La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, anuncia que el Gobierno facilitará el retorno de los españoles que residen fuera de España y que deseen volver. Se trata de un millón de personas. Ella misma y parte de su familia han vivido y trabajado en Alemania y algunos siguen por ahí. Precisamente Alemania ha sido hasta ahora destino favorito de los jóvenes por la falta de personal cualificado en muchas industrias.

No hay que vivir en el exilio

A España le sabe mal que tantos jóvenes prefieran vivir en Alemania, Inglaterra, Francia o EEUU, porque ahí se revaloriza su trabajo. La subida del salario minimo es un paso para un país que cuida su talento. El ministerio ha reconocido que el problema más grande que tiene España son los sueldos , que son más bajos que la media europea.



Pedro Sánchez está elaborando un Plan de Retorno a España, de naturaleza participativa, que implica a varios departamentos ministeriales, comunidades autónomas, entidades locales, universidades, agentes sociales y, como no podía ser de otra forma, a los propios emigrantes.

Exiliados: recaudar datos sobre cuántos se han ido y a dónde

La ministra ha destacado que se trata de obtener una foto de su situación actual, cuántos son, las necesidades que tienen, cuáles son sus demandas y, a partir de ahí, construir las condiciones para su eventual retorno. Para ello, el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social centrará su labor en visibilizar las oportunidades laborales de emprendimiento que interese, acompañar el proceso de retorno de forma personalizada, hacer más accesibles los trámites administrativos y facilitar su integración y participación en la sociedad.

La inmigración es algo positivo y la emigración también

Para Valerio, inmigración es un fenómeno inevitable, necesario y positivo para la sociedad, a lo que ha añadido que España necesitará la llegada de inmigrantes de manera legal a nuestro país: “El efecto positivo de la inmigración en la economía española está más que contrastado. Distintos estudios consideran que hasta el 30% del crecimiento del PIB, desde mediados de los 90 y la primera década del siglo XXI, es consecuencia de la inmigración”. También los "exiliados" españoles no son solamente un fenómeno negativo, porque vuelven con idiomas y conocimientos diferentes: "Todo esto aporta y normalmente el español vuele a un momento dado", dice la ministra.



Pero la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social defiende una inmigración legal que no es incompatible con la lucha contra la inmigración irregular, que resulta nociva para todas las partes implicadas. España nunca olvida que los españoles durante la dictatura de Franco han salido también para encontrar una mejor vida fuera de su país y que esto ha sido una experiencia en la mayoría de los casos positiva. La diferencia hoy es que no salen los trabajadores de fábrica, sino los ingenieros.