Cambio de trabajo a los 30, 40, 50? Siempre hay razonesCambio de trabajo a los 30, 40, 50: Consejos y buenas razones. El trabajo ya no es divertido y el jefe te saca de quicio. ¡Hora de cambiar de trabajo! Renunciar al trabajo es solo una opción – pero ninguna que se tome a la ligera aun cuando te han dado consejos y te han dicho que cambiar de trabajo a los 30, 40 o 50 años es obligatorio para avanzar en la vida profesional...

¡Sin sentido! Es una decisión individual. A continuación algunos consejos, preguntas y estudios al respecto ...

Cambio de trabajo ahora - siempre hay razones

Estadísticamente el 3,4% de los empleados cambia de trabajo cada año. El 52% lo hace de manera voluntaria mientras que al 48% lo despiden según un estudio del Instituto para el Mercado de Trabajo (IAB). Recuerda: un cambio de trabajo ante todo debe tener un objetivo.

Los motivos

Los motivos para cambiar de trabajo pueden ser totalmente diferentes. Naturalmente no debe coincidir con las edades a continuación mencionadas. Lema: a los 30 años se debe cambiar de trabajo. Hay mucho más que eso para cada etapa de la vida:

Cambio de trabajo a los 30

Por lo general está ligado a un ascenso: más dinero, primera responsabilidad gerencial. Esto también puede ser un cambio dentro de la misma empresa.

Cambio de trabajo a los 40

Por lo general acompañado de una nueva orientación profesional. Hasta ahora todo funciona bien tanto en la vida profesional como personal. Sin embargo mucha gente se pregunta: ¿eso era todo? – y apuestan por un nuevo camino profesional con el cambio de trabajo.

Cambio de trabajo a los 50

Muchos han logrado llegar a la cima de la compañía – o piensan que quizá ese será su último cambio en su carrera profesional. En todo caso debe ser un trabajo agradable y que lo pueda seguir haciendo hasta que llega la edad de jubilarse.

Buenas razones para cambiar de trabajo

Las 3 razones mencionadas arriba son más o menos cambios naturales. Sin embargo, hay otros motivos que despiertan una señal de alerta: en las mañanas siempre es difícil levantarse de la cama, después del almuerzo se empieza a contar las horas para salir de la oficina y el entusiasmo del trabajo quedó en el olvido. Las siguientes razones puede ser motivo para cambiar de trabajo pronto.

Rutina en el trabajo

Cuando te das cuenta que el 70% de tu trabajo es rutina y el 30% es aburrimiento es hora de buscar alternativas. No siempre tienen que ser externas, también se puede buscar un cambio dentro de la misma empresa. Cuando se vea que internamente no se puede mejorar lo mejor es buscar fuera.

El trabajo te enferma

De solo pensar en volver al trabajo te da miedo. Adicionalmente, tu cuerpo presencia malestar: dolor de espalda, dolor de cabeza, fiebre … todo eso puede venir del stress. Tu cuerpo dice: ¡me tengo que ir! Lo mejor es hacerle caso y cambiar de trabajo.

La empresa se encuentra en descenso

Quien trabaja en el Titanic tiene dos opciones: o sigue tocando el violoncelo o busca un bote de rescate antes de que se hunda. Eso es desleal pero no hay manera de remediarlo.

Las circunstancias de la vida han cambiado

La familia ha crecido, sus prioridades han cambiado o tu futuro va en otra dirección que el de la empresa – aquí se define tu compromiso con tu carrera y la permanencia en la empresa.

Malas razones para cambiar de trabajo

Por otro lado también hay malas razones para cambiar de trabajo:

Pequeños objetivos

Un ejemplo: tu sueño es ser emprendedor. Sin embargo, te da miedo o no crees en tu éxito y por ende buscar un trabajo con más libertad o más responsabilidades. En este caso la motivación no dura lo suficiente. Resultado: cambias y cambias de trabajo sin alcanzar tus objetivos.

Soluciones rápidas

Muchos buscan una solución rápida a sus problemas y agarran la primera oportunidad que se les presenta. ¡Fatal! Se necesita tiempo para identificar el camino correcto. Pondera la situación con claridad y elige la mejor opción. Ante todo ten paciencia.

[Texto: Camilo Alfonso Bohórquez Orjuela]