La opinión de otras personas siempre puede ser importante, da igual lo que pensamos o decimos. Lo que dice la vecina sobre nuestro coche o nuestro padre sobre el vestido nuevo nos hace reflexionar. Pero la importancia de la opinión ajena cambia con la edad. Los adolescentes valoran mucho lo que piensan sus amigos de ellos, pero a medida que cumplimos años nos importa cada vez menos lo que opina la vecina o el compañero de trabajo. Lo normal es que crezca nuestra autoestima sobre lo logrado y conseguido.

Los otros no son Dios

Sin embargo, en el trabajo estamos muchas veces inseguros y además dependemos mucho de la opinión de nuestros jefes para tener más sueldo, un mejor trabajo o proyecto. Hay que tener mucho cuidado con esto. Las personas emocionalmente inteligentes detectan directamente esta inseguridad y pueden aprovecharse de ella. Escuchar demasiado la opinión de los demás puede llevar a tener una actitud de sumiso. Hasta cierto punto, hacer la pelota en una oficina es normal, pero si es demasiado obvio puede tener un resultado negativo.


Estas seis señales indican que sobrevaloras la opinión de los demás

No sabes decir no

Te piden favores y no puedes decir que no. Saben que lo que se te pide no es bueno, no tienes tiempo para hacerlo y ganas todavía menos, pero al final accedes.


Presumes ante los demás

Las personas que presumen son vanidosas. La vanidad es un señal muy clara de que sobrevaloramos la opinión de los demás. Lo hacemos porque necesitamos recibir cumplidos y afirmaciones. Estamos todos en peligro de presumir, aunque alguien modesto muchas veces está considerado más fuerte e inteligente que alguien que presume.

Te haces la víctima

Personas siempre lloran sobre su situación, que no tienen dinero, que nunca encuentran el amor, que piensan que todos les engañan, son personas que se hacen la víctima y normalmente necesitan simpatía como feedback. Necesitan atención y afirmación.

Siempre quieres saber lo que piensan los otros

Alguien que siempre pregunta a los demás su opinión sobre ciertas cosas duda sobre lo que opina él mismo.

Eres supercauteloso
Normalmente, alguien que se piensa cada paso, mira mucho lo que hacen otros y mide sus actuaciones según lo que vea.

No puedes tomar decisiones

Alguien a quien le cuesta tomar una decisión es alguien normalmente inseguro. Para tener seguridad pide opinión en su entorno.


Cómo hacerte más independiente de los demás

Es muy fácil admirar a alguien y muchas veces no valorarse a uno mismo, porque crea cierto vínculo con personas que necesitan esta admiración. Pero al final, la situación se convierte un poco tóxica.
A quien primero hay que escuchar es a uno mismo. Tú te conoces y tienes que quererte y apreciarte. Tú sabes lo que tienes que hacer. No necesitas un guía si ya tienes cierta edad. Piensa siempre que lo puedes hacer. Si lo puedes soñar lo puedes hacer. Hay que encontrar el camino uno solo. Nadie nos puede ayudar.