El mercado hotelero español es uno de los más atractivos y saludables para la inversión según la opinión de algunos - a pesar de que la inversión en el sector hotelero en España se moderó en 2019 respecto a 2018, ejercicio que estuvo marcado por excepcionales operaciones corporativas.




Los expertos reunidos en el foro aseguraron que, más allá de las cifras puntuales de un año en concreto, la tendencia a la inversión es creciente. El presidente de la OMT, Manuel Butler, cree que “la posición de España es envidiable, es el número 2 del ranking tanto en llegadas internacionales como en ingresos. Este será un año de consolidación, y seguirá habiendo apetito inversor por el turismo de España”.

La inversión en el sector hotelero en España que, según datos de CBRE, alcanzó los 2.500 millones de euros en 2019. En concreto, se transaccionaron 126 activos hoteleros, que suman aproximadamente 15.000 habitaciones. A este respecto, los datos evidencian una moderación respecto a 2018, cuando el volumen de transacciones fue de 4.900 millones de euros, y un regreso a niveles de inversión similares a 2015.

Esta disminución se explica en parte por la reducción de operaciones corporativas, tal y como ha señalado Jorge Ruiz, director de Hoteles de CBRE para España y Portugal, quien ha recordado que el ejercicio 2018 fue “excepcional” en este sentido. Los expertos nacionales se mostraron de acuerdo en que, más allá de las cifras puntuales de un ejercicio en concreto, la tendencia a la inversión en el sector hotelero en España es creciente.

Vivienda turística sigue en auge

En este sentido, para Concha Osácar, socia fundadora de Azora, el gran reto es “consolidar este activo como asset class de primer nivel para seguir atrayendo a los inversores internacionales”. Durante el ejercicio anterior, muchos inversores se decantaron por invertir en activos urbanos (51%), por lo que el sector vacacional decreció hasta alcanzar un 49% del total de inversión, según datos de CBRE. De todos modos, los expertos creen que es precisamente el segmento vacacional el que presenta más oportunidades de inversión, “porque es donde hay más por hacer, donde es necesaria una mayor transformación”, como ha explicado Osácar. Por su parte, Andrés Moreno, director de inversión hotelera en Pontegadea, ha indicado que “históricamente se tendía a huir del vacacional, por su estacionalidad, pero el cambio en los hábitos del consumo ha hecho que los inversores nos replanteemos la estrategia respecto a este segmento”.



Johanna Capoani, responsable de la gestión del portfolio de hoteles de Swiss Life Asset Managers, ha recalcado que su firma, “un nuevo jugador en el sector hotelero”, tiene una elevada exposición a los mercados de Francia y Alemania, pero ha empezado a invertir en España e Italia en 2019 con el objetivo de diversificar su cartera y hacerla esencialmente “paneuropea”. Dice que están muy interesados en activos hoteleros de vacacional en la zona de Baleares por ser uno de los mercados más resilientes, a la vez que destaca su interés por invertir en turismo urbano por ofrecer un buen equilibrio entre el huésped de negocios y el turista de fin de semana.