Barcelona ha vivido un terribe atentado el día 17 de agosto, pero aún así sigue siendo una de las ciudades más dinámicas y atractivas del Sur de Europa. Un estudio de la empresa Bric Consulting nos da las nuevas cifras sobre la fuerza económica que tiene la ciudad. Está ya sobrepopulada y se ha convertido un poco en un museo, pero en términos económicos, su PIB representó en 2016 un 6,9% del español. Desde 2014, muestra una recuperación consolidada, con tasas de crecimiento cercanas al 3,5% anual. Estas tasas han alcanzado a casi todos los sectores productivos de la ciudad, mejorando su clima económico y las expectativas a medio plazo.

¿Dónde hay que trabajar en Barcelona para ganar un buen dinero?

Los sectores clave para superar la recesión fueron la exportación de manufacturas y el turismo, con una capacidad de generación y tracción de la actividad económica muy notable. Recientemente, se han unido a ellos la construcción y la práctica totalidad del terciario, favorecidos por factores externos como la reactivación del crédito o la contención del precio del petróleo. En términos de empleo, todo apunta a que en 2017 se recuperen los volúmenes nominales previos a la crisis económica de 2008.

En 2016, el sector Servicios aportó un 89,6% al PIB de la ciudad y un 73,9% del empleo, significando el subsector Alojamiento + alimentación y bebidas vinculadas un 6,7% del total de la riqueza creada en Barcelona, solamente por detrás de las Actividades inmobiliarias (12,9%) y del Comercio al por mayor (7,2%). Durante los años más duros de la crisis, el subsector Alojamiento + alimentación y bebidas colaboró de forma decisiva a que la tasa de desempleo no empeorase. Precisamente, en junio de 2017 (último dato disponible) esta tasa alcanzó su valor mínimo en una década (8,74%).

La oportunidad de trabajar en el turismo en Barcelona

Este verano, Barcelona ha sido la ciudad española más buscada por los turistas franceses, italianos, holandeses, portugueses y rusos, es la segunda opción para los alemanes y la tercera para los británicos. Barcelona se beneficia de su importante posición turística en Europa, con un número elevado y creciente de pasajeros vía líneas aéreas (44 millones en 2016) y el aumento constante de las pernoctaciones hoteleras. En este sector hay muchas posibilidades para trabajos temporales, carreras hoteleras, abrir bares o restaurantes o tener una empresa de guías turisticos.

Gracias a su tirón turistico según las principales agencias internacionales de rating (Moody’s y Fitch), Barcelona alcanzó un promedio anual de superávit operativo bruto del 21% en el periodo 2011-2015. El Saldo Bruto Operativo de la ciudad alcanzó los 512 millones de euros en 2015, lo que equivale a un 20% de los ingresos de explotación. Por su parte, los gastos de explotación aumentaron un 7,6% en 2015, mientras que los ingresos de explotación crecieron un 6%.

Los atentados de Barcelona han provocado cancelaciones

Tras los terribles atentados sufridos en Cataluña el pasado día 17, varios clientes se han dirigido a la empresa de investigación BRIC Consulting para saber el impacto y  las repercusiones esperadas en el sector alojamiento, especialmente en la ciudad de Barcelona.

En resumen Bric destaca:

  • Todos los directivos y propietarios hoteleros consultados declararon haber experimentado cancelaciones de reservas en sus establecimientos en un primer momento, si bien estas no fueron especialmente significativas (entre el 2% y el 3% en el peor de los casos)
  • La evolución posterior ha compensado estas anulaciones en el caso de las reservas de particulares vía portales de internet tipo OTA (online travel agencies) pero no en el caso de peticiones directas de grupos (más de diez personas), las cuales han reducido su demanda de forma notable.
  • En general, se ha ralentizado el volumen y el ritmo de nuevas reservas. Ante este hecho, numerosos establecimientos han reaccionado aplicando dos medidas:
    o una política de descuentos a corto plazo que les permitiera no perder cuota de mercado.
  • Por término general, estos descuentos han oscilado entre el 8% y el 15%.
  • Afortunadamente, factores como la celebración del Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología con cerca de 32.000 delegados confirmados que ya habían comprometido su viaje y estancia, amortiguarán esta ralentización y el impacto del ajuste de tarifas.
  • Cabe denotar aquí que, en los primeros días tras los atentados, compañías aéreas como Norwegian ajustaron cerca del 40% sus tarifas para volar a Barcelona desde sus recientemente estrenados destinos en los Estados Unidos. Más modestos fueron los ajustes en las tarifas de Ryanair (entre el 5% y el 7%)
  • En el caso de los apartamentos turísticos, detectamos un volumen de cancelaciones superior al registrado en hoteles (un 4% de media) pero, en todo caso, mucho menor al esperado por sus gestores. La razón no es tampoco la nacionalidad de sus clientes sino su tipología: al ser más empleados por familias, la reacción se ha demostrado más conservadora que en el caso del alojamiento hotelero reglado.
  • Consideramos interesante destacar aquí el comentario de uno de los responsables consultados con oferta internacional: en su opinión, el atentado en Barcelona ha tenido un impacto mucho menor sobre el número total de cancelaciones durante estos primeros días si lo compara con París (20%) o Bruselas (35%), donde esta empresa también gestiona apartamentos.
  • Todos los directivos consultados son optimistas respecto a la recuperación de la normalidad a corto y medio plazo. De hecho, la opinión común es que la demanda ha reaccionado mejor de lo esperado, más allá del sentimiento de unidad y solidaridad que suele producirse en estos casos, manteniendo firmemente su voluntad de visitar la ciudad en las próximas semanas y meses. Cabe recordar que el turista por motivo vacacional representó casi el 56% del total en 2016, de tal forma que el perfil predominante en la ciudad contaría a priori con numerosos destinos alternativos si Barcelona no transmitiese la suficiente imagen de confianza en su seguridad.

Ambiente internacional en Barcelona, pero también muy catalán

Los catalanes aman su región y su idioma. Por ello, el turismo masivo ha llegado ya a un límite de aceptación entre la población, también la llegada de inmigrantes. 700 000 del millón y medio de personas que viven en la región de Barcelona son de origen extranjero. El "movimiento" de nacionalismo catalán también tiene que ver con una "Überfremdung" de la sociedad que ha provocado una crisis de identidad. Es por ello que la "diada", el día de fiesta "nacional" de los catalanes, el 11 de septiembre, es cada año más popular.

Se habla catalán en Barcelona, pero también cada vez más inglés. El origen principal de los turistas en hoteles de Barcelona es el Reino Unido, con casi un 9% del total, seguido de los EE.UU. (8,5%), Francia (8,4%) e Italia (6,4%). El 43,7% de los huéspedes de los hoteles de Barcelona procede de la Unión Europea. Los siguientes emisores son el conjunto de España, con un 21% y el continente americano, con un 14,7% (donde destaca el crecimiento experimentado por los países latinos y Canadá: un 10,4% respecto al año anterior).

La proporción de visitantes internacionales alojados en hoteles de Barcelona se mantiene desde hace años por encima del 80%. Esto ha permitido que la debilidad de la demanda del huésped español durante los años más duros de la crisis económica no haya afectado a la rentabilidad del sector hotelero. La apreciación del dólar, que ha encarecido los viajes fuera de Europa y la inestabilidad política en otros destinos también han resultado determinantes para que el RevPAR medio en 2016 (95,9€) fuese un 12% superior al de 2015. En lo que llevamos de 2017, este indicador ha experimentado un crecimiento cercano al 14% (hasta junio’17).

Qué cadenas de hoteles hay para trabajar y dónde están

Si nos referimos a marcas, la mayoría de las aperturas corresponden a cadenas españolas, ya sea patrimonialistas o de la mano de un socio financiero local (en la mayoría de los casos) Con las nuevas aperturas previstas, por primera vez una cadena internacional será líder en número de habitaciones en una ciudad española.

La particular configuración atomizada de la planta hotelera barcelonesa, donde ningún grupo gestiona por sí mismo más de un 8% de las habitaciones de la ciudad y la suma de las diez primeras cadenas solamente representa poco más del 42% de la oferta total, no permitirá a Marriott + Starwood disponer de una posición oligopolística como en otros mercados internacionales pero las cadenas locales deberán dar la bienvenida a un interlocutor único responsable de cerca de 3.000 habitaciones (contando los proyectos en construcción) y que será la primera cadena en alta gama (4S y 5 estrellas), con la mayoría de establecimientos más grandes y reconocidos (Arts, W, Renaissance Barcelona y Fira, Le Meridien, Cotton House…)

También la mayor parte de nuevos hoteles se encontrarán en el eje Eixample – Ciutat Vella. Del resto, seis se ubicarán en el 22@ y uno en las proximidades de la Plaça Cerdà. También son seis los promovidos directamente por cadenas hoteleras, sin la participación de un socio inversor. En el caso de desarrollo conjunto, los protagonistas mayoritariamente son fondos de inversión de la mano de cadenas gestoras internacionales y bajo fórmulas de arrendamiento a largo plazo con participación sobre facturación (renta variable). Los últimos establecimientos con licencia abrirán sus puertas, como muy tarde, en 2019. En ese momento, Barcelona pasará a ser el único mercado occidental donde la oferta hotelera se mantenga rígida o disminuya a causa de regulaciones administrativas. Si para entonces la demanda (de inversión y de viajeros que se deciden por la Ciudad Condal) mantiene la progresión ascendente actual, el incremento de precios será mayor.

Áreas que van a tener éxito en un futuro en Barcelona

Más a largo plazo, los proyectos de renovación urbana en marcha facilitarán que determinadas zonas se consoliden como polos hoteleros surgidos casi de cero. Tal es el caso del eje Glòries – Ávila, especialmente valorado por los inversores internacionales y que ha visto la apertura de más de una decena de hoteles desde 2009 (el más reciente de ellos el “Golden Tulip Barcelona”, primer hotel de la marca en España).

Otras áreas del 22@, a pesar de permitir el desarrollo de nuevos hoteles bajo condicionantes muy estrictos, no han despertado todavía el interés del capital local o internacional. Aunque este distrito es uno de los proyectos de regeneración urbanística más ambiciosos de Europa, la incertidumbre regulatoria asociada al Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT) impide el estudio de nuevos desarrollos.