Es una situación en la que nadie quiere estar: un buen día te llama tu jefe a su despacho y te dice con cara de preocupación que rescinden tu contrato. En muchas ocasiones, las empresas no consiguen que estas cosas no se sepan y se percibe lo que va a pasar. A veces, si el puesto de la persona no es clave, se le advierte con antelación que se busque otro. De esta manera, la empresa se ahorra la indemnización.



Qué estrategia seguir frente a un despido posible

La estrategia de muchos empleados es esperar el despido y con ello la indemnización. Esta estrategía es comprensible, sobre todo cuando la indemnización es importante por los muchos años que se ha trabajado en la empresa. Pero también es una estrategia peligrosa porque provoca muchos nervios a las dos partes y a veces es como wrestling: cada uno intenta agobiar hasta que el otro abandona la arena.

Despido procedente: ¿Cuáles pueden ser las razones?

La primera razón puede ser que la empresa necesite deshacerse de un empleado por razones económicas, sin que tenga que pagar indemnización. La segunda razón puede ser descontento por motivos personales, sin tratarse de un despido urgente.

También puede ser que no haya ninguna razón para rescindir tu contrato. Aunque, si tienes un contrato protegido contra el despido, por ejemplo, el empleador necesita un razón procedente para la terminación del mismo.

Las razones económicas pueden ser otra causa: por ejemplo, que los departamentos necesiten reducir costes de personal. Si el empleado deja la empresa por su propia cuenta, esta se ahorrará la indemnización.



Despedido por ser mejor que tu jefa o jefe

A veces ocurre que el impulso viene de una jefa mala o de un jefe celoso. Quizás haya diferencias personales entre tu jefe y tú desde el principio, quizás exista una mala química. Da igual cual sea el motivo, o si al final es la empresa quien te despide o eres tú el que se va, el resultado es que no tienes trabajo y te estás enfrentando a un cambio en tu carrera y a un cambio profesional.

¿Irse o quedarse?

¿Hay alguna diferencia, si terminas tú el contrato o simplemente esperas que tu jefe tome la decisión de despedirte? La diferencia reside en que cuando te despiden, normalmente cobras paro y una indemnización. Si te vas, porque tu lo decides, te vas sin nada y es mejor que tengas un plan en mente u otro contrato firmado. Sin embargo, en ocasiones es más sano irse sin cobrar, en lugar de sufrir mobbying. En cualquier caso, debe ser una decisión deliberada y consciente sobre si deseas renunciar al puesto o ser despedido con todas las ventajas.