Empezar un negocio en España es muy duro. Hay poca financiación alternativa, y para créditos de empresas los bancos ya requieren tantas garantías que es difícil crecer para un empresario como Martín Martínez. Martín Martínez Rovira (Yecla, 1976) es el
fundador y presidente de Graphenano, empresa española de carácter privado e independiente enfocada al desarrollo de nuevos materiales nanotecnológicos y, a día de hoy, la única
fabricante mundial de grafeno a escala industrial. Martínez Rovira, sin haber complementado sus propios estudios, siempre estaba vinculado al mundo de investigación y el mundo de universidades, ya con su proyecto empresarial anterior BFS, un sistema de producir petroleo en base de algas. Ahora el murciano ha apostado todo en grapheno, un material nuevo para producir plástico, pintura o baterías que es mucho más respetuoso con el medio ambiente.

    10-02-2016- GRAPHENO DE GRAPHENANO. MARTIN MARTINEZ ROVIRA


  • Usted ya ha iniciado varios proyectos empresariales. ¿Cuál es su motivación?
  • Me gusta todo lo que tiene que ver con el mundo moderno y con las nuevas tecnologías. No tengo una motivación más allá que la de mejorar y ayudar a la sociedad en la medida de lo posible mediante y gracias a la tecnología.


  • ¿Cómo se trata al empresario en España? Fiscalmente, pero también a nivel de imagen y ayudas. ¿Qué se puede mejorar?
  • Grafeno_Graphenano

    Inicialmente, a los empresarios que empiezan deberían darles muchas más ayudas, incentivos fiscales, etc. Por ejemplo, la posibilidad de recibir las ayudas del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) y demás, ya que actualmente tienes que ser una empresa consolidada para poder optar a ellas.Como en todo se pueden mejorar muchas cosas pero, respecto a la imagen del empresario, creo que debe ser la propia empresa la que tiene que atajar ese tema. Respecto a las ayudas, por supuesto, es responsabilidad del gobierno.


  • Su empresa actual, Graphenano, colabora con muchas universidades. ¿Funciona este intercambio?
  • Sí, la colaboración con las universidades nos está funcionando muy bien. A día de hoy, estamos trabajando con muchas universidades del arco mediterráneo y hemos estado colaborando también con otras. Actualmente en vigor con la Universidad Politécnica de Cartagena, la UCAM de Murcia, Universidad Miguel Hernández de Elche, Universidad de Alicante, Universidad Politécnica de Valencia y un par de universidades de Madrid. Lo cierto es que de estos convenios están surgiendo ya desarrollos que van a llegar muy pronto al mercado.

  • Se critica siempre mucho a nivel de los estudios en España, a los profesores y a la calidad de la carrera académica. Usted que trabaja mucho con las universidades, ¿qué impresión tiene del nivel de los estudios y de los estudiantes en España?
  • En España hay gente muy profesional que nada tiene que envidiar a los estudiantes de otros países y, de hecho, en muchas cosas somos punteros. Por eso estamos tan orgullosos de la gente que tenemos, de nuestros ingenieros, técnicos, químicos, de nuestro personal en general.


  • Su empresa trabaja con muchos socios. ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un socio?
  • Nosotros tenemos socios diferentes porque tenemos diferentes empresas dentro del grupo Graphenano. Es muy complicado elegir un socio, porque se puede tener feeling con alguien pero en definitiva cada persona es un mundo y ni podemos entrar ni entramos a valorar eso.

  • Su empresa también trata información muy sensible. ¿Qué hay que hacer para proteger sus avances industriales, patentes y copyrights?

  • Proteger los avances industriales es muy complicado, es como intentar ponerle puertas al campo. Se patentan algunas cosas, otras no porque es conocido mundialmente que el sistema de patentes no es perfecto. Nosotros tratamos de protegernos yendo hacia delante, es decir, con el I+D.

  • ¿Qué consejos puede dar a la gente que quiere montar una empresa de investigación en España?
  • Principalmente que busquen un buen equipo de científicos y sobre todo tener mucha paciencia. Hay que ser consciente de que no siempre se llega y que, además, el camino es muy ingrato. Luego, si consigues llegar, todo son alabanzas. En otros países a la gente que lo intenta también se le alaba, aquí no, en España si no acabas triunfando te crucifican.

Entrevistado por Dr. Stefanie Claudia Müller