El salario mínimo interprofesional o SMI es la cuantía retributiva mínima o el valor del salario mínimo que recibe un trabajador por la jornada legal de trabajo, independientemente del tipo de contrato que tenga. En Holanda el está en 1600 euro brutos al mes, en España ha quedado fijado ahora en 950 euros al mes. A muchos esta seguna subida en poco tiempo les parece un escandalo. El malestar se crea sobre todo porque para el bienestar del trabajador el empresario tiene que renunicar ahora de parte de su margen y además organizar su negocio de manera más eficiente.

Un buen economista sabe que para el bien de una economía a largo plazo esto es una buena noticia, porque las empresas españoles tienen que competir fuera en calidad y precio. El impacto dentro de España es que menos gente se mueve al borde de la superviviencia, sino puede llegar más o menos bien a final de mes, o por lo menos mejor. Quizás ahora algunas empresas, sobre todos pequenas, tendrán ahora menos trabajadores, pero los que tiene tendrán un sueldo más digno. Importante es también el señal que da una economía tan desarrollada como es la española con este paso: "No somos un país "low cost". Producimos y diseñamos servicios y productos a precios sostenibles".

El Salario Mínimo es en realidad una cifra anual, que después puede dividirse en 12 o 14 pagas mensuales según el país en el que nos encontremos. En la tabla de la parte inferior y también en el ranking de de los distintos países, lo expresamos como 1.108,3 € al mes, es decir 13.300 euros al año, teniendo en cuenta que se consideran 12 pagas anuales, que es la división habitual del salario anual en la mayor parte de los países.

Por lo tanto, el SMI ha subido 58,3 Euros mensuales respecto al salario anterior, un 5,6%. Este incremento es mayor que el del IPC de 2019 que es del 0,8%, por lo tanto los trabajadores han ganado poder adquisitivo en el último año. Si miramos el ranking de SMI que publicamos, España se encuentra en el puesto 14 de los 97 de la lista.