En España no solo existe el turismo de 'sol y playa', aunque es indiscutible que sea lo más popular. Hay muchas formas distintas de turismo - por ejemplo el enoturismo. También se llama turismo del vino y se trata de la cultura del vino, arquitectura del vino, paisaje del vino y del propio vino del hotel. Además, se habla del turismo gastrónomico que también afecta a la gastronomía local. Pero no solo se trata de probar vino, va mucho más allá. Es un estilo de turismo sostenible y de calidad.

Hablamos con el Director General del Hotel Abadía Retuerta LeDomaine Enrique Valero sobre la importancia del enoturismo en España y de su promoción. En 2018, su hotel fue declarado por los usuarios de TripAdvisor como Mejor hotel de España. 

El enoturismo sigue creciendo en España

¿Qué importancia tiene el enoturismo en España?  

Empieza  a ser relevante, aunque todavía nos queda mucho por desarrollar. Actualmente, el enoturismo está creciendo de forma sostenida y según datos de 2018, hay más de tres millones de enoturistas. Personalmente creo que todavía falta mucho por consolidar desde el punto de vista de la oferta y de cómo la comunicamos a los distintos tipos de enoturistas

 ¿En qué zonas? 

Actualmente está desarrollándose a nivel nacional en todas las zonas vitivinícolas, aunque son Jerez, Rioja, Ribera del Duero y Penedés(Cava) las que antes empezaron a comercializar la oferta enoturística de forma más profesional e incluyendo sus viñedos y bodegas en rutas del vino. 



 Mucho más que solo vino

¿Dónde hay todavía hueco para gente quiera invertir en esta línea? 

Hay un gran potencial y hay hueco en todo aquello que esté relacionado con la naturaleza, la historia, la gastronomía y siempre que se enfoque más desde un punto de vista experiencial que de producto.  

Es fundamental entender a nuestro potencial cliente y ver cómo lo que tenemos es algo que realmente le interesa. Siempre hay que pensar en una oferta global (comunicaciones, cercanía a grandes capitales) que cumpla con sus expectativas. Cuando hablamos de enoturismo, no nos referimos a enseñar la bodega de cualquier forma. Ese ha sido uno de los grandes problemas en España, que nació el enoturismo como una forma de promocionar vinos. Era como una herramienta de prueba y venta de producto más que como una experiencia en sí misma. Es en esta línea en la que hay profundizar y buscar propuestas diferenciadas. 

¿Qué hay que tener en consideración? 

En mi hotel lo hemos enfocado como un destino en el que todo aquel que se relaciona con nosotros en cualquiera de nuestras experiencias se ha de convertir en apóstol de Abadía Retuerta. Con esta visión, el resto del trabajo sale automáticamente y nuestra oferta está creciendo continuamente. 

En definitiva, cuando eres un destino la oferta debe ser lo más completa posible y no se ciñe exclusivamente a la de Abadía Retuerta Le Domaine, sino a la de la zona en general. Tenemos como  ventajas la cercanía de Madrid. Estamos a menos de dos horas en coche, a una hora en Ave de Valladolid. 



El boca a boca como mejor promoción para el enoturismo

¿Cómo se puede promocionar uno? 

La mejor promoción que tenemos es el reconocimiento de aquellos huéspedes o clientes que nos han probado ya sea como vino, restaurante, spa o alojándose en nuestro hotel de 5 estrellas. Es decir, que el boca a boca es lo que nos promociona más y el nivel de repetición de nuestros clientes es muy alto. 

¿Y cómo es vuestra promoción?

Nuestra oferta está orientada a ofrecer de una forma única el universo experiencial de una finca de 700 hectáreas y una abadía del siglo XII. Por ello, intentamos estar presentes en aquellos lugares a los que se dirige nuestro público objetivo. En este sentido, nos damos a conocer activamente a través de nuestro club en Madrid. Se llama The Craft y allí hay grandes marcas y aficionados al mundo del vino y la gastronomía de una forma personalizada para comprar. También pertenecemos a asociaciones que están muy enfocadas a promover la excelencia de nuestros vinos y nuestro turismo, como son Grandes Pagos de España, Círculo Fortuny, Confederación Vallisoletana de Empresarios, DirComPor otro lado, pertenecemos a  luxurynetworks como Virtuoso y asistimos a sus ferias y eventos. Y, por supuesto, somos muy activos en comunicación tanto digital como en soportes tradicionales. 

Una oferta grande en España pero poca coordinación

¿Qué ayuda hay a nivel oficial ICEX, ministerio. etc?

Hay distintas ayudas en ferias, su revista, promociones y sobre todo a través de las oficinas en países como USA, Alemania, México y las oficinas de Tour España. Sería deseable que hubiese mayor coordinación entre distintos organismos. Así se puede optimizar recursos y enfocar la promoción.

La oferta del enoturismo es mejor y más potente en España que en otros países vecinos. Pero el reto ahora es comunicarlo en lugar de comercializarlo sólo promocionándola por el precio y destruyendo valor. Falta mucha confianza, estructurar bien la oferta, coordinación y tiempo para que el enoturismo de España se sitúe al nivel que nos corresponde. Como dije en la entrega de premios de Mercados del Vino y la Distribución. “Tenemos más historia, naturaleza, gastronomía, tradición vitivinícola y arte en el recibir que nadie y esos deben ser nuestros signos distintivos”



Una estancia entre dos y tres noches

¿Qué hacéis vosotros exactamente?

Estamos obsesionados con que todo aquel que nos visita disfrute de todo lo que la naturaleza, la historia, la gastronomía y el vino nos han dado en este maravilloso rincón a orillas del Duero. Todo ello acompañado del mejor servicio posible es lo que compartimos con nuestros huéspedes y visitantes. 

¿Por qué habéis recibido el premio?

Creo que es un gran reconocimiento a una trayectoria muy consistente en la forma de entender qué es y cómo se debe gestionar el enoturismo en España. Poco a poco nos estamos convirtiendo en un referente a nivel mundial. Nuestra filosofía de trabajo es gestionar de una forma responsable la naturaleza. Está pensado para que nuestros huéspedes y visitantes sólo tengan que preocuparse de disfrutar de su tiempo con nosotros.

¿Qué vale un premio de este tipo a nivel promocional?

Mucho. Obviamente te da visibilidad a nivel sectorial y consumidor y da mucha a energía a todo el equipo para continuar pensando en cómo mejorar día a día para tener todos nuestros huéspedes y clientes siempre contentos y disfrutando de todo lo que ofrecemos.

 ¿A qué tipo de turista le gusta este tipo de vacaciones?

A los turistas les gusta la historia, la naturaleza, el arte y por supuesto el vino y la gastronomía. Suelen visitar una media de dos bodegas. Vienen tanto en pareja como en grupos para hacer la visita con cata. Dura entre dos y cuatro horas. Los turistas suelen utilizar casi todos los servicios del hotel como los restaurantes, las visitas a bodegas o el spa. La estancia perfecta según encuestas es entre dos y tres noches.



Cada vez hay más compras de vinos online

 ¿Qué nuevas tendencias hay?

En este momento, todo está relacionado con la experiencia o incluso más allá: la vivencia personal. El mundo del enoturismo va hacia la experiencia memorable y, por ello, cada visita es distinta. Nosotros hacemos el 100% de nuestras visitas particulares.  

¿A qué ferias vais y por qué?

Nos sumamos a las citas que organizan nuestros luxury networks como Virtuoso, Traveller Made, las del lujo como ILTM, y aquellas del vino de calidad como Wine Spectator ExperiencePeñín, Gourmet, Prowein, etc. Es decir, a las citas en las que está nuestro público objetivo o los agentes que entienden el mundo experiencial.  

¿Qué importancia tiene la venta online para vosotros? 

Ponemos al consumidor en el centro de nuestras decisiones y la compra online crece cada año. Nuestro objetivo es poner a disposición de nuestros clientes todos nuestros productos disponibles, incluido añadas históricas, y darles la oportunidad de personalizarlos. Además, al ser una bodega, hotel, restaurantes y spa, es importante poder mostrar en nuestra web el destino que es Abadía Retuerta LeDomaine y todas las experiencias y productos de los que puede disfrutar el huésped o visitante.