de Andrés F. Tejero González

En el siglo XXI hemos visto como han fracasado ideales políticos y económicos en países como la antigua Unión Soviética o cómo se han adaptado otros países de mejor o peor forma a una realidad que impone un mercado capitalista. Ha llegado el momento de enfrentarnos a decidir que es más importante en un modelo asumido a nivel mundial, los países europeos poseen unos servicios públicos de salud, infraestructuras y sociales que no poseen otros países como EEUU o China, por ejemplo. Ahora aparecen grupos que muestran su indignación como la denominada “Spanish Revolution”, movimientos anti-globalización y otros con la situación actual, pero que no ofrecen soluciones y creo que ha llegado el momento de tratar de aportar ideas y soluciones para ellos de forma creativa.

China practica un capitalismo salvaje

En países como China bajo la máscara del partido comunista se oculta un capitalismo salvaje, con bajos salarios y negando derechos que se asumen como normales en el mundo occidental como la democracia. Para poder comprender que ocurre actualmente y la posible evolución de los mercados financieros, hay que aclarar algunos temas:

La GLOBALIZACIÓN como medio de enriquecerse de los más débiles

La teoría clásica del comercio internacional tiene sus raíces en la obra de Adam Smith que plantea la interacción entre comercio y crecimiento económico. Según los principios establecidos en sus obras, los distintos bienes deberán producirse en aquel país en que sea más bajo su costo de producción y desde allí, exportarse al resto de las naciones.

Adam Smith tenía razón

Por tanto, define la denominada “ventaja absoluta” como la que tiene aquel país que es capaz de producir un bien utilizando menos factores productivos que otros, es decir, con un coste de producción menor. Defiende además el comercio internacional libre y sin “trabas” para alcanzar y dinamizar el proceso de crecimiento económico, y este comercio estaría basado en el principio de la “ventaja absoluta”.

Asimismo, aboga por favorecer la movilidad internacional de los factores productivos. En pocas palabras, se destruye el empleo en los países occidentales y se explota a los países con menores salarios, un pensamiento válido para las colonias del Imperio Británico pero no ético ni justo con las personas. Pero también Adam Smith en su obra “La riqueza de las Naciones” apunta que habría conflictos si los trabajadores eran mal pagados por los dueños de las fábricas.

La mentira del dinero

Naturalmente, el dinero que fue usado en sus inicios, en tiempos remotos, no fue como hoy lo conocemos. Distintas civilizaciones adoptaron distintos bienes para suplir con ellos la función de dinero: alimentos, conchas, metales, plumas, piedras preciosas, etc..

Con el paso del tiempo, el oro y la plata fueron ampliamente usados como dinero debido a que su valor es aceptado mundialmente, y también debido a la facilidad de transporte, a las ventajas de la conservación, etcétera. Para garantizar o certificar que un trozo de metal o moneda contenía una cierta cantidad de oro y/o plata, se comenzó la acuñación, a modo de garantía o certificación, por parte de entidades reconocidas y respetadas (reinos, gobiernos, bancos), que avalaban el peso y la calidad de los metales que contenían.

Hay que repensar el capitalismo

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, los aliados establecieron un nuevo sistema financiero en los acuerdos de Bretton Woods, en los cuales se establecía que todas las divisas serían convertibles en dólares estadounidenses y sólo el dólar estadounidense sería convertible en lingotes de oro a razón de 35 dólares por onza para los gobiernos extranjeros.

En 1971, las políticas fiscales expansivas de los EE.UU., motivadas fundamentalmente por el gasto bélico de Vietnam, provocaron la abundancia de dólares, planteándose dudas acerca de su convertibilidad en oro. Esto hizo que los bancos centrales europeos intentasen convertir sus reservas de dólares en oro, creando una situación insostenible para los EE.UU. Ante ello, en diciembre de 1971, el presidente de EE.UU., Richard Nixon, suspendió unilateralmente la convertibilidad del dólar en oro para el público y devaluó el dólar un 10%. En 1973, el dólar se vuelve a devaluar otro 10 %, hasta que, finalmente, se termina con la convertibilidad del dólar en oro también para los gobiernos y bancos centrales extranjeros.

Se ha olvidado el sentido real del dinero

De hecho, el dinero es resultado de un pacto social, donde todos aceptan entregar sus bienes o servicios a otros, a cambio de los símbolos monetarios (billetes, monedas, etc.); por lo tanto, el respaldo del dinero es la suma de los bienes y servicios de la población; o sea, el Producto Interno Bruto o PIB. Este pacto se basa en el mismo que los mercados y es la confianza.El Gobierno debe impedir que el agregado monetario sea superior al PIB para sostener su valor. Sin embargo, el gobierno puede optar por imprimir más billetes que derivaría en inflación y la devaluación de su moneda, como una manera de financiarse.

¿Los bancos son necesarios en el capitalismo?

La Orden de los Pobres Caballeros de Cristo, comúnmente conocida como los Caballeros Templarios o la Orden del Temple fue una de las más famosas órdenes militares cristianas. Esta organización se mantuvo activa durante poco menos de dos siglos. Fue fundada en 1118 por nueve caballeros franceses liderados por Hugo de Pavens tras la Primera Cruzada. Su propósito original era proteger las vidas de los cristianos que peregrinaron a Jerusalén tras su conquista. No sólo supieron crearse todo un sistema de mercado, sino que se convirtieron en los primeros banqueros desde la caída de Roma.

Y lo hicieron a sabiendas de la escasez de moneda en la vieja Europa y ofreciendo en sus tratos intereses mucho menos usurarios que los ofrecidos por los mercaderes judíos. Así pues, crearon libros de cuentas, la contabilidad moderna, los pagarés e incluso la primera letra de cambio. En esta época pesaba mucho la idea de transportar dinero en metálico por los caminos, y la Orden dispuso de documentos acreditativos para poder recoger una cantidad anteriormente entregada en cualquier otra encomienda de la orden. Solamente hacía falta la firma, o en su caso, el sello. Es decir de nuevo la confianza que es necesaria en la economía de mercado.

Existe un caso actual y llamativo en la economía moderna, los chinos residentes en España no utilizan los bancos y obtienen financiación de su familia y amigos en base a la confianza, que son devueltos sin interés alguno. Sin embargo en China hay bancos muy poderosos, ¿Cómo pueden tener clientes si esto es así?

Los paraísos (fiscales) pueden convertirse en un infierno

Una colonia en la que su economía se basa en el sector servicios, implica la necesidad de importar prácticamente todo y supone una debilidad para cualquier territorio, ya que si existen huelgas de transporte, conflictos u otras circunstancias puede suponer escasez en alimentos, combustible y otros bienes de consumo.

Pero el mayor atractivo de Gibraltar, para quienes deseaban evadir divisas o simplemente blanquear dinero eran sus bancos, eso hizo que los bancos gibraltareños acumularan una gran cantidad de dinero. Pero existe algo que a mí, que no soy experto en banca ni economía y que me encanta ir a Gibraltar a comprar tabaco y bebidas, me llamó mucho la atención: Gibraltar utiliza un dinero (Libras gibraltareñas) que solo tiene valor en Gibraltar y me pregunté: ¿Qué ocurre si se quiere sacar en efectivo la totalidad de libras de los depósitos en los bancos gibraltareños? ¿Se haría con libras esterlinas británicas o gibraltareñas? El cambio es 1:1 pero su valor está restringido a Gibraltar. Podrían hacerlo en euros pero no poseen tantos. Quizás si consideramos que la economía es un juego, ese sea el motivo por el que tienen sede en Gibraltar las mayores compañías de juego online(como empresas de apuestas o el casino online 888) o porque la elite social gibraltareña sean judíos ashkenazies.

El capitalismo: “In GOD we trust”

Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, dirigida invariablemente al mismo objetivo, evidencia el designio de someter al pueblo a un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, derrocar ese gobierno y proveer de nuevas salvaguardas para su futura seguridad y su felicidad. Dios y el dinero no tienen nada que ver, como decía Jesucristo: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, personalmente pienso que aparecer la palabra Dios en el dinero no es más que para crear falsa confianza en el pueblo norteamericano que posee gran fervor religioso.



Cuando se estableció el dólar como moneda de cambio internacional a nivel mundial y posteriormente se canceló unilateralmente por parte de Estados Unidos su conversión a oro, los Estados Unidos eran conscientes que eso les suponía una posición de ventaja única a nivel mundial.

Pero también podría darse la esperanza que las Naciones Unidas se convirtieran en un sistema democrático (sin ningún país con derecho a “veto”) y con un Banco Mundial con moneda propia para el comercio internacional(bitcoin). Pero con el problema de qué hacer con tantos dólares. También hay que tener en cuenta que los procesos de producción se automatizan más y más, es decir, se elimina la necesidad de mano de obra y se crea desempleo. En el presente, la situación económica de los mercados es que se está acaparando oro, plata y otros bienes con liquidez (p ej: China compra cobre). Se encarecen las materias primas y vivimos tiempos difíciles.

Pensar en el bien común

Mi respuesta, no se si será la mejor o no, para la “Spanish Revolution” es simple: no se puede pretender una democracia real sin que exista a nivel mundial en la ONU, negando el derecho a veto y exigiendo que se apliquen sus recomendaciones a nivel mundial. En España contamos con un sistema que pretende ser todo lo justo posible y el Rey, quien garantiza nuestro sistema, no tiene el poder necesario de cambiar eso en la ONU.

Lo que si es cierto es que debemos de analizar las opciones políticas y no dejarnos llevar por antiguos ideales desfasados, si no exigir que los políticos cumplan sus programas electorales y que se vote en función del beneficio de estos para cada individuo. También es cierto que los políticos deben ser honorables y no corruptos, pero eso es la condición humana, el poder judicial debe vigilar que no se enriquezcan con comisiones u obren de forma ilegal, pero hay un problema y es que quien designa el poder máximo de los jueces son los políticos.



En cuanto a la economía, debemos mirar hacia delante y no utilizar teorías económicas desfasadas, por ejemplo seguir el ejemplo que en Córdoba y en Lepe (Huelva) se aplica; donde las frutas y hortalizas (en Córdoba) se comercializan por los agricultores sin intermediarios o como FresHuelva donde se encargan de comercializar a toda Europa incrementando las ganancias en los agricultores. También es posible utilizar métodos de competir con las grandes empresas a través de utilizar compras centralizadas de comercios (p. ej: si las pequeñas tiendas de informática compran de forma conjunta sus componentes el precio es menor). Este modelo hace que el sistema que promueve el comercio de la Economía del bien común de la Escuela Alemana de Economía funcione, un beneficio justo, la cristiandad no el comunismo.

También es posible prescindir en parte y competir con los tour operadores internacionales en el turismo con este método pero existen necesidades específicas en la distribución en los países y la necesidad de contratar guías y personal de los países de procedencia de los turistas o que dominen sus idiomas con fluidez. Con respecto a los desahucios, en mi opinión, el 15M o “indignados” se equivocan en como combatirlos y debería de solicitar periodos de carencia para los préstamos de los afectados en los bancos. Para poderlo hacer y ofrecer confianza a los bancos que recoja firmas y las entreguen para poder crear una ley o garantía del reino de España, alegando el derecho a una vivienda digna recogido en la Constitución. Y durante ese periodo traten de encontrarle una ocupación digna o asesorarles para que puedan hacer frente a la hipoteca, al finalizar ese periodo.

En mi vida he aprendido que puedo aprender mas observando y preguntando a las personas que leyendo mil libros, pero no todas las personas pueden aportarte respuestas. También, a pesar de equivocarme a veces, a confiar en que la bondad humana y el amor a la familia se da en todos los países sea cual sea su religión o ideales políticos; quizás ha llegado el momento de plantearse qué es lo importante de la vida y puedo asegurar que no es el dinero, ya que este es solo un medio pero que no siempre conduce a la felicidad.