Durante años, miles de refugiados de la guerra y el hambre se acercan a Europa. Muchos arriesgan sus vidas para encontrar refugio y seguridad económica...

Inmigración: Los extranjeros tienen que adaptarse a la cultura de su nuevo hogar

Países como Alemania, que reciben miles de refugiados desde hace muchos años, temen a la diferenciación de la sociedad, osea, que la cultura Europea dejara de tener importancia. Los temores son comprensibles y sólo pueden ser reducidos mediante una integración más sensata y eficiente.

En Alemania, actualmente viven 8,2 millones de extranjeros, que son más del 10 por ciento de la población. Además hay nueve millones de alemanes con antecedentes inmigrantes. En los últimos 50 años han surgido muchas subculturas, que en parte ya no respetan la cultura alemana existente y infringen la ley, a menudo sin persecución penal.

Por otro lado, siempre se regresa a la violencia racista en Alemania, dañando la imagen de un país tolerante y abierto. Esto es particularmente decepcionante, porque los alemanes también son una de las naciones que más viajan y por lo tanto ya han conocido diferentes culturas.

En España, la integración de las personas extranjeras funcionó mejor en los últimos años. En el país viven oficialmente 5 millones de extranjeros y alrededor del 11 por ciento de la población, aproximadamente un millón de españoles, son de origen extranjero. La integración de los inmigrantes en los últimos 20 años fue muy exitosa, porque la economía española creció rápidamente y había trabajo para los extranjeros y los españoles. Dado que casi no hay beneficios sociales en España, aquellos inmigrantes que no encuentran trabajo o que lo pierden, se van del país rápidamente.

Pero España también tiene la ventaja de que la mayoría de los extranjeros hablan el mismo idioma y creen en el mismo Dios , mientras que los extranjeros musulmanes viven en Alemania principalmente, donde en repetidas ocasiones se enfrentan a la cultura alemana. España ha logrado evitar la creación de guetos en sus ciudades, en lo que Francia y Bélgica han fracasado. Lo que ayudó a los españoles tal vez, es su propia experiencia como inmigrantes en los años 60 y 70.

Pero incluso en España, hay problemas con la integración de los extranjeros. Los conflictos son visibles, especialmente en los colegios públicos, donde la mayoría de estudiantes en las clases en ciudades grandes como Madrid son extranjeros o españoles de origen inmigrante. Cuanto menos tiempo hayan estado en España los inmigrantes, cuanto más débiles son en el aula.

En Alemania, los colegios urbanos también están en zonas deprimidas de la ciudad, ya que la llegada de los refugiados complica los problemas. En Alemania películas como "Fuck U Goethe", cogen el tema con humor, pero la realidad en muchas escuelas alemanas es violenta.

La tolerancia como tema escolar

mujeres prostiución
Pero se nos olvida que la escuela debería educar a los niños en la tolerancia. La escuela debería ser un sitio donde puedan aprender en un entorno multicultural, donde haya personas de diferentes colores de piel, idiomas y antecedentes culturales y sociales. Para esto se necesitan modelos a seguir. Es necesario tener profesores abiertos y comprensivos. Esto exige que los profesores tengan un buen dominio del idioma.

Otras culturas son, no sólo por el idioma, pero también por otras costumbres y religiones, difícil de entender. El contacto con ellos nos ayuda a mejorar las cosas que no funcionan bien en nuestra sociedad. Todo el mundo puede ser un reflejo del otro.

La serie exitosa "Turco para principiantes" enseña el problema pero también la experiencia enriquecedora de la coexistencia de dos culturas de una manera muy realista. Los extranjeros, que viven a menudo en una estructura familiar estable y se presentan en grupo, mientras que la vida alemana es más individualista. La serie deja claro cómo cada uno puede aprender del otro en la convivencia, incluyendo la disputa por muchos valores.

La serie también muestra de una manera humorista, que adaptarse a una cultura dominante es un esfuerzo importante que los extranjeros tienen que hacer sin tener que renunciar a sus propios valores. Es necesario adaptarse de manera pragmática a la nueva situación y ser respetuoso. Un diálogo constante es necesario.

El intercambio cultural es positivo para la economía mundial

Aquí se pueden beneficiar mutuamente las dos culturas, sobre todo económicamente. La inmigración a una sociedad con pocos nacimientos al año, no sólo aporta sostenibilidad a los sistemas de pensiones, pero también tiene beneficios sociales. Muchos latinoamericanos en España han hecho el cuidado de ancianos más humano, ya que son generalmente más felices y más pacientes. Ayudan a muchas familias con el estrés. En Alemania buscan empleados latinoamericanos para el cuidado de la salud porque cumplen con estas características.

Sin embargo, para la inmigración y emigración es rentable para una empresa hacer un plan de integración. El mediador más importante entre las culturas es el idioma, no sólo se puede comunicar con palabras, pero también con gestos. La gente de otros países muestran la tristeza, el amor e el afecto de otras maneras. Las miradas tiernas, abrazos y saludos son diferentes. Lo exótico puede ser atractivo.

Sin embargo, los extranjeros tienen muchas historias interesantes que contar que deberíamos escuchar. Los niños con antecedentes inmigrantes, deberían tener la oportunidad de poder contar más cosas sobre su país natal. Su fe en otro Dios nos puede enriquecer, no tiene porqué competir con nuestra iglesia.

Los extranjeros tienen conocimientos sobre mercados que son de interés para nuestras empresas y hablan idiomas que pueden ser para nosotros la clave para adentrarnos en otros mundos. Think global, act global! Definitivamente esto debería ser implementado desde la infancia y en los colegios.

[de Victoria Vallejo, Stefanie Claudia Müller y Foto: by Joan Gonzales]