Curriculum Vita, curriculo escasoEl currículo, también conocido como Curriculum Vitae, es una parte importante de toda solicitud de empleo. Da igual que sea por correo electrónico, por correo postal o por un sistema de solicitud en línea: la visión de conjunto de la experiencia profesional forma parte obligatoriamente de la solicitud y, en contraposición a la carta de motivación, se leerá prácticamente por completo. Un currículo tabulado es obligatorio, la carta de presentación es opcional. Pero, ¿qué hacer si la experiencia profesional hasta ahora consiste sólo en un currículo escaso? En ese caso, al responsable de Recursos Humanos le surgen dudas rápidamente sobre la competencia y la experiencia del aspirante. La solución: resaltar de forma inteligente el currículo escaso...

Currículo escaso:¡Nada de cuentos!

¿Un currículo escaso? Así se rellena. Según la situación de partida, adornar un currículo escaso puede exigir tiempo, energía y creatividad. Al fin y al cabo, de los recién licenciados no se espera un currículo tan extenso como de los profesionales con experiencia; sin embargo, debería haber más cosas que la selectividad y los estudios.

Si bien la búsqueda de contenido apropiado puede ser difícil, los aspirantes no deben alterar la verdad. Las formulaciones positivas son legítimas; en cambio, inventarse trabajos, prácticas en el extranjero u otras actividades y puestos ventajosos, no.

Por suerte, tampoco es necesario llenar el currículo de puestos inventados. Así, los aspirantes pueden, por ejemplo, resaltar más su trabajo como voluntarios, sus aficiones y sus fortalezas personales y pasiones.

Aquí se muestran algunos puntos con los que puedes mejorar un currículo escaso:

  • Trabajo como voluntario en organizaciones o en proyectos sociales
  • Perfeccionamiento y ampliación de estudios, también de forma autodidacta
  • Disciplinas exóticas, cursos adicionales y proyectos prácticos
  • Blogs y otras publicaciones (profesionales) en los que escribas
  • Proyectos de programación y aplicaciones en las que trabajes

Uno de los requisitos para integrar los elementos con éxito es que todos los puntos deben mostrar relación de alguna forma con el perfil profesional al que se aspira, además de completarlo. Para saber si esto se aplica a las cualificaciones mencionadas, hazte esta simple pregunta:

¿Esta experiencia/competencia me hace más atractivo a los ojos del empleador?

En caso de que la respuesta sea "sí", adelante. En caso de que no, sigue buscando. Por el contrario, inflar el currículo de manera innecesaria no te hace mejor candidato para el puesto.

Resaltar el currículo: consejos para la integración

Una vez que has reunido todos los puntos con valores complementarios, estos se deben integrar en el currículo. Por lo general, el trabajo como voluntario y otras actividades deben listarse en un único punto. Como en esta típica estructura de currículo:

Currículo escaso

El inconveniente de esta estructura típica es que no hace que la experiencia profesional sea realmente impresionante. El trabajo de voluntariado adicional es más visible así; sin embargo, la relación directa con el perfil del puesto al que se aspira o con la cualificación profesional puede seguir siendo poco clara. Además, puede causar una impresión extraña que la lista de las cualificaciones adicionales al final sea más larga que la experiencia profesional.

Resaltar el currículo: muestra sus puntos fuertes

Si se postula con un currículo en línea, puedes aplicar, además, estas estrategias: aquí se pueden incluir también enlaces a trabajos, un blog relacionado con la temática o aportaciones a publicaciones. Si se postula por escrito (por correo electrónico o postal), también puedes cubrir y mejorar los puntos añadidos mediante referencias apropiadas y cartas de recomendación.

Las referencias y las recomendaciones sinceras pueden tener más valor que los certificados formales y ayudar así a una experiencia profesional escasa.
Por lo tanto, te hacemos un par de propuestas en lo que se refiere a las cartas de recomendación y de confirmación:

  • Ponte en contacto con la dirección de la organización o institución social con la que colaboras y pide que se confirme tu colaboración por escrito. En el mejor de los casos, recibirás una carta de recomendación en la que serán visibles tus puntos fuertes y tus habilidades sociales.
  • Habla con los responsables de formación para los que trabajas. La solución más sencilla es una confirmación de tu capacidad de aprendizaje, que es, naturalmente, una recomendación con referencia profesional.
  • Habla con tus clientes (si tienes actividades secundarias). Si estos están satisfechos con tu trabajo, quizá recibas uno o más comentarios elogiosos.
  • Pero en todos estos casos se aplica lo mismo de siempre: Todos los excesos son malos. Tanto a la hora de resaltar el currículo como a la hora de completarlo con cartas de recomendación, deberías concentrarte en lo que es relevante para el puesto que solicitas. Y sólo eso. Un currículo exageradamente vistoso no parece impresionante, sino poco creíble. Y, por otra parte, demasiados certificados desvalorizan cada uno de ellos.

    Por lo tanto, lo escaso quizá no es lo mejor, pero menos puede ser más.