reglas, clase, autónomos, Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA)La crisis española ha aumentado la necesidad de muchos parados de crear su propio negocio. La figura "autónomo" es la tarjeta de entrada para escribir facturas y poder trabajar por su propia cuenta. Entre los más de 3 millones de autónomos que cotizan en la seguridad social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), existe una importante heterogeneidad...

Pero aunque hacerse autónomo es una salida del paro, tampoco es fácil sobrevivir. Esto son las diferentes figuras más importantes en la clasificación de los autónomos en España.

¿Qué tipos de autónomos hay y como se tratan fiscalmente?

  1. Trabajadores autónomos

    El término 'autónomo' se refiere a aquellos autónomos que de forma habitual gestionan un pequeño o mediano negocio que está a su nombre, generalmente desde un planteamiento de autoempleo, aunque también pueden emplear a trabajadores.

  2. Profesionales autónomos y freelance

    Estos son autónomos que realizan profesiones y actividades que aparezcan en el listado de actividades del Impuesto de Actividades Económicas. Este se compone por dos grandes grupos: profesionales autónomos que forman parte de colegios profesionales (abogados), médicos, economistas, ingenieros etc...). En ocasiones no cotizan directamente en el régimen de autónomos sino a través de las mutualidades de sus colegios profesionales.

    Dependiendo del tamaño de tu negocio, puedes tener trabajadores a tu cargo y tener un establecimiento abierto al público, aunque muchos trabajan desde casa, el cual se califica como "freelance".

  3. Empresarios autónomos - Societarios

    Aquellos autónomos que tienen ya un tamaño más grande con más trabajadores contratados pueden crear una sociedad para reducir el pago de impuestos y limitar la responsabilidad al patrimonio de la sociedad.

    Lo bueno de este sistema es que el empresario mantiene la mayoría en la sociedad y ejercen el cargo de administrador. El empresario autónomo es la evolución natural de los trabajadores y profesionales autónomos de éxito.

    También existen sociedades mercantiles con varios socios que cotizan como autónomos, donde los socios poseen el control efectivo de la sociedad, donde el empresario autónomo controle al menos la tercera parte del capital social.

    La nueva cuota de autónomos aprobada en 2013 y 2014 hace que los autónomos societarios tengan una ligera desventaja ya que no pueden beneficiarse de la tarifa de 50 euros para nuevos autónomos. De hecho las cuotas para societarios se han incrementado por un 20% respecto a los demás autónomos.

  4. Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes

    Los autónomos económicamente dependientes son aquellos que facturan a un solo cliente el 75% o más de sus ingresos. No pueden tener trabajadores empleados, aunque ahora tiene que firmar un contrato con la empresa como trabajador autónomo económicamente dependiente.

  5. Autónomos colaboradores

    Estos son familiares de autónomos que colaboren en el negocio habitualmente. Los comuneros o socios de comunidades de bienes y sociedades irregulares también forman parte de este grupo, y también los socios industriales de sociedades regulares colectivas y de sociedades comanditarias.

    Los autónomos están muy regulados ahora mismo por la administración fiscal, porque en el pasado  han operado mucho con dinero B, no cobrando IVA y no creando facturas. Pero también Pero también son un poco víctimas fáciles de un nuevo rigor en las administraciones fiscales. Por esto es necesario trabajar con un gestor que se asegure de que todas las cuentas y facturas estén en orden y no haya que temer una inspección inesperada.

Por último una red social y profesional para autónomos: Perfiles-autonomos.com. La plataforma pone en contacto los autónomos, los empresarios, las empresas, y toda persona interesada por el estatus de autónomo.