Saber ignorar los clichés es positivo, pareja, biracial, interacialSaber ignorar los clichés es positivo. ¿Tienes prejuicios? La pregunta no es nada extravagante, aunque consideras tener una mente abierta. La mayoría de nosotros recurrimos regularmente al pensamiento estereotipado, incluso esto ocurre a menudo inconscientemente. Sin embargo, el problema sigue siendo que los clichés reflejan la realidad sólo de forma simplista, por lo que es mejor no hacer caso a ellos...

¿Por qué tan a menudo clasificamos a personas o hechos con criterios poco flexibles?

Un jefe, un compañero, un amigo, una madre, el cónyuge, un cliente... Las personas que pasan por nuestra vida acaban siendo catalogadas en función de nuestra percepción de ellas, una percepción basada en una opinión prefabricada muchas veces.

La mentalidad debe ser amigable, motivada y comprometida, pero no demasiado estricta. Por ejemplo, de los amigos esperamos asesoramiento y apoyo, del cónyuge esperamos atención y cuidado.

Para cualquiera categoría de personas, aún cuando todavía no hayamos mantenido un contacto personal con ellas, tenemos en nuestra cabeza unos estereotipos que afectan a nuestra percepción y comportamiento. Pero el motivo por qué hacemos esto, es decir encasillar a las personas en patrones de pensamiento que no son ciertos, sin confirmar y estereotipados. La respuesta es muy sencilla: porque es más fácil.

Todo el mundo siente la necesidad de comprender su entorno y - si es posible - de controlar. Si no somos capaces de clasificar a nuestro medio ambiente, empezamos a sentir incómodo. Cajones de pensamiento son, por tanto, no es más que una simplificación de la realidad, que es hacer que sea más fácil para nosotros clasificamos otros.

Pero, naturalmente, como sucede cuando simplificamos no nos damos cuenta de la importancia de otros factores. Por esta razón, uno debe abstenerse de querer siempre encasillar a las personas de su alrededor dentro de unos límites estrechos. Casi nadie puede cumplir con todas nuestras expectativas, y juzgar sin conocimiento es simplemente erróneo o al menos incompleto.

Saber ignorar los clichés es positivo

Romper el patrón del encasillamiento es difícil. Durante un largo período, para muchos se ha convertido en un hábito que se puede evitar con mucha dificultad. Resulta muy cómodo, no tener que razonar y esforzarse en pensar. Lo que hacemos es simplemente confiar en lo que pensamos que sabemos. Por desgracia, uno hace mucho a los demás y acaba perjudicándose a sí mismo también. En fin, éstas son unas de las ventajas de saber renunciar al pensamiento estereotipado y saber olvidar los clichés simplones.

  1. Eres un modelo para los demás

    Es una cosa buena aconsejar a otros que se abstengan de proferir prejuicios y de no pensar constantemente en los estereotipos. Si incluso puedes ajustar tu pensamiento estereotipado, te puedes convertir en un verdadero modelo que otros puedan imitar.

  2. A menudo los prejuicios te daña a ti mismo también. Cada forma de credibilidad se pierde. Un persona, que es un ejemplo para los demás, progresa, no sólo muestra que es posible romper los prejuicios, sino que también puede ayudar en desencadenar una tendencia positiva en los demás.

  3. Vas a hacer nuevos amigos

    A la hora de hacer nuevos contactos, basarse en patrones de pensamiento preexistentes, puede afectar negativamente el desarrollo de la relación. Tal vez nos damos a las personas ni siquiera la oportunidad que se merecen.

    Alejándote de los clichés puedes entablar nuevas amistades más originales, y te abrirás a la oportunidad de encontrar a nuevos amigos, tal vez descubriendo que compartís puntos de vista similares.

  4. Serás más auténtico

    El prejuicio funciona por igual en ambas direcciones: incluso tienes la sensación de tener que encajar en una casilla para cumplir con las expectativas sociales. Se trata de complacer a todo el mundo. Por lo general, la personalidad de cada cual no cabe en una casilla.

    Liberarse de los estereotipos, al mismo tiempo, ayuda para desvincular de las expectativas que los demás tienen sobre ti, y te puede ayudar a ser más auténtico.

  5. Desarrolla enfoques más abiertos cara los problemas

    Los límites de nuestro propio pensamiento representan una clara limitación de nuestros horizontes. Ahora bien, si rompemos los límites podemos abordar la vida con un sentido más creativo. Así que, las soluciones van a salir a la luz a lo mejor porque antes no encajaban en la plantilla prefabricada en nuestra cabeza.

de Silvia Mingarelli