de Ignacio Sánchez-León

En España se podría llegar a unos niveles de empleo sostenible en el sector de la construcción si los esfuerzos se dirigieran a rehabilitar y aislar debidamente las viviendas. De acuerdo a ciertas estadísticas, se cree que más del 60% del actual parque de viviendas no nuevas en España cuentan unos índices bajos de aislamiento energético y acústico.



Habilitar y aislar como motores del sector

Si la prioridad del ejecutivo y de las CCAA fuera luchar contra el cambio climático, una política dirigida a combatir las pérdidas energéticas de las viviendas españolas por medio de la rehabilitación, no sólo reactivaría el sector sino que además crearía empleo de calidad y sostenible.

Tenemos más de 2 millones de viviendas vacías. Por tanto, salvo ciertas excepciones, no se trata de crear más vivienda nueva para reducir el desempleo sino de rehabilitar las ya existentes para además cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de CO2 y hacer de esta industria una actividad sostenible con tecnología exportable.

Mejor precios con calculos de metros cúbicos

Alguna vez he preguntado (pero aún nadie me ha respondido con seriedad), por qué para mitigar la especulación en vez de tasar el precio del suelo por metro cuadrado (m2) no se hace por metro cúbico (m3). Obviamente, parece que no interesa por razones especulativas, aunque tal vez mi lógica apunte hacia otro lado.

El piso no debería ser la seguridad

El sueño de prácticamente cualquier español es la compra de su "pisito" y eso mantendrá en activo al sector por muchos años. ¿Por qué tanto empeño? Porque los españoles no tienen confianza en el sistema y en especial en el de las pensiones (agudizado además por el debate actual de su viabilidad) y apuestan como contrapartida por la adquisición como una fórmula segura de futuro. Obviamente esa desconfianza institucional nos sitúa en uno de los países europeos con mayores tasas de vivienda de propiedad frente al alquiler en la UE.




Mi teoría: si aumentara la confianza institucional y hubiera garantías de cobrar una pensión justa en el futuro , tal vez se invertiría la tendencia, habría un mayor porcentaje de alquileres, aumentaría la movilidad laboral y por tanto disminuiría también la especulación. ¡Pero eso parece que es mucho desear!