Cuando tienes dinero puedes quedarte donde quieras y con quien quieras, pero cuando tienes que trabajar para tener dinero, Ibiza es un lugar duro. Los alquileres han llegado a niveles que superan muchas veces los sueldos de camareros, enfermeras o bailarines de noche. Ibiza es hip y guay, pero se ha convertido en un sitio de lujo insostenible. "Para mí es difícil sobrevivir con mi sueldo de Floor Manager aquí en el WikiWoo de Sant Antoni", dice Gabi Cuevas, que comparte el piso con su novia austríaca. Cada uno paga 500 euros.




Ibiza: una isla que explota en verano

"El mejor negocio en Ibiza en verano es alquilar su piso o casa", dice el empresario inglés Charles Bromley, que habla de su propia experiencia. Pero él mismo ha visto el otro lado de la moneda: "Si uno mismo necesita alquilar una casa en la isla, es muy difícil. Muchos propietarios te echan en verano para aprovechar alquileres que son cinco veces en una semana lo que normalmente cobran en un mes". Martín, que trabaja en el Pacha como músico y animador, tiene ya 40 años. Ha optado por vivir solamente temporadas en la isla: "Yo trabajo en invierno en Miami y en verano aquí."

Hay muchos artistas que pasan por la isla con sus exposiciones pero, aunque aquí hay mucho dinero, la venta no es fácil. Para Bill Viola, la venta ya no es lo más importante. Viola es el artista de vídeo arte de referencia a nivel mundial.

Ahora tiene una instalación en La Nave Salinas, cerca de Ses Salinas. Un sitio especial, donde realmente aún se respira un ambiente hippie y alternativo. Nada ha cambiado aquí en todos estos años, hasta siguen los mismos hostales y bares. Aquí con camping y bocadillos se puede vivir con poco, pero en el resto de la isla se respira un aire diferente al de la nave de Bill Viola: party, party, party sobre todo en San Antoni, en Ibiza Ciudad y en Playa d'en Bossa al lado de esta isla de la paz.



En Ibiza falta de todo a nivel de personal

Faltan policías, enfermeras, profesores y médicos. Para todos ellos, la isla ya es demasiado cara y el sueldo en comparación demasiado pequeño. Esto ha provocado problemas de seguridad. También hay problemas de atención en los hospitales públicos. Normalmente, en la isla viven alrededor de 150 000 personas y en verano son varios millones. "No estamos preparados", dice Markus Lück, Director General del 7Pines, un ressort de lujo nuevo cerca de San Josep de Sa Talaia.

El 7Pines ha solucionado el problema del alojamiento con el alquiler de una residencia desde la cual los empleados son llevados cada mañana al trabajo. Pagan para ello 300 euros al mes, lo que es razonable.

Este verano de 2018 va a ser un cambio para la isla, cree Natascha Sandig. La alemana trabaja desde muchos años como agente inmobiliaria para Porta Ibiza en la isla: "Hemos llegado a un tope de precios. Viviendo aquí veo los dos lados. Como residente es difícil sobrevivir con estos costes de vida". Como también ha bajado la ocupación hotelera, muchos como ella creen que algo va a cambiar el año que viene.

También en el Pacha, el primer gran club en la isla, prevén un cambio: "Cuando el primer grande de los hoteles empieza a bajar los precios, todos van a bajar", dice el portavoz del grupo Pacha, Pedro Martínez.

Cuando esto pase, también bajarán los precios inmobiliarios y con ello también los alquileres. Será un respiro para la isla, que se ha convertido en una de las más caras de Europa.