estudiantes-favoritos-universidad-trucosCada profesor tiene sus gustos y tiene diferentes exigencias con sus estudiantes. Algunos hacen hincapié en la puntualidad y detestan la constante entrada y salida de la clase, a otros esto no les importa en absoluto. Te encontrarás con profesores que todavía recuerden bien su tiempo como estudiante y, por lo tanto, tengan un alto nivel de comprensión por tu situación...

Pero también te puedes cruzar con los que han decidido dedicarse a la investigación y no quieren que les molesten sus estudiantes en la medida de lo posible. Llevarse bien con el mayor número posible de instructores y profesores evita complicarte la vida innecesariamente y es vital para el éxito en el estudio. Cómo ganarte a los profesores de Universidad y ser un estudiante ejemplar. Te lo explicamos en los siguientes puntos.

Cambio de expectativas

La Universidad funciona de manera muy diferente a la escuela: allí los estudiantes aprenderán a ser responsables por sí mismos, a cumplir con los plazos propuestos y que los docentes no son sus cuidadores. Las expectativas que un profesor de universidad tiene de sus alumnos son muy diferentes de las que tiene un profesor de instituto.

Para los escolares recién graduados, la transición es todo un reto desde el primer momento. Hasta entonces acudían a sus padres para resolver algún problema en su instituto y ahora deben defender sus propios intereses. No es de extrañar que muchos estudiantes primerizos se sientan inseguros y no sepan exactamente cómo hacer frente a la nueva situación.

Lo que los docentes esperan de sus estudiantes:

  • La capacidad para pensar y trabajar independientemente.
  • La capacidad de organizarse de aprender por sí mismos.
  • La atención y el cumplimiento de los protocolos del trabajo científico.
  • La ganas de aprender y la pasión por la lectura.
  • La competencia en el lenguaje.

Así puedes ganarte a tus profesores:

    Fundamentalmente, no es muy difícil dar una buena impresión. Si prestas atención a los siguientes puntos, tendrás éxito siempre

  • Muestra curiosidad e interés. No se necesitan ni cumplidos ni adulaciones para ganarse a un profesor. Tiene mucho más peso el tener interés por la asignatura y por el departamento. Tu profesor/a se pasa la vida inmerso/a en su especialidad, tanto en su enseñanza como en la investigación. ¿Qué podría ser mejor para él dar que darse cuenta de que ha despertado en ti una curiosidad o un entusiasmo similar?
  • Ve bien preparado. Quien no se prepara para la clase, no lee los textos, no repasa las diapositivas o no realiza los ejercicios, nada puede hacer. Le resultará difícil entender lo que dice el profesor y no podrá participar en ninguna posible discusión. En una clase magistral puede que no sea tan importante, pero los seminarios, por ejemplo, dependen exclusivamente la participación estudiantil. Es por eso que a los profesores les molesta cuando alguien acude a clase sin haberse preparado.
  • Mantén viva la discusión. Cuando un profesor presenta una tesis, espera que sus estudiantes le cuestionen y debatan con él. No dudes en involucrarte en discusiones con tu profesor. Los Profesores aprecian a aquellos estudiantes que se atreven a hablar y ayudar a dar forma a la discusión.
  • Mantén tus promesas. Quien se ha comprometido para una presentación, asume una obligación. Tu profesor confía en que te prepares bien el tema y lo presentes a sus compañeros. Es más que molesto cuando un alumno se retira en el último momento o simplemente no acude a clase en dicha fecha. Así, imposible hacer amigos.
  • Brilla con buenas aportaciones. Muy a menudo los profesores no aprecian a los estudiantes que solamente vienen a clase con el fin de escuchar sin participar. El alumno que puede seguir el hilo, argumentando de manera pertinente y reflexionada, permanece en la memoria. Únicamente estos alumnos alientan la discusión y demuestran que han entendido el material. De esta manera puedes sumar puntos y el profesor se acordará de tu nombre.
  • Cuestiona las presuntas verdades. Estudiar también significa pensar por sí mismo. Forma una opinión basada en la información y el trasfondo. Muchos profesores quieren que sus estudiantes sean críticos con el contenido discutido. Esto es especialmente cierto para las ciencias sociales y humanísticas.
  • Absténte de vagos pretextos. Es posible que no puedas cumplir con el plazo de un trabajo o una presentación, que te haya llegado demasiado tarde o te hayas perdido una sesión. Como estudiante, puedes esperar que te comprendan. Pero, quien utiliza pretextos tales como "el perro se comió mis notas" o "mi novio ha roto conmigo", caerá en oídos sordos de muchos profesores. Éstos ya han escuchado esas excusas con demasiada frecuencia. Explica tu situación y las razones por las que no, por ejemplo, estarás listo a tiempo para entregar tu trabajo. Muchos maestros serán comprensibles en una situación así.
  • Sé puntual. La importancia que conceden los diferentes docentes a la puntualidad varía en gran medida. Para algunos es muy importante y tienen presente quién se han retrasado. Estos detalles pueden tener una gran repercusión.
  • Manténte concentrado en clase. Quien va a clase para navegar por Internet o para pasar el tiempo con sus compañeros, mejor se queda en casa, ya que lo único que se consigue con esta actitud es molestar y esto denota un desinterés por el tema de la lección.
  • Sé respetuoso. Incluso si el profesor da la impresión de ser bastante informal, y en sus clases utiliza un tono relajado, cierto modo de comportarse se debe de respetar. En los correos electrónicos muchas veces nos olvidamos de este trato. Los "No-Gos" son correos electrónicos que se envían sin ningún encabezamiento o que se escriben como un WhatsApp dirigido a los compañeros. Pocas veces un estudiante tiene en cuenta al escribirle a su profesor, que éste tiene que vérselas a diario con un sinnúmero de correos electrónicos de todos sus estudiantes.