Los virus vienen muchas veces como emails desconocidos que abrimos con inocencia. Todos tenemos filtros de spam y aún así nos puede pasar.- Durante estas vacaciones, puede que necesites resolver algún tema de trabajo puntual y responder a correos electrónicos corporativos en remoto. ¿Cómo limitar el riesgo de infección de amenazas? Aquí tenemos siete consejos importantes.




7 consejos para no sufrir un email malo

  • No confíes en las redes WiFi públicas
  • Nunca podemos confiar plenamente en la seguridad de una red WiFi pública. Si algún dispositivo conectado está infectado con software malicioso, podría llegar a tu dispositivo a través de esta WiFi e incluso extenderse posteriormente a la red corporativa. Si necesitas enviar con urgencia un e-mail de trabajo, utiliza una conexión VPN o conéctate a través de tus datos móviles.

  • Utiliza conexiones VPN
  • Si sueles enviar documentos de trabajo desde tu propio equipo a través de una conexión WiFi o cableada fuera de la red corporativa, utiliza una red privada virtual (VPN). ¿Cómo funciona? Tu equipo se comporta como si se estuviera conectando desde la empresa. Solicita al administrador de TI su configuración. Otra alternativa cada vez más utilizada para las conexiones remotas es un Secure Internet Gateway (SIG), que protege los dispositivos al conectarse desde cualquier lugar, incluso sin VPN.



  • Haz una copia de seguridad de tus datos
  • Asegúrate de que todos los datos que necesitas para trabajar estén guardados en tu espacio de almacenamiento corporativo. Si trabajas como autónomo, cópialos en un disco externo que dejes en casa.

  • Nunca confíes plenamente en las páginas HTTPs
  • Los sitios web con el contenido cifrado (normalmente etiquetados con HTTPs y el icono del candado) no son completamente seguros. Aunque el cifrado mejora la privacidad, los ciber-delincuentes también lo utilizan para ocultar el malware. Descubrir un archivo malicioso oculto en tráfico cifrado sólo puede hacerse con las soluciones de seguridad más avanzadas que utilizan la inteligencia artificial o el aprendizaje automático. En la medida de lo posible, conéctate a páginas conocidas.

  • No trabajes desde dispositivos públicos de un cibercafé
  • Nunca deberías utilizar un equipo que no sea para trabajar. No envíes mensajes y documentos de trabajo desde los dispositivos públicos de un cibercafé. No conoces sus medidas de seguridad.


  • Utiliza sólo cuentas corporativas
  • Las políticas corporativas suelen establecer que todas las comunicaciones de trabajo se realicen a través de cuentas de la empresa, ya sea el e-mail u otra herramienta. Hay que pensarse dos veces utilizar cuentas personales. El correo electrónico sigue siendo un vector de infección muy importante. En la actualidad, una buena alternativa para comunicarse con compañeros, socios o clientes es el uso de herramientas de colaboración que utilizan mecanismos de cifrado y protección.



  • No envíes datos confidenciales a nadie

  • Esta regla es siempre válida, no sólo durante las vacaciones. Los e-mails fraudulentos que suplantan identidades de la empresa para obtener contraseñas o datos bancarios están muy extendidos. Mejor no compartir datos si no estamos plenamente seguros de la legitimidad del e-mail.