entrevista de trabajo, actitud, irresistibleTener miedo, que te suden las manos, que se te seque la boca… estas son cosas que suelen pasar antes de una entrevista de trabajo. Muchos candidatos se preparan las entrevistas al pie de la letra o van a centros de asesoramiento para aprender formas de superarlas con éxito debido al estrés que les producen. En pocos minutos hay que controlar lo que te pasa por la mente, expresar lo que es adecuado y tratar de que se note el compromiso y las ganas que tienes de acceder al puesto de trabajo...

¡Actitud!

Tienes que dar una impresión simpática y de motivación. Necesitas crear una buena primera impresión y tener una oportunidad de que en la empresa piensen que contratarte es lo mejor que pueden hacer. El problema está en que esa presentación salga mal y quede como un show. Por eso, lo mejor y más importante es ser auténtico.

Sin duda: ser auténtico, es decir, ser como eres, quitarte la máscara y dejar de intentar interpretar un rol que no es el tuyo, es un punto a favor en cualquier entrevista de trabajo. Se pierde mucha credibilidad cuando el personal de recursos humanos comienza a realizar preguntas enfocadas a desmontar, pieza por pieza, el personaje que estabas interpretando.

La autenticidad es una buena e importantísima, pero no es la actitud que hace que seas irresistible para la empresa.

Puedes prepararte perfectamente para superar con éxito las cinco fases de una entrevista. Respuestas para preguntas trampa o complicadas, como responder perfectamente al por qué de los periodos en blanco de tu CV o puedes tomar decisiones que te hagan dar una buenísima primera impresión. Todo esto está muy bien, y es importante, pero algo sigue faltando, un ingrediente fundamental y natural:

La pasión

Una persona de recursos humanos con experiencia, nota enseguida si el que tiene enfrente realmente se muere por trabajar para esa empresa o no.
Ese brillo en los ojos que tiene al explicar lo que ha hecho hasta ese momento, sus logros, sus experiencias y las ganas de compartir eso en el nuevo puesto de trabajo..

Sus propias ideas y visiones… La confianza en sí mismo y en su futuro laboral… Todo eso no puede simularse.

Se ve perfectamente cuando alguien representa un papel, o claramente está motivado o entusiasmado con lo que transmite.

Pasión por ese puesto de trabajo – Concentrate en…

Fundamentos: A pesar de que tus amigos y conocidos no se entusiasmen con tu idea de negocio, no pierdas la pasión y las ganas de llevarlo a cabo, esa es la manera de entusiasmar a clientes e inversores.

Redes Sociales: Poco atrae o mueve más que las emociones. Los artículos, cuadros, posts y vídeos que emocionan tienen una repercusión mucho mayor en la red que los que se refieren a cosas técnicas.

Ambas cosas tienen un motivo: Las personas nos movemos por la euforia, el entusiasmo, la pasión.

Y en esto nos recuerda que es bueno mostrar pasión en las entrevistas de trabajo. ¡Es solo cuestión de atreverse!

Pero, como siempre, hay una condición, y es que esa pasión debe estar relacionada con el puesto del trabajo al que optamos. Si no es así, debemos ser muy sinceros, y puede tratarse de un trabajo, pero no de una vocación. No es nada malo, solo que ya no seremos tan irresistibles para ese puesto de trabajo.