puntos-debiles-entrevista-ejemplosCuáles son tus debilidades? Esta típica pregunta de entrevista de trabajo es tan oportuna como el turrón en agosto, así como también lo es su uso inflacionario. En serio: ¿Qué puede tener como resultado o respuesta? La mayoría de los candidatos se esperan una pregunta de este tipo así que son de esperar respuestas del tipo: “¿Mi mayor debilidad? El chocolate! Por lo que hago deporte dos veces por semana…

Lo único que puede concluir el gerente de recursos humanos con respuestas así es a) que el candidato/a sabe responder espontáneamente y de forma creativa o b) que el candidato/a lee buenas guías sobre cómo postular correctamente

Puntos fuertes y puntos débiles en la entrevista de trabajo

Pero no queda otra. La próxima vez que estés sentado/a en una entrevista de trabajo y se pregunten por tus debilidades, no será suficiente fruncir la frente y pensar en nosotros y en este artículo. Tendrás que contestar – de la forma más imaginativa posible.

Por lo que quedan tabú todas las respuestas del tipo:

  • "Soy un perfecionista."
  • "Trabajo demasiado."
  • "No tengo puntos débiles."

Es relativamente obvio el por qué los reclutadores responden tan negativamente a la última respuesta. Las otras dos frases se publocaron alguna vez en una guía de solicitudes de empleo para dummies y se han reproducido como conejos en primavera desde entonces. Desgraciadamente.

La impaciencia también es una debilidad – incluso si suele ser vendida una y otra vez como punto fuerte camuflado siguiendo esta lógica: los que quieren llegar a la cima laboral exitosamente, se distinguen de los demás por el hecho de que consiguen llevar hechos y proyectos hacia delante y no se detienen mucho tiempo a pensar en ello. La paciencia no suele ser un punto fuerte en este tipo de personas. ¡Pero eso son tonterías!

La impaciencia viene a ser una de las mayores debilidades, ya que a menudo se correlaciona con ambiciones exageradas y ambas cosas han hecho fracasar a muchos talentos aspirantes. Una actitud de “Yo-todo-ahora” simplemente crea “tipos instantáneos” que quieren demasiado y todo a la vez, aún no estando debidamente preparados para ciertas tareas. No se pueden completar tres años de experiencia en uno. Sigue siendo la práctica que hace la perfección.

Se requiere paciencia para llevar a cabo un proyecto difícil, por no hablar de dirigir a otras personas. Poder esperar puede llegar a ser incluso una virtud. Algunos problemas se resolverán por sí solos o descubrirán informaciones e ideas que permitirán una mejor solución a medida que pasa el tiempo. Además, no hay nada más frustrante que subir la escalera laboral a ritmo de maratón y darse cuenta en la cima de que uno ha subido por la escalera equivocada.

Así que olvídate ya de estas frases. Quien responda así, no convencerá a nadie. Quien trabaja demasiado, probablemente tenga problemas con la gestión de su tiempo o no tiene vida privada; el perfeccionista, sin embargo, solamente revela una cosa: es tan perfeccionista que ni siquiera puede dar la cara en respecto a sus debilidades, así como tratarlas de manera constructiva. Muchas gracias, y que pase el siguiente.

Básicamente, es muy conveniente y útil llegar a un – por así decirlo – acuerdo con tus puntos débiles y tratarlos honesta y eficazmente, lo cual no significa estar constantemente trabajando en tus debilidades. Eso puede ser igual de malo. A menudo lo más prudente es dejar que las debilidades sigan siéndolo y enfocarse en reforzar las fortalezas de cada uno.

Todos tenemos debilidades. Hacer como si no las tuvieses, no es sólo insincero – nadie te va a creer. Y una empresa que se niega a contratar a alguien que reconoce sus puntos débiles, no merece contratar a esa persona tampoco. Pero eso es otra historia…

Consejos para jefes de personal:

Si perteneces ese tipo de administradores de recursos humanos a los que les sigue gustando preguntar “¿Cuáles son tus mayores debilidades?” – tenemos una alternativa más moderna, que creemos revela más sobre la personalidad, el compromiso y la voluntad del solicitante:

"Hábleme de una situación que usted resolvió en su previo puesto de empleo, de la que cree que otra persona en su misma posición no la hubiese conseguido resolver."

Ejemplos de buenas respuestas a la pregunta sobre sus puntos débiles:

Lo que realmente se esconde tras la pregunta sobre tus debilidades es averiguar si eres honesto y auto-crítico. Por supuesto y como ya concluimos anteriormente, hay incontables ejemplos y recomendaciones de buenas respuestas a esta clásica pregunta. Pero por lo general, siempre se llega a la misma conclusión:

Honestidad junto a buenas intenciones.

Es decir, admite una debilidad, pero explica también la haces frente de forma constructiva.

Aquí puede encontrar algunas respuestas ejemplares:

Me cuesta hablar delante de un público. Me pongo muy nervioso a menudo y me siento incómodo. Pero estoy trabajando en ello, ya que me he apuntado a un curso que me prepara específicamente para este tipo de situaciones.

Esta debilidad solamente es un problema si se tendrás que enfrentarte a menudo a un público en tu nuevo puesto de trabajo – siendo portavoz o encargado de prensa por ejemplo. Si esta situación solo se presenta de vez en cuando, es decir en reuniones internas de la empresa etc, la desventaja es limitada. Y si encima dices que estás asistiendo a cursos de retórica o seminarios sobre técnicas de presentación, tu debilidad dejará de ser un problema del todo, ya que supondrá un aumento de tu capacidad de comunicación.

Me cuesta sostener mi opinión frente a un grupo grande – especialmente si tengo que defenderla frente al resto. Es por eso que suelo buscar compañeros a los que pueda convencer a solas previamente y que luego me apoyen más adelante.

Sinceramente, esto no es perfecto y se puede convertir en un problema de verdad en casi cualquier posición. El ser tajante y afirmativo es desde luego algo que se espera de futuros líderes. Pero sinceramente: ¿No es siempre lo mismo para todos, nosotros contra el resto del mundo? ¿¡Para que se tiene compañeros y un equipo?! Quien consigue convencer a su equipo de antemano, no estará solo frente a un grupo mas grande. Esto es una prueba del pensamiento lógico - a pesar de su debilidad. Y quien sepa convencer a sus compañeros probablemente tenga buenos argumentos y tal vez sólo necesita un poco de entrenamiento retórico…

Trabajo maravillosamente en equipo, pero para ser creativo y poder desarrollar nuevas ideas, necesito tranquilidad, por lo que me suelo retirar a trabajar y pensar a solas. Naturalmente, luego me gusta discutir el resultado con otros compañeros y manejo bien las críticas constructivas.

Esto puede ser una debilidad y probablemente no siempre esté bien recibida por tus compañeros de trabajo. Pero la creatividad no se deja prescribir y todo el mundo necesita un entorno diferente para poder desarrollar ideas. Pero es un problema solucionable: modelos como un día Home-Office o horarios fijos en los que se pueda trabajar a solas, no significan una interrupción inmediata de la paz laboral. Seguramente ya hayas trabajado con algunos de ellos en trabajos y proyectos anteriores. ¡Comparte tu experiencia! Así quedará claro que no eres un solitario, sino que sabes jugar bien en equipo, aún teniendo períodos ocasionales de cuarentena mental.

Tengo algunas debilidades como: xxx yyy, zzz. Pero francamente invierto toda mi energía en mis puntos fuertes e intento centrarme en optimizarlos, de esta manera u otra etc.

Esta respuesta es valiente y sinceramente bastante delicada. De ninguna manera debe sonar como si fueses demasiado arrogante para reconocer o hablar sobre tus debilidades. Por lo tanto, es conveniente nombrar algunas debilidades. El punto crucial es que des a reconocer que fija tus prioridades correctamente: no inviertes tiempo y energía en tus debilidades, que lo más probable es que sigan siendo debilidades, sino que amplías tus talentos y fortalezas. Esto no solamente es bastante inteligente, también demuestra fuerza de voluntad y carácter. Eso sí, para que no sean palabras vacías, es importante tener pruebas contundentes que demuestren como estás trabajando mejorar tus virtudes.

de Jochen Mai, Charlotte Titze Sanchez