¿Tributan las indemnizaciones por extinción del contrato de trabajo?La indemnización a la que pueda tener derecho un trabajador como consecuencia de la extinción de su relación laboral, estará exenta de tributar en el I.R.P.F. o por el contrario estará sujeta a tributación, en función de la causa de extinción, de las indemnizaciones legalmente previstas y de la naturaleza del contrato...

Hay extinciones que generan derecho a una indemnización

Por ello, en el momento de fijar al inicio del contrato posibles pactos indemnizatorios con vistas a una posible extinción, así como en el momento mismo de la extinción, es importante conocer qué indemnizaciones tributan y cuales están exentas por el impacto que puede tener sobre el importe a percibir.

Con carácter general estarán exentas las indemnizaciones en las cuantías establecidas en el Estatuto de los Trabajadores (ET), y estarán sujetas a tributación aquellas establecidas por convenio, pacto o contrato entre las partes.

Con independencia de lo anterior, las cuantías indemnizatorias que superen los 180.000 € estarán sujetas y no exentas por la parte que exceda de esta cuantía.

Así que, veamos qué indemnizaciones establece el ET y que por tanto están exentas, en función también de la naturaleza de la relación laboral:

Relaciones laborales ordinarias

Hay extinciones que generan derecho a una indemnización; en estos casos si la indemnización se ajusta a lo establecido en el ET, como decía anteriormente, estará exenta. Hay otras extinciones que no generan derecho a indemnización y por tanto si en estos casos se pacta entre empresa y trabajador una indemnización, la misma sí tributará.

Veamos las distintas causas de extinción y sus posibles indemnizaciones:

Mutuo acuerdo entre las partes: las partes pueden extinguir la relación laboral de mutuo acuerdo, con las condiciones y circunstancias que pacten. En estos casos, no se genera más indemnización que la que puedan pactar las partes y por tanto esa indemnización tributará en el IRPF.

Causas consignadas válidamente en el contrato de trabajo: Se produce la extinción con el cumplimiento de una condición resolutoria establecida en el contrato, por ejemplo por no llegar a un volumen determinado de rendimiento o por carecer de carnet de conducir cuando éste es necesario para el trabajo.

En este caso tampoco se genera indemnización, por lo que si las partes pactan una indemnización, ésta tributará en el IRPF.

Por voluntad del trabajador; la baja voluntaria del trabajador, no genera indemnización alguna, salvo pacto en contrario, así que estaríamos en la misma situación que los casos anteriores. Igualmente cuando se extingue el contrato por no superar el periodo de prueba

Cuando la extinción se produce a instancia del trabajador por incumplimiento grave del empresario (por ejemplo por falta de pago de los salarios), la indemnización legal es igual a la indemnización prevista para los despidos improcedentes, es decir actualmente 33 días por año de servicio y un máximo de 24 mensualidades. Esta indemnización regulada en el ET estaría por tanto exenta del IRPF.

También estará exenta la indemnización cuando el trabajador opte por extinguir su contrato en los casos en que la empresa decida una Modificación Sustancial de sus Condiciones de Trabajo, (por ejemplo una reducción salarial), o decida una Movilidad Geográfica del trabajador; en estos casos la indemnización legal es de 20 días de salario por año de servicio con el límite de 12 mensualidades para la movilidad geográfica y de 9 mensualidades para las modificaciones sustanciales. La cuantía que resulte, estará exenta del IRPF.

Despido disciplinario:

  • Si el despido es procedente no hay indemnización.
  • Si el despido es improcedente, la indemnización actual es de 33 días por año de servicio con un máximo de 24 mensualidades; esta indemnización estará exenta del IRPF.
  • Si el despido es nulo, no hay indemnización.

Despido por causas objetivas: las causas más habituales utilizadas dentro de esta modalidad de despido, son causas económicas, organizativas o productivas. En estos casos la indemnización legal prevista es de 20 días de salario por año de servicio con el límite de 12 mensualidades. Por tanto esta indemnización estará exenta del IRPF.

Empresa y trabajador pueden pactar indemnizaciones superiores a las fijadas legalmente. Las cuantías superiores tributarán en el IRPF, quedando exenta la parte establecida en el ET.

No obstante, en los despidos objetivos, estará exenta la indemnización que se pacte entre las partes, siempre que no supere la indemnización como si de un despido improcedente se tratase.

Extinción del contrato temporal: la indemnización actual es de 12 días de salario por año de servicio. Si bien es una indemnización establecida en el ET, en este caso sí tributa en el IRPF.

Por último, extinciones por Fallecimiento / Jubilación / Incapacidad del empresario: la indemnización legal es de 1 mes de salario, estando exenta del IRPF.

Relaciones laborales especiales

Conviene hacer una distinción en la relación laboral especial de Alta Dirección; se viene considerando plenamente sujeta al IRPF la indemnización que perciba el Alto Directivo como consecuencia de la extinción de su contrato, cualquiera que sea la causa al no estar regulada una cantidad mínima de indemnización.

En estos casos tiene especial incidencia la tributación de las indemnizaciones, al tratarse – habitualmente- de cuantías indemnizatorias elevadas.

Otra relación laboral especial es la de Empleados del hogar: en caso de despido disciplinario improcedente la indemnización legal es de 20 días de salario por año de servicio (límite 12 mensualidades) y en caso de desistimiento del empleador, 12 días por año (límite de 6 meses). En ambos casos la indemnización está exenta del IRPF.

Ignacio Zugasti

Nuestro autor es especialista en derecho social y laboral

Ignacio Zugasti
email: ignacio.zugasti@zugastiabogados.es
Teléfono: +34 913 081 904
www.zugastiabogados.es