Green jobs: Trabajar con energía limpiaEl presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha defendido este jueves en Barcelona que “hay que preocuparse y ocuparse” de la reputación del sector financiero “escuchando lo que la sociedad nos está reclamando” porque, ha reconocido, “cuando uno escucha a la sociedad, es evidente que está muy decepcionada con el funcionamiento del sistema financiero durante la crisis”.



El sector financiero tiene que lavar su imagen

Ser banquero nunca ha sido fácil, nunca han sido gente bien vista. Los judíos tenían que sufrir esta mala imagen en primera persona. Quién tiene el poder sobre el dinero, cae mal a la sociedad. Bankia es uno de los bancos que peor ha quedado en la crisis y más escandalos ha provocado. El ex jefe Miguel Blesa se ha suicidado o, si creemos algunas teorías conspirativas, ha sido asesinado para no poder hablar más y su sucesor Rodrigo Rato ha ingresado hace poco en la carcel.

El ahora presidente tiene que hacer buena mina y mucho ha cambiado en Bankia. En este sentido, Gorigolzarri advierte de no ser demasiado negativo: "Mantener una permanente sospecha sobre el sistema financiero tiene repercusiones negativas a medio y largo plazo para la sociedad en su conjunto”.

Goirigolzarri ha explicado que el sector “debe ser rentable y transparente” ya que “no es sostenible en el tiempo” una situación en la que la rentabilidad está por debajo del coste de capital que requieren los inversores, porque estará infracapitalizado y no podrá financiar a su economía, siendo un freno para el desarrollo del país. Con todo, ha puesto en valor que el avance en materia de prácticas de gobierno corporativo es “incuestionable”, aunque ha admitido que “posiblemente seguiremos cometiendo errores, porque somos falibles”.

¿Va a emperorar la situación?

La era digital crea muchos nuevos trabajos, no solamente en el mundo bancario, aunque aquí vemos y experimentamos ya los cambios en primera persona. La irrupción de las nuevas tecnologías y el cambio de hábitos de los clientes del sector financiero, derivado de su creciente digitalización, es uno de los principales retos estratégicos a los que se enfrenta la banca. Además, quien quiere trabajar en el mundo financiero tiene muchas opciones. Han salido Amazon Pay, mucho fondos, crowd funding y bancos supuestamente más éticos.

La tecnología es un arma que nos debe permitir mejorar el servicio a nuestros clientes y hacerlo, además, de manera eficiente. Pero no está claro cómo se usará en un futuro. Y en este proceso de implantación de nuevas tecnologías, los bancos habrán de esforzarse en que sean inclusivas, transparentes y responsables, porque los clientes también necesitan que desde las entidades financieras se les garantice el derecho a la privacidad y la seguridad de sus datos personales.



Sin embargo, el autor y consultor Ignacio Sánchez-León advierte: "Esto no es suficiente. Necesitamos una constitución digital y sobre todo una reglas para las máquinas que estamos usando como chatbox etc.." Advierte que son los seres humanos los que deben dominar este proceso y antes de que se digitalice, deberíamos pensar dónde tiene sentido y cómo va a cambiar nuestra sociedad, y preparar estos cambios.