Entrevista de trabajo: por favor evitar estos cinco defectos. Errores en la entrevista de trabajo: No hay! Los errores ocurren, los errores son humanos: la entrevista de trabajo debe estar libre de errores, con el fin de que el contrato de trabajo no se le escape de las manos. Hay errores frecuentes de los cuales se puede tomar ventaja – quizá los propios defectos, de los cuales no nos hemos dado cuenta, se pueden corregir. Le mostramos los errores que se deben evitar en la entrevista de trabajo...

Entrevista de trabajo: por favor sin errores

Una entrevista de trabajo se desarrolla de manera similar a una carrera de Formula 1. Primero, usted debe ubicarse en una buena posición de salida, luego meter el acelerador a fondo para despegar la carrera, las curvas cerradas y peligrosas tomarlas con precaución y al final pasar de primero por la línea de meta para ganar la copa y quedarse con el título (el contrato de trabajo).

En el camino se agitarán incontables banderas de color rojo, amarillo o blanco. Obviamente cada persona se comporta de manera diferente, cada uno tiene una percepción diferente del significado de ser un candidato perfecto. Sin embargo, hay algunas sugerencias que nos pueden ayudar a preparar la entrevista. Nos hemos informado y hemos seleccionado cinco errores que se deben evitar en una entrevista de trabajo.

Entrevista de trabajo: por favor evitar estos cinco defectos

Error 1: Llegar antes de lo acordado

Todos saben que llegar tarde a una entrevista de trabajo es inaceptable. Pero tampoco llegue con 20 minutos de anticipación a la recepción. Esto causa presión – indirecta – sobre el reclutador para dejar todo a un lado y atenderlo lo antes posible. Ningún reclutador comienza con agrado la entrevista de trabajo si en su mente tiene sentimiento de culpa.

Además: Quién llega muy temprano, demuestra que tiene mucho tiempo libre. Y aunque actualmente se encuentre buscando trabajo, no es la impresión que se debe dar. El café de la esquina es un mejor lugar para “matar” el tiempo y llegar a tiempo a la entrevista.

Error 2: Decir el texto de memoria

También aquí una observación: para todos es claro que se debe preparar de manera apropiada la entrevista de trabajo. Recoger información, aclarar dudas, planchar la camisa o la blusa, en fin, tener todo preparado. Prepare su entrevista pero por favor no haga una ultra maratón.

Cuando se tiene una respuesta para cada pregunta y se pretende alcanzar la perfección, lo que se logra es el efecto contrario. Demasiado perfeccionismo opaca su credibilidad y no genera simpatía al respecto.

Nuevamente: la preparación es buena y tiene sentido. Sin embargo, también debe haber cabida para la improvisación y la espontaneidad.

Error 3: Ser demasiado hablador

Oh, usted también estuvo el fin de semana en Gran Canaria? Y ha tomado un increíble y delicioso Red Snapper? Solo la piscina del hotel estaba un poco mugrienta? No, en serio?

Quizás usted pertenece al tipo de gente que con gusto habla abundantemente en una pequeña charla. No está mal, es más puede ser una manera de romper el hielo al comenzar la entrevista de trabajo. Una pequeña charla para empezar ayuda. Solo tenga en cuenta que se mantenga dentro del ámbito de la entrevista y no se convierta en una charla de cafetería.

Desde luego no hay persona que elija a un candidato del cual hay que sacarle las respuestas arduamente de la boca. Pero tampoco cuenta las mejores anécdotas de su vida para desviar el rumbo de la conversación, no haga de la entrevista de trabajo una charla sin compromiso. Eso daría una imagen impertinente e inapropiada al reclutador.

Hoy en día el contenido de la entrevista se basa en el trabajo y en las habilidades técnicas. Sobre su vida personal siempre puede hablar después – tan pronto como haya obtenido el trabajo.

Error 4: Ser demasiado egocéntrico

Póngase por un momento en los pies del reclutador: Que pasará por su cabeza en este momento? Tal vez lo siguiente: “Como hago para que este encantador candidato sea una persona feliz y contenta?“ “Como se sentirá cuando pase con su nuevo coche oficial por donde los clientes?“ “Por qué no lo recompenso con más dinero?” Hmm. No.

Esto es lo que pasa por su cabeza:

¿Como me ayuda este maldito tipo al otro lado de la mesa a ganar más plata?

¿Como le ayuda a la compañía?”

¿Que ventajas nos trae él?

Evitar errores en la entrevista de trabajo. Consejos y ayuda. Le pasa a candidatos. lo que le pasa a los candidatosPor ahora, eso suena brutal, pero el beneficio de la compañía tiene la prioridad ante todo. Esto no significa que no haya un buen ambiente de trabajo o que la compañía no renumere bien a sus empleados. En la mayoría de los casos puede que esto ocurra, sin embargo, no es la prioridad de la compañía.

Por eso sería poco inteligente colocarse a usted mismo en el primer plano de la conversación. Sus cualidades, sin duda, son lo que lo convierten en la persona ideal para el trabajo. Evite dar la impresión de que usted primero piensa en el carro que le van a dar o en el celular corporativo, en comisiones y bonos, y en la comodidad de las cosas materiales o inmateriales que la compañía le puede ofrecer. Por favor no utilice palabras egocéntricas como “yo”, “mío” y “me”.

Reflexione sobre como la empresa lo puede ayudar – y téngalo como prioridad durante la entrevista de trabajo.

Error 5: no ser agradecido

Después de que mucho se ha hablado sobre sus talentos y cualidades, se acerca el momento de despedirse. Normalmente, no hay nada más de que hablar. A menos que … A menos que se deje una última mala impresión. No olvide al despedirse dirigir una frase de agradecimiento a su interlocutor.

Algo así como:

Muchas gracias por el tiempo que me ha dedicado.

Eso puede sonar obvio. Pero cuando se estropea la salida, puede ser causal de retiro – y en el peor de los casos puesta costar el trabajo. Intervenga de manera adecuada para que esto no ocurra y muestre su agradecimiento. La última impresión cuenta.

Importante también: Después de la entrevista, agradezca de manera explícita y mirando de frente a la persona por su tiempo. Esto será apreciado. Por último el reclutador quiere trabajadores sensatos y prudentes – no unos idiotas.

[Camilo Alfonso Bohórquez Orjuela]