Con la integración de las nuevas tecnologías en la mayoría de los procesos de negocio de las empresas, muchos perfiles laborales también están evolucionando para adaptarse a la nueva era digital: uno de ellos, el de contable.

El contable vive muchos cambios

Dentro del mundo de los negocios, concretamente la contabilidad está cambiando muy rápidamente, siendo completamente distinta su gestión a la de hace 10 años. En algunos casos, la evolución puede realizarse de forma más rápida y, en otros, se trata de una transición gradual.



Independientemente, el cambio es una oportunidad y las compañías obtendrán más valor de sus contables si los ven menos como administradores financieros y más como consultores con conocimiento especializado y profundos conocimientos operacionales y estratégicos. Los contables y las empresas dispuestas a aceptar este cambio estarán a la vanguardia del futuro liderazgo empresarial, mientras que aquellos que se resistan corren el riesgo de quedarse atrás.

4 nuevos campos para el contable

  • Ir más allá de los libros de cuentas:
  • Con una visión clara de las ganancias, pérdidas y gastos operacionales de una empresa, los contables deden adquirir una visión panorámica del negocio para ver qué estrategias de crecimiento están funcionando y cuáles no. Este punto de vista a menudo se subestima dentro de las empresas para las que trabajan, pero los contables pueden ser una fuente fantástica de información y conocimiento.



  • Reconvertir los procesos de negocio actuales para lograr el éxito del mañana:
  • A la hora de gestionar una pequeña o mediana empresa, el hecho de que las cuentas funcionen correctamente permite aprovechar nuevas oportunidades para mejorar e impulsar el valor de la compañía, y la innovación tecnológica juega un papel primordial.

    Un uso más amplio de los sistemas basados en la nube puede mejorar drásticamente los procesos e impulsar la eficiencia. A medida que el teletrabajo se convierte en una práctica común, la contabilidad en la nube permite al personal trabajar sin interrupciones y sin importar su ubicación. También se puede acceder a los informes en los dispositivos móviles para hacer actualizaciones instantáneas, a las cuales responder de inmediato. Además, contar con una base de datos maestra evitará la duplicidad, lo que permite una colaboración perfecta que reducirá el tiempo invertido en solucionar problemas y aumentar la productividad.

  • Adoptar la contabilidad aumentada e inteligente:
  • Muchos contables ya han cambiado significativamente la forma en que abordan su trabajo, pero es necesario dar un paso más. En este punto, la tecnología con aprendizaje automático o capacidades "inteligentes" puede ser la respuesta. Gracias al uso de la automatización y la capacidad de trabajar en cualquier lugar y en cualquier momento, aproximadamente el 66% de los contables invertirían en inteligencia artificial.



    En un primer momento, el aprendizaje de nuevas habilidades para los contables y sus empresas requerirá cierta inversión, más si se tiene en cuenta que sólo el 39% de ellos son early-adopters. Sin embargo, con la vista puesta en el futuro, estos desembolsos en dinero y tiempo arrojarán resultados muy valiosos en el futuro, y es que los contables respaldados por la última tecnología estarán mejor preparados para la transición al entorno digital, que va más allá de los balances y libros de cuentas, y ofrece la oportunidad de impulsar el crecimiento de los negocios y su desarrollo futuro.

  • Estar prevenidos ante las disrupciones:
  • “Se trata de una perspectiva intimidante para algunos y emocionante para otros. Respecto a cómo pueden los contables seguir el ritmo del cambio y convertirse en un valor incalculable para la empresa hay que tener en cuenta que el futuro de la contabilidad radica en la innovación tecnológica y la mejora de la productividad, pero también en la capacidad de proporcionar orientación y consultoría, más allá de sus competencias tradicionales”, afirma Jennifer Warawa, EVP de Partners, Accountants & Alliances de Sage. “La innovación tecnológica en el campo de la contabilidad puede reducir significativamente la administración y permitir que el personal use el tiempo para llevar a cabo tareas estratégicas que puedan impulsar los resultados y, en definitiva, las cuentas de las empresas”, concluye.