Un 61% de los españoles engordan durante el verano, de ellos el 31% aumenta 3 kilos. Casi ocho de cada diez entre los 45 y los 53 años engorda, de los 27 a los 35, los que más se cuidan, lo que deja pensar que padres en la vida familiar son más en peligro de engordar.




Nutritienda ha realizado una encuesta a 1.500 personas mayores de 18 años de toda España como parte de un estudio sobre los hábitos alimentarios de los españoles en verano. A todos los encuestados se les preguntó en primer lugar si durante el verano habían engordado, mantenían su peso habitual o si adelgazaban, a lo que el 61% de los encuestados contestaron que sí, que habían ganado peso, un 24% se había mantenido igual y solo un 15% declaró que había conseguido adelgazar. Por sexos, las mujeres parecen más preocupadas por no ganar unos kilos durante el verano que los hombres, un 53% de ellas engordan frente a un 69% de ellos. A todos aquellos que contestaron que habían ganado peso se les preguntó si sabían aproximadamente el peso que habían ganado, un 31% reconoció que fueron tres kilos.

1 kilo - 14%
2 kilos - 26%
3 kilos - 31%
4 kilos - 17%
5 kilos o más - 12%

Por edades, casi ocho de cada diez españoles que se encuentran entre los 45 y los 53 años engordan durante el verano (77,8%). Los que están entre 27 y 35 años parecen estar más preocupados por su físico y poco más de tres de cada diez de ellos suben de peso (34,5%).



18-26 años – 43,3%
27-35 años – 34,5%
36-44 años – 65,9%
45-53 años – 77,8%
54-62 años – 74,6%
+63 años – 68,8%

A todos los encuestados que reconocieron que habían engordado durante el verano se les preguntó si se pusieron a dieta cuando este acabó, el 68% reconoció que sí y en cuanto al tiempo que les había costado recuperar su peso ideal, la media fue de 2 meses. Con parte del verano todavía por delante, no está todo perdido, los expertos de Nutritienda han elaborado una serie de consejos que se pueden poner en práctica para evitar ganar unos kilos, aunque se esté de vacaciones:

Muevate - deporte ayuda a no engordar

  • Aprovechar la playa para dar un paseo, si puede ser con las piernas metidas en el agua para encontrar mayor resistencia, mejor.
  • Es el momento ideal para nadar en playas y piscinas.
  • En la montaña, lo ideal es disfrutar del paisaje haciendo rutas de senderismo y si nos va más el riesgo, optar por la escalada o la espeleología.
  • Bailar por la noche aprovechando los festivales y fiestas veraniegas. ¡Puede ser un ejercicio estupendo además de divertido!