de Jan Goller

8 de cada 10 españoles son infelices en el trabajo y el 90 % de los españoles cree que el salario mínimo es precario. Estos son algunos de los resultados del último informe del comparador de seguros Acierto.com.  Según los datos, existen varias razones para este descontento. Desde cuestiones como la falta de reconocimiento, hasta otras relacionadas con el puesto de trabajo en sí mismo.

Entre otros motivos, los españoles se preocupan por la falta de conciliación familiar y la percepción de recibir un salario precario. En cualquier caso el descontento es general, aunque cabe decir que aquellos empleos técnicos en los que se requiere de una formación superior dejan unas cifras ligeramente más halagüeñas. Pero, ¿cuáles son las otras razones para esta infelicidad?

Los empleados felices son más productivos

Así, más del 90% de los españoles cree que el salario mínimo interprofesional es injusto. En cualquier caso, aquí cabe comentar que casi 4 de cada 10 empleados estarían dispuestos a cobrar menos a cambio de mayor felicidad laboral.

Y en esta felicidad influye la valoración de los superiores. Tanto, que el 70% de los encuestados se siente más satisfecho y se esfuerza más cuando se le reconoce, independientemente de la importancia de sus logros. Tal es la importancia de estas “palmaditas en la espalda”, que los empleados felices son un 12% más productivos.

En cuanto a la conciliación comentada, hasta 8 de cada 10 echan de menos un mejor equilibrio entre la vida profesional y laboral.

Y los que están en paro

Pero los trabajadores españoles no solo están en desacuerdo con esto, también hay otras cuestiones como la prestación por desempleo. De hecho, el 67% la considera insuficiente. De entre ellos, el 56% estima que debería prolongarse durante seis meses por año trabajado, mientras que el resto aumentaría esta cantidad a ocho y doce meses (el 14% y 13% respectivamente).

Tampoco están conformes con cobrar menos a medida que pasa el tiempo; algo que comparte hasta el 76% de los encuestados. Por otro lado, 9 de cada 10 considera que las indemnizaciones por despido son injustas. En concreto, el 77% piensa que deberían superar los 40 días por año trabajado, mientras que el resto establece un mínimo de al menos un mes por este mismo periodo de empleo. A pesar de esta forma de pensar, el 34,6% es capaz de ponerse en la piel de la empresa que le despide.

Los empleados infelices salen caro a las empresas

Pero la infelicidad no solo es cosa de los trabajadores, porque la falta de satisfacción en el trabajo reduce la productividad y la calidad del trabajo e incrementa el absentismo laboral. Es decir: que hace a las empresas perder dinero. Por no hablar de que estos empleados pueden marcharse y obligar a la empresa a destinar recursos a la búsqueda y formación de nuevos perfiles. Razón de más para ponerse las pilas y adoptar medidas al respecto. Algunas que pueden resultar de ayuda son:

  • Motivar a los empleados y felicitarles en público.
  • Establecer un plan de incentivos.
  • Crear un Día de la Salud: en el que se contrate a un masajista, fisioterapeuta, nutricionista, etc. con el objetivo de que los empleados se sientan cuidados.
  • Establecer campamentos de formación.

¿No eres feliz? Pide ayuda

Dicho lo cual, tampoco podemos dejar de hablar de las acciones que puede llevar a cabo la persona que es víctima de esta falta de felicidad, sobre todo si esta condiciona su desarrollo profesional y cotidiano. En este caso, lo más recomendable es acudir a un psicólogo experto. Un punto en el que el seguro de salud puede resultar de gran ayuda, pues la mayoría de pólizas permiten acceder a un amplio cuadro médico.

Eso sí, en el caso de las consultas al psicólogo, muchas aseguradoras establecen un número de sesiones anual concreto. También deberías revisar las carencias o informarte de si te interesa contratar un seguro de libre elección con reembolso. Este tipo de productos permite elegir libremente al médico que prefiramos y recibir el reembolso de parte de la factura.