema Público de Salud español ha rondado entre el 0 y la nada. La actuación pública, no ha sido coherente en sus mensajes ni práctica en la resolución de problemas de dotación, aprovisionamiento, ni ha dado, ni persistido en ningún modelo que no sea el de “distanciamiento social”, en el que no se ha tenido en cuenta la resolución o asistencia a ciudadanos con problemas reales y que podrían ser fuente de contagio, o que, al ser grupos de mayor riesgo por condiciones de vida y residencia, podrían presentarlos.



¿Por qué en Andalucía hay tan poco muertos?

Andalucía es la región más poblada de España y con la población más joven. Salvo en pequeñas comarcas los pueblos son de más de 3000 habitantes y son normales poblaciones de 10.00-15.000 personas fuera de las capitales de provincia. La red asistencial es más tupida en Andalucía por lo antes expuesto. A pesar de que Andalucía tiene un ratio de dotación/habitante en asistencia sanitaria de las más bajas de España, junto con Canarias la población es de 8,5 M de habitantes frente a escasamente 2M.

¿Cuáles han sido los focos en las residencias?

El tema de residencias de ancianos es extremadamente complejo y diría que muy difícil de entender. No ha habido, ni hay una política de inversiones por parte del estado. Las residencias de ancianos, para su control no dependen del ministerio de sanidad. Al estar transferidos los
servicios sanitarios y tener más del 90% de los ancianos derecho a la asistencia sanitaria pública y tener una pensión dependiente de seguridad social que no está transferida a las Autonomías, la atención real va unida al medico del centro de salud donde está ubicada la residencia ya que los ancianos tienen una pluripatología y necesitan medicación que es dispensada por el Sistema Público de forma totalmente gratuita.

Al no depender de la Consejería de Sanidad de cada autonomía sino, en general de la consejería que lleva ASUNTOS SOCIALES, la normativa sobre servicios médicos en las residencias varía muchísimo de autonomía a autonomía, del tipo de residentes (validos-dependientes-gran dependiente) y del tipo de deterioro, sobre todo cognitivo.

Los focos, básicamente, al tratase de una enfermedad de desarrollo comunitario y estar las residencias, en general, bajo un régimen de control de horario de salidas y de visitas de familiares a todos los efectos, el riesgo de exposición ha sido triple.



¿Ha influido la falta de medios disponibles?

Muchísimo. La escasez de material ha provocado angustia y estrés entre los sanitarios y entre las familias. La exposición al COVID-19 de personal sanitario y de las fuerzas de seguridad, orden público y dependientes de servicios considerados esenciales, la incidencia de la enfermedad entre ellos y la necesidad de suplir y doblar turnos de trabajo ha provocado y sigue provocando.

Las organizaciones colegiales, los agentes sociales y los empresarios privados están trabajando codo con codo para proporcionar albergue de seguridad (hoteles y apartamentos medicalizados) a estos trabajadores para paliar el problema familiar de exposición al contagio.