Las bajas médicas cayeron un 50% a partir del primer mes de la pandemia y, desde entonces, no han vuelto a subir. De hecho, las únicas ausencias que se mantuvieron estables fueron los permisos de maternidad y paternidad. En relación con la disminución de las ausencias también destaca una reducción de las horas trabajadas. Los empleados, desde el inicio de los meses de encierro obligatorio y teletrabajo, empezaron a trabajar un 5% menos al día.

Son datos extraído de un estudio de Factorial, empresa de software y servicios dedicada a solucionar problemas de Recursos Humanos de pequeñas y medianas empresas, que pone al descubierto los cambios que ocurrieron desde principios de año y que han afectado a las plantillas y equipos de empresas españolas. Los datos conforman una radiografía de la situación de más de 2.000 empresas anónimas que operan en territorio nacional.




España regula el teletrabajo

Pasados 6 meses desde el principio del estado de alarma en España se han visto grandes  cambios en la economía del país. Pero todavía más en el mundo laboral. Sin embargo, esta situación también ha afectado a las pequeñas rutinas de los trabajadores de las empresas, ya que el comportamiento de los empleados ha cambiado a la hora de solicitar vacaciones y ausencias. La ministra de trabajo ha mantenido su promesa y ha lanzado una ley que  protege de forma concreta el derecho a la desconexión, por ejemplo, ni tampoco destina recursos para vigilar que se cumplan las normas.

Esto último carga aún más peso en los inspectores de trabajo, que quizás no cuentan con los instrumentos adecuados. Igual como en el sector sanitario hay que invertir en este segmento para garantizar que las empresas no abusan de sus empleados.

Debido al encierro y la incertidumbre, las solicitudes de vacaciones disminuyeron un 75% en los meses de marzo, abril y mayo, comparadas al periodo anterior a la pandemia.  Por otro lado una noticia muy positiva: Según el estudio de Factorial, las contrataciones, congeladas en los meses de marzo, abril y mayo, han crecido un 33% en junio, julio y agosto.

El uso de la firma electrónica aumentó

Al mismo tiempo, el confinamiento ha evidenciado que las empresas se han digitalizado, más aún si ya iban por ese camino y completamente si nunca lo habían hecho antes. La cantidad de empresas que empezaron a utilizar la firma electrónica en sus documentos en marzo creció un 400% comparado con meses anteriores. Sobre todo, por la urgencia de gestionar documentos a distancia, como por ejemplo los ERTE, y hacer cualquier gestión documental durante el teletrabajo.




Y estos datos contrastan con los que el INE publicó sobre el año 2019, que señalan que el 90,7% de los trabajadores españoles no trabajó fuera de la oficina, solo un 4,8% teletrabajó más de la mitad de los días y el 3,5% sólo ocasionalmente. Con la adaptación de las empresas al teletrabajo, estas han seguido firmando sus documentos electrónicamente. En la nueva normalidad, el uso de la firma digital es un 72% mayor que en el periodo anterior a la pandemia.