por Andres Fernando Tejero

Echelon es un sistema de espionaje global de todos los sistemas de comunicación e información: emails, llamadas (fijas y de celular), chats, faxes, blogs, internet, vigilados por una entramado de satélites, códigos, ejércitos de inteligencia y mucha lógica, matemática y sistemas computacionales. Es decir, se trata de la interceptación de toda clase de señales electrónicas y de comunicaciones, tanto como de los sistemas de comunicación oral.

La red tiene sus antecedentes. Originalmente, durante la Primera Guerra Mundial se implementó el sistema The Big Ear (La gran oreja), el cual, durante la Segunda Guerra Mundial da lugar al sistema denomina Ukusa, por las siglas de Inglaterra y de los Estados Unidos. A este sistema se unirían posteriormente Canadá, Australia y Nueva Zelanda, como un sistema centrado en el mundo angloparlante, como se aprecia. Pero hay más.




¿Quién y como nos espian?

En agosto del 1940 se creó el sistema Signit (Signals Intelligence) dedicado a todas las tareas de criptografía y criptoanálisis. Posteriormente, en 1945, el presidente Truman firmó un memorando confidencial que extendió las actividades de este sistema también para tiempos de paz. Y como consecuencia, en 1948 se creó el sistema Ukusa. Unos meses antes, en los Alpes Suizos, con el auspicio de Hayek,Friedman y Popper, entre otros, se creó la Sociedad de Monte Pelegrino, que sentó los cimientos del neoliberalismo, constituyéndose en la antesala del Consenso de Washington (1989 y años 90).

La red Echelon entró en operaciones al ciento por ciento en 1977 sobre la base de los desarrollos de la tecnología electrónica satelital y la implementación de sistemas de escucha y seguimiento. Con anterioridad –1964– se había creado la red Intelsat (Organización Internacional de Telecomunicaciones por Satélite), la cual, con su flota de 25 satélites, cae en manos privadas en 2001. La red Echelon opera gracias a las redes Inmersat (Interim International Maritime Satellite).Su potencial es inmenso. Una vez que detecta una comunicación que contiene palabras clave o ciertas combinaciones de estas, el sistema las monitorea y graba, etiquetándola y enviándolas, con un número clave, a distintos centros de análisis, según su origen y fecha. Luego, como se procede en toda Agencia, se transcribe, descifra, traduce y se guarda como un informe. La información no pesa.

¿Cómo funciona la red Echelon?

El sistema de espionaje consiste en un sistema de seguimiento de comunicaciones por medio de “sniffers” (rastreadores) y su posterior fltrado. Se identifcan palabras clave que están determinadas y alimentadas al mismo tiempo mediante grandes bases de datos que se denominan “diccionarios”. Mediante programas de reconocimiento de voz basados en inteligencia artifcial se filtran hasta 3.000 millones de mensajes por hora.

El presidente Obama, continuador de las políticas de Bush en este campo, ha justifcado la acción de espionaje por motivos de seguridad nacional. Pero el tema en realidad no es de Bush y/o de Obama. Es decir, no es un asunto de gobierno, lo es de estado. Y un eslabón central del Estado en E.U. es la NSA. Este es una de las maneras como operan, pero hay otras. Un ejemplo particular es una llave conocida como Nsakey que facilita una puerta trasera a la NSA para entrar y espiar a cualquier sistema operativo. Esta clave va adjunta al sistema Cripto API (Application Programmer´s Interfase) de Windows. Su función es validar el nombre de Microsoft y las firmas digitales de los nuevos programas que se quieran instalar.


¿A quién espía Echelon?

Las tareas de espionaje están claramente delimitadas en el interior de la red. En términos geográficos, las estaciones de la NSA se enfocan al continente americano; las estaciones inglesas lo hacen en Europa, África y Rusia; los australianos ayudan al espionaje en Asia septentrional (Sudeste, Pacífico Sur, Océano Índico); los servicios canadienses captan las transmisiones de Rusia, de América y de Europa del Norte, mientras que los neozelandeses tienen a su cargo el espionaje en el Pacífico Sur. Ello no da sino una idea muy general de la distribución geográfica del espionaje que realiza Echelon, puesto que existe una gran cantidad de "estaciones" en otros países.