boda... si creemos una encuesta de una universidad religiosa. Casi el 80% de los menores de 35 años que convive piensa casarse, aunque las parejas dependen de la situación económica para hacerlo, según un estudio de la Cátedra Amoris Laetitia, de la Universidad Pontificia Comillas.

Casi ocho de cada diez menores de 35 años que conviven tiene planeado casarse. Casi el mismo porcentaje (79%) de personas de esa edad que no conviven, también quieren contraer matrimonio. El problema de que muchas parejas retrasen el momento de la boda no es la comodidad, la falta de compromiso o el temor al fracaso, sino que es la economía y el empleo: el 40,3% considera que son los motivos económicos el principal factor del que depende que se puedan casar, porcentaje que se eleva hasta el 53,8% entre jóvenes de entre 18 y 24 años.



Estos son algunos de los datos que se extraen de la Encuesta Nupcialidad e Itinerarios de Pareja realizada por la Cátedra Amoris Laetitia. Dicha cátedra es parte del Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia Comillas, patrocinada por la Fundación Casa de la Familia y cuenta con el apoyo de la Iglesia de Madrid.

Crecen las familias monoparentales

A pesar del crecimiento de las familias monoparentales, el estudio revela que la pareja es una forma social básica en las vidas de los españoles. De hecho, el 73% de la población tiene pareja. La pareja es un actor social crucial en toda la organización de la sociedad. Todas las parejas tienen inflexiones y umbrales que les hacen converger con los matrimonios: casi dos tercios o más de los encuestados consideran que sí. Hay un suceso que destaca por encima de los otros: el 72,8% de la población considera que el tener hijos es importante a la hora de que una pareja sea como un matrimonio.

Hay un matrimonio social que toma distintas formas jurídicas o informales. La pareja de hecho registrada es una opción muy minoritaria, el 1,6% de los encuestados, aunque el 62,2% señala que ser pareja de hecho inscrita da mayor seguridad jurídica a la pareja y facilita la relación con la Administración, las escuelas, o los centros sanitarios. Además, casi la mitad de las parejas convivenciales estables que no se registran como parejas de hecho (49,1%) no lo ven necesario. De ellas, casi 3 de cada 10 tampoco querrían casarse (31,1%).



El estudio arroja otro dato: ocho de cada diez personas casadas están “plenamente” o “bastante” seguros de que su matrimonio es para toda la vida (82,9%), y casi 5 de cada 10 no tienen ninguna duda. Aunque, en general, las dificultades económicas provocan dudas respecto a la duración matrimonial, los casados católicos o cristianos son los que más seguros están de su matrimonio (casarse por la Iglesia está relacionado con una mayor seguridad en la durabilidad de la unión) y quienes conviven previamente a casarse, tienen menor seguridad que su matrimonio será para siempre.