Miguel Ángel Quintela que lidera el Grupo de Investigación de Cáncer de Mama del CNIO acaba de publicar en la revista Nature Communications el descubrimiento de una estrategia molecular que ayudaría a evitar la formación de tumores en ratones. Han descubierto que la enzima FASN, cuyos niveles se encuentran elevados en numerosos tipos de cáncer, es crucial para que se produzca uno de los procesos esenciales por el cual una célula normal se transforma en cancerosa. Bloquear FASN en un modelo animal de cáncer de mama agresivo retrasó la aparición de tumores y amplió su supervivencia en un 68%.






Este equipo que centra sus proyectos en cáncer de mama triple negativo (tumores de mal pronóstico), ha conseguido grandes avances, siendo el último, el descubrimiento de una estrategia molecular que ayudaría a evitar la formación de tumores en ratones. Este hallazgo que se acaba de publicar en la revista Nature Communications. Marta Cardona, directora de la Fundación CRIS Contra el Cáncer, señala: “Desde CRIS, queremos darle la enhorabuena al Dr. Quintela y a su equipo, por los avances conseguidos y su lucha incansable para encontrar una cura al cáncer de mama. Este nuevo descubrimiento es muy importante ya que abre una potencial vía para futuras estrategias de prevención del cáncer de mama” y añade: “Es imprescindible apoyar y financiar proyectos a largo plazo para que la investigación puedan conseguir resultados reales y que a posteriori se vean beneficiados los pacientes. Por ello, llevamos más de 4 años apoyando este equipo, y el año pasado renovamos el acuerdo a tres años”.

El Proyecto para eliminar el cancer de mama

CNIO ha trabajado para desarrollar este proyecto con el Hospital de Fuenlabrada, Quirón de Pozuelo y el Hospital de la Princesa. En esta investigación se ha podido demostrar que cuando las células no tienen FASN, un complejo de proteínas implicadas en la síntesis de ácidos grasos, no son capaces de realizar uno de los pasos más importantes para que se formen tumores: normalmente las células de los tejidos sanos crecen en capas, bidimensionales, y cuando se amontonan suelen morir. La capacidad de amontonarse y crecer en aglomerados es una de las características de los tumores.




El grupo ha comprobado que las células sin FASN no son capaces de dar este paso fundamental en el desarrollo del cáncer. Aunque la interrupción de la función de FASN no elimina tumores ya establecidos, estos datos tienen muchísima importancia en el campo de la prevención del cáncer de mama, abriendo una vía nunca explorada hasta el momento. Según detalla el CNIO, los próximos pasos de la investigación, serán tratar de estudiar las implicaciones de estos hallazgos para la metástasis y para respuesta del sistema inmune a los tumores. También, en el futuro, se podría analizar el potencial del hallazgo para su posible aplicación en poblaciones de riesgo.