de Miguel Cancio (Economista y sociólogo, profesor jubilado de Sociología de la Universidad de Santiago de Compostela)

Francia
, una importante y gran potencia de Europa y del mundo, la nación Nº 7 del mundo en Producto Interior Bruto (España la Nº 16) y la Nº 20 en PIB per capita (renta per capita) de 193 naciones (España la Nº 29), con unos recursos naturales, humanos, históricos y una situación geoestratégica privilegiados, al ser incapaz, durante años y años, por la mala gestión, visión e inmovilismo de sus dirigentes, por ser incapaz de hacer las muy necesarias reformas que necesita, ha perdido mucha competitividad, presencia, repercusión e influencia internacional.

Una nación endeudada y en el paro: Macrón puede dar la vuelta

Francia tiene un paro del 10%, una deuda publica del 96% del Producto Interior Bruto (PIB), un 3,4% PIB de déficit público, un gasto público del 56,5% del PIB, una corrupción estructural, un grave problema de inseguridad ante el terrorismo, un importante rechazo de la emigración, los extranjeros, etc.

Francia, la gran nación francesa, ha seguido pensando, entre otras cosas, en sus “30 años prodigiosos” de gran desarrollo, presencia e influencia internacional de 1945 a 1975, pero se ha dormido completamente en sus laureles, bloqueada, paralizada por una “Grandeur” mal entendida, por un modelo muy estatalista, intervencionista, super-elitista excluyente, funcionarial, corporativista, politiquero, partidista, malgastador, oligárquico, corruptor-corrupto, nepótico, clientelar, amiguista, etc., muy poco adaptado, flexible, competitivo, creativo, emprendedor, etc., ante la nueva y fuerte competencia, situación mundial, internacional.

Cómo el extremismo pone en peligro a toda la economía europea

Los extremistas de derecha e izquierda de Francia, los inmovilistas, conformistas, inertes, aletargados, etc., franceses, dominados por las fuerzas de la inercia, de que cualquier tiempo pasado fue mejor, petrificados y paralizados mirando al pasado mitificado , en plan infantilista, absolutamente irresponsable, non han querido, no quieren ver los graves problemas estructurales que tiene la nación francesa para hacer frente a la gran competencia internacional y que es mucho mayor, infinitamente mayor que la que tuvo que hacer frente la nación francesa durante los “30 años prodigiosos”; no quieren ver, asumir sus propias responsabilidades sobre los graves problemas estructurales que tiene la gran nación francesa.
start up, empresa emergente, París

Macrón puede dar la vuelta

El social-liberal Emmanuel Macron, ex ministro de “Economía, Recuperación Productiva y Asuntos Digitales” del Gobierno socialista francés del primer ministro Manuel Valls bajo el Presidente de la República Francesa, de François Hollande por el Partido Socialista Francés(PSF) y que, anteriormente, lo había nombrado asesor económico; Macron quedo primero con 8,65 millones de votos, el 24,01% y con su movimiento social trasversal, el partido político “En Marcha”-“Asociación para la Renovación de la Vida Publica” y ha sido elegido Presidente.

“En Marcha”-“Asociación para la Renovación de la Vida Pública”
(lo que es muy importante, fundamental y necesario en Francia, España, la Unión Europea, “Par Tout”, Por Doquier), es un partido político que ha sido presentado, públicamente, el 06 de abril 2016 y que el 15 enero 2017 informó que tenía 141.000 personas afiliadas. Al comenzar las elecciones presidenciales francesas, en abril 2017, tenía 200.000 afiliados en un nuevo tipo de fuerza política, socio-liberal, reformista, europeísta, abierta, horizontal, transversal, comprometida y movilizada en el terreno, dinamizadora socialmente, con gentes procedentes de diferentes sensibilidades, tendencias políticas, participativa, centrada en la discusión y resolución de los problemas sociales franceses.

Extremismo de la derecha o izquierda no soluciona nunca el problema del paro

En Francia, han subido mucho la extrema derecha y extrema izquierda, generadoras de odio, el extremismo populista, nacionalista, racista, proteccionista, aislacionista, izquierdista, fundamentalista, etc., como en otras naciones de la Unión Europea (entre ellas España, nuestra nación española), de Europa, de Occidente y el resto del mundo, debido a que las fuerzas democráticas moderadas (de democracia representativa, integradora y de alternancia, y de economía social de mercado, ambas de juego limpio, con seguridad y garantías debidamente medidas, pues, lo que se puede medir, de forma deontológica, honrada, humilde, continua y con el máximo rigor, es lo que, mas y mejor, se puede mejorar); debido a que las fuerzas “moderadas” de centro-derecha y centro-izquierda, han llevado a cabo, han sido, son responsables, como en Grecia, Portugal, España, Italia, Francia, Estados Unidos, etc., etc..

Solamente más libertad y menos Estado pueden llevar a más puestos de trabajo

A un grave empobrecimiento democrático, de la democracia representativa y la economía social de mercado, con seguridad y garantías; a un grave, muy grave y continuo problema de corrupción estructural, endémica, a todos los niveles, de muy injustos privilegios para diferentes agentes, grupos, medios, sectores sociales y a costa de la inmensa mayoría social.

A importantes porcentajes de sectores de la población que se instalan en el subvencionsimo, asistencialismo, en vivir del Estado, de la familia, de quien sea menester y se tercie. Lo cual también se debe a regímenes, partidos, sindicatos, grupos, diferentes instancias, asociaciones, medios, iglesias, etc. que vienen sacando tajada de las ideologías, doctrinas, teorías, de la gestión, mantenimiento, producción, reproducción de los pobres, excluidos, discriminados, necesitados, explotados, oprimidos, dependientes, periféricos, marginados, subvencionados, socorridos y a socorrer, asistidos, subsidiados, auxiliados, etc.

Es decir, a un grave, muy grave empobrecimiento, bloqueo, retroceso de la democracia representativa y de alternancia, con “Check and Balances”-con los debidos, justos, necesarios y eficientes controles democráticos, de la economía social e integradora-inclusiva de mercado, del desarrollo democrático inclusivo, solidario-humanitario, deontológico, honrado, humilde, responsable, respetuoso, competente, riguroso, creativo, que, a todos los niveles, seleccione, promocione y controle, con critica y justicia justas, de la mejor manera, de las mas justa y eficiente, a los mejores-honrados humildes.

Con juego limpio y sostenibilidad crear más trabajo

Macron, que tiene un importante currículo académico y profesional, hizo filosofía en la universidad de Paris-Nanterre (con “Maìtrisse” y “DEA”), continuó sus estudios graduándose en el Instituto de Estudios Políticos de Paris y termino sus estudios, su formación como diplomado de la Escuela Nacional de Administración (ENA) de Estrasburgo. A partir de lo cual se integra como Inspector de Hacienda (“Inspecteur des finances”) en el Cuerpo de Inspectores de Hacienda de Francia y, posteriormente, inicia una importante carrera en el sector bancario, financiero.

Para Francia su victoria es una victoria para los franceses, para Europa y sobre todo para una economía más justa y una Francia más fuerte.