¿Te gustaría escribir un cortometraje o un largometraje y luego, tal vez, rodarlo? Escribir un guión de cine tiene su complejidad, y por ello conviene abordar la tarea con calma y con cierta metodología. Se trata de un proceso que consta de varias fases, en cada una de las cuales se trabaja la obra con un nivel de detalle mayor que en la fase previa. Hablamos con Juan Carlos Sampedro, que ya tiene un recorrido importante como guionista. La película "Demonios tus ojos" ha ganado varios premios y se puede ver en Movistar.

  1. ¿Qué es un guión?
  2. El guión es el texto donde se recogen todas las acciones y diálogos de una película. Tiene una estructura definida por secuencias, cada secuencia varía en relación a lo que dura la escena. Un guión no suele tener más de cien páginas; algo muy interesante que poca gente sabe es que en un guión solo se describen las acciones de los personajes o de una situación, no hay descripciones de lo que sienten los personajes, eso es algo que se debe deducir leyendo lo que hacen a lo largo del guión, y por supuesto, por sus diálogos.



  3. ¿Para qué se hacen guiones?
  4. Esencialmente para tener un mapa detallado de qué se va a rodar. Tener toda la historia escrita facilita a la producción anticipar los recursos, los medios y los materiales necesarios para rodar. Después viene el aprovechamiento artístico de los actores, ya que con el guión pueden sumergirse en sus personajes completamente, sabiendo cuál es su principio y su final, averiguando así el arco de comportamiento que deben de describir en la película.

  5. ¿Cómo se aprende a escribir un guión?
  6. Se puede estudiar en universidades, en academias, en escuelas especializadas. Ahora hay una generación de guionistas profesionales que salen de esos lugares, pero es muy reciente, Generalmente un guionista es un escritor que acaba escribiendo guiones por vocación o porque encuentra en ese formato una mejor manera de expresar sus historias. Como en todo, ahora hay que formarse mucho, pero en el pasado, y no muy lejano, esta clase de oficios, eran de raza, uno aprendía sobre la marcha y de forma autodidacta.

    En realidad, además del oficio, lo que siempre hace falta para un trabajo artístico de este tipo, sea escribir, pintar, rodar, componer, es talento; después viene el conocimiento práctico del oficio.

  7. ¿Qué habilidades hay que tener para ser guionista?
  8. Enumeraría muchas, básicamente hay que ser una mezcla de psicólogo para construir personajes, detective, para husmear historias, y un buen escritor, que sepa sintetizar y transmitir un mundo con sus conflictos y liberación en cien páginas. Ah, y se te debe de dar muy bien los diálogos, las películas son sobre todo gente hablando.

  9. Antes has trabajado en agencias de publicidad como director de cuentas. ¿Hacías ya guiones?
  10. Sí, guiones para publicidad. Son como guiones también, pero podríamos decir que reducidos o tipo haiku, de menos de un minuto. Muy complejos porque tienes que contar mucho o dejar muy claro un mensaje en muy poco tiempo.

  11. ¿Puede uno ganarse la vida con guiones de cine?
  12. Sí, porque la industria del cine es algo que paga bien, aunque no es para hacerse millonario, a no ser que escribas algo tan evidente como la guerra de las galaxias. En general, un guionista puede vivir de ello… siempre y cuando tenga encargos. Pero eso es otra cuestión.

  13. ¿Se pagan mejor los guiones de televisión?
  14. A veces sí, depende de qué guión de televisión sea, o qué guión de cine te encarguen. La tv tiene todo tipo de necesidades de guionistas, y con ello todo tipo de contratos y cuantías. En el cine ocurre lo mismo en función de la importancia de la película y el presupuesto con el que cuente.



  15. También has escrito un libro. ¿Cuál es la diferencia entre el desarrollo de un guión o un libro?
  16. A nivel de estructura son muy parecidos, porque tanto una novela como un guión tienen una estructura que te tienes que sentar a dibujar antes. Pero la narrativa es totalmente diferente, básicamente porque en un guion solo se describen acciones y en una novela, puedes describir sin límite cualquier cosa que tus personajes estén pensando.

  17. ¿No es frustrante ver la deformación de tu guión en la pantalla?
  18. Cuando se da ese caso sí, pero es algo con lo que los guionistas contamos, sabemos de antemano que lo que nosotros tenemos en la cabeza y escribimos en papel, no puede trasladarse perfectamente a la pantalla. La realidad es otra, y la asumimos. Hay veces que mejora lo que tenía el guionista en la cabeza y otras que no es para nada lo que había en ella.

  19. ¿Qué proyectos tienes en mente ahora?
  20. Dos películas. La primera estoy inmerso en ella, y no me deja pensar en la segunda, aunque el director de la segunda quiere que empiece a darle algo ya. A veces los guionistas somos como sastres pero de películas.