Hay muy pocos jefes que no sean egocéntricos, que no quieren que sus empleados estén siempre de acuerdo con ellos, que les hagan la pelota. ¿Cómo tratar a ese otro tipo de personas? Explicamos en pocas palabras como sobrevivir a un egocéntrico.

Sobrevivir a egocéntricos

Todos hemos vivido esta situación. En una cena con amigos, uno de ellos entretiene toda la mesa. Es el más carismático, pero también necesita la cena como podio. Después de un rato, puede parecer un pesado o si es una mujer, también hay egocéntricas, una pesada. Los otros invitados reaccionan normalmente con un creciente silencio y en un momento dado la situación se vuelve vergonzosa. En una oficina hay que ser más listo y activo, porque las personas/jefes exigen siempre un feedback. Hay que estar atentos y ser participativos.


¿Cómo hacerlo?

Damos 7 reglas:

  • Siempre dar la sensación de escucharle.
  • Mírale a los ojos cuando te hable. Así señalas autoestima, pero al mismo tiempo respeto.
  • Cuando realmente tienes que trabajar y no tienes tiempo para escucharle, dile: "Perdona, pero necesito terminar este trabajo que me han dado ayer. Creo que es importante terminarlo a tiempo".
  • De vez en cuando es importante también contradecir a un egocéntrico, pero lo tienes que hacer con buen criterio, por ejemplo así: "Bueno, creo que también se puede hacer de otra manera, para obtener luego un resultado mejor y que además resulte más barrato".
  • A veces hay que decir sí a un egocéntrico, sin pensarlo. No duele.
  • Cuando viajas con un egocéntrico, intenta no estar a su lado, para no sentirte obligado a tener que hablar con él o ella todo el rato. Intenta reservar vuelos o billetes de tren en sitios separados con la excusa: "Perdona jefa, no había otra opción".
  • Con egocéntricos hay que mentir, no te preocupes.



¿Son las mujeres diferentes a los hombres en su egocentrismo?

Sí. Las mujeres normalmente son menos agresivas con su egocentrismo, más sutiles, pero también necesitan elogios, aprobación y quizás mucho más feedback positivo de sus empleados que un hombre. Ya lo sabemos de las parejas, y las jefas son también en general un poco así. Como en una relación, cuando exigen de su pareja el "te quiero". les gusta que el empleado le diga: "Es Usted muy competente o he aprendido mucho con Usted".

Sin embargo, da igual si es hombre o mujer, dos egocéntricos en una sala no es posible. Si eres egocéntrico y das con un jefe vanidoso tienes que ser cauteloso, porque el jefe siempre tiene el poder en sus manos. Con un egocéntrico hay que ser prudente en la oficina, al contrario que en tu casa, ya que les puedes enseñar la puerta si se pone demasiado pesado.