presión, estudiante, universidad, alumno, jovenPresión en la universidad o en el trabajo: a algunos les motiva otros se rinden. Es muy importante manejar la presión desde el principio de manera sana y equilibrada. Así se evitan depresiones, ansiedad y burnout, sintomas con las que ya se tienen que enfrentarse muchos alumnos en el cole por falta de personalidad, autoestima y voluntad. En la universidad estos miedos y pensamientos negativos pueden todavía crecer...

10 consejos para sobrevivir en un mundo de creciente competición

  1. ¡Evita calquier droga y limita el consumo de alcohol a un minímo!
  2. Ya en el colegio empiezan muchos niños con el consumo de medicamentos para regular la ansiedad o compensar una falta de reguladores naturales en situaciones de estrés. Mientras en el colegio el estrés es muy concentrado y la presión constante por la organización en una clase, en la universidad es más la presión de acabar la carrera a tiempo, pasar exámenes en las que muchos fallan. Recomendamos que intentas no consumir medicamentos para dormir, para concentrarte o aguantar el estrés. ¡Retalin, no! En Alemania ya consumen los estudiantes 1800 kg de este medicamento de moda al año, en 1993 eran 34 kg. Aunque el primer efecto es diferente, pero a largo plazo todas las drogas solamente empeoran ansiedades. Por esto también mucho cuidado del consumo de "maría".

    Mejor que drogas:

    • hacer deporte
    • buscarse un hobby para equilibrar el estrés en la universidad
    • alimentarse bien, equilibrado y sando
  3. Limita las fiestas entre semana
  4. Aunque la vida de estudiante muchas veces es el tiempo más precioso de nuestra vida por la libertad que sentimos hay que tener un equilibrio entre "fun" y "work". Fiestas universitarias tienen mucha fama, pero alguien que no duermo lo suficiente, no puede estudiar y en consecuencia aumenta el estrés.

  5. Hay que ser disciplinado
  6. Ya no son papa y mama que te digan cuando tienes que levantarte o estudiar para un examen. Hazte un plan y sobre todo sigue el plan con rigor. Pánica siempre se crea cuando tenemos la sensación que no hemos estudiado lo suficiente.

  7. Desconecta para estudiar
  8. En tiempos de smart phones y social media hay que desconectarse a la hora de estudiar. Apaga la radio, pon tu teléfono en silencio. Si estudias concentrado, tienes que estudiar menos. Si la información entra en una cabeza sana, se queda ahí más tiempo y ordenada.

  9. Haz pausas y muevete
  10. Dolor de espalda es un resultado de estrés y posiciones rígidas. Esto se puede evitar si cada 20 minutos haces una pausa, sales con tu perro, o a comprar, haces un poco de ejercicios o aprovechas limpiar tu casa. Después de este "break" tienes nueva energía para seguir estudiando.

  11. Prepara la materia de manera atraciva
  12. Esquemas, esquemas, esquemas par estudiar, pero también puedes ver tutorial sobre ciertas teorías, formulas o asignaturas en youtube. También puede ser útil para entrar bien en la materia, leer artículos sobre el tema, hacer un propio research y resumir todo en un documento que intentas que memorizar.

  13. Yoga, leer o clases
  14. Relajarse se puede aprender. Muy de moda es yoga, pero también leer una novela, pasearse, hacer deporte o escuchar música pueden ayudar "to calm down". Además todas las universidades ofrecen cursos para aprender gestionar estrés. También una charla en un grupo con gente con las mismas problemas o con una psicólogo pueden ayudar.

  15. Auto-Motivación
  16. Regalte algo si consigue ciertos objetivos como por ejemplo un gran helado, un pequeño viaje o un día en la cama. Haz un pacto contigo mismo.

  17. Aprender en etapas
  18. Si tienes todo la materia delante, te puedes desesperar sobre el volumen, pero si cortas todo en secciones y estudias en etapas, todo parece más facil.

  19. Plan B
  20. Piensa en que pasa si suspendes el examen o la carrera. Buscate alternativas a tiempo, escucha a tu mismo si lo que estudias realmente es lo tuyo o si debes cambiar o mejor dejar la universidad porque sinceramente no te gusta estudiar. Hay que ser muy sincero con uno mismo pensando en un plan B.

de Sebastian Wolking y Stefanie Claudia Müller