conference-room, reunión, meeting, karrierebibel.es

Muchos ya lo habrán experimentado: te preparas la entrevista de trabajocontando con que vas a enfrentarte a dos personas de la empresa y de repente te das cuenta de que delante de ti hay el doble de interlocutores de los que esperabas. Te preguntas quiénes son, qué hacen ahí y cómo deberías comportarte. En este artículo pretendemos dar las claves para evitar este tipo de sorpresas y qué se debe saber para enfrentarse a una ronda de entrevistas con múltiples interlocutores.

Saber lo que te espera en una entrevista de trabajo en ronda

Muchas empresas entrevistan a sus candidatos entre dos o más personas. De esta manera pueden comparar impresiones y poner en perspectiva aquellas percepciones más subjetivas. Mientras uno habla o realiza preguntas, el otro puede observar de forma tranquila la actitud del candidato.

En el sector público o en instituciones similares un candidato puede llegar a tener que presentarse ante diez o quince personas. Entre estas personas suelen estar presentes representantes de los organismos oficiales o miembros del comité de empresa, ya que en estas instituciones todos tienen voz y voto en las decisiones de personal.

Los participantes de la entrevista: dirígete a tus interlocutores por su nombre

Si escuchas el nombre de tu entrevistador por primera vez cuando os presentáis, corres el riesgo de no entenderlo bien si él no es muy claro, lo que te puede llevar a una situación embarazosa. En ese caso deberías evitar dirigirte directamente a la persona, para evitar equivocarte.

Sin embargo, si te has preocupado de conocer los nombres antes de llegar a la entrevista puedes dirigirte a ellos directamente por su nombre en el momento del saludo. Esta es una muy buena forma de crear un ambiente positivo antes de haber empezado con la entrevista.

Para que no te pillen con la guardia baja, tienes que asegurarte de que sabes de antemano quién te va a entrevistar. Conoce los nombres de todos los que van a estar presentes y su función en la empresa. Puedes preguntarlo de forma educada el día que fijéis la entrevista.

Preparación intensiva de la entrevista

Precisamente en entrevistas de trabajo con más de un interlocutor la preparación es imprescindible. Plantéate de antemano en qué aspectos de tu carrera puede poner el foco la empresa, especialmente si tienes algún punto débil. Piensa en lo que te pueden preguntar, cuáles son los puntos de tu currículum que les pueden interesar y cuáles son tus habilidades para el puesto en concreto. Además, también debes llevar preparadas las preguntas que tú quieres hacer sobre la empresa.

Si llevas la base de la entrevista bien preparada, estarás menos nervioso y te resultará más fácil enfrentarte a varios interlocutores.

Dirigirte a los interlocutores: distribuye tu atención de forma adecuada

Aunque en este tipo de entrevistas las preguntas las suele plantear una única persona, es importante que también te dirijas al resto de los participantes. Ofréceles de vez en cuando una sonrisa: una cálida sonrisa será siempre bien recibida. Debes estar atento a la expresión corporal de todos los presentes, y si percibes algún gesto interrogativo o algún tipo de negación con la cabeza, pregúntate a qué se puede deber y si puedes, devuélveles el gesto.

Además, cuando se dé la ocasión puedes utilizar frases como: “Señor X, usted como ingeniero seguro que sabe…” Así puedes introducir el nombre de tu interlocutor.

La regla más importante de las entrevistas: se natural

Por supuesto, a nadie se le exige en una entrevista que se comporte como un showman que debe entretener a su audiencia. Lo importante es concentrarse en los interlocutores que están manteniendo una conversación contigo.

Escucha con atención y piensa antes de responder. Sólo cuando se consigue una charla cercana y la conversación fluye es posible hacer que los interlocutores que no hacen preguntas se involucren. Intenta comportarte de la forma más natural posible.

Después de la entrevista: escribe a todos los participantes una carta de agradecimiento

Si has pasado de ronda o si te han seleccionado, como candidato, no lo sueles saber hasta pasados unos días. El portavoz de la entrevista de trabajo no es necesariamente la persona con más influencia. Un método perfecto para que todos se queden con una buena impresión tuya es escribir una carta de agradecimiento después de la entrevista. Si han participado dos o tres personas, escríbeles de forma individual a cada uno.

Agradéceles su tiempo con un e-mail o con una carta de un par de frases haciendo referencia a lo mencionado en el encuentro, no importa si finalmente te contratan o no.

Ya que muy pocos candidatos no suelen aprovechar esta oportunidad, si lo haces, tienes muchísimas posibilidades de causar una mejor impresión. Escribe los correos de forma personalizada. Si después de la entrevista te han invitado a otra visita, a comer o a otra reunión, en el mail no te olvides de mencionarlo.

A pesar de que una entrevista con múltiples interlocutores realmente aumenta el estrés de los candidatos, se puede hacer bastante más llevadera con todos los consejos mencionados anteriormente.

de Angela Romera García