Rosa Gallego del Peso es una artista Visual Multidisciplinar nacida en Valencia en 1955. Ella vive de sus creaciones desde siempre y no solamente crea, sino también es feminista convencida. Guiadeltrabajo.com habla con ella sobre arte, su carrera y el mundo machista.

  1. Rosa, ¿qué te ha motivado a ser artista?

  2. La esencia de todo lo que nos rodea es la clave de mi motivación. Principalmente descubrir al ser humano, siempre me ha interesado llegar a lo más profundo y natural del ser, estableciendo a la vez un diálogo con la naturaleza, como equilibrio principal de la vida y del arte. Mi motor, lo defino en la contemplación, eso me ha permitido investigar sobre la condición humana, para llegar a lo más profundo y natural del ser, estableciendo un diálogo con la naturaleza, como equilibrio principal de la vida y del arte.

    Descubrí que detrás de la mina de grafito de un lápiz se dibujaban retratos y ahí fue cuando empecé a sentir la necesidad de analizar a las personas mientras las dibujaba. David Hume, expresó: “La belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla”. Y, era tal ese grado de satisfacción que me producía el retrato, que tuve que valorarlo y tomé la decisión de no quedarme atrapada en su magia, para seguir dando rienda suelta a la imaginación.

    En mis primeras series de dibujo a pastel allá por el año 1987, tomé la decisión de plasmar lo insignificante que resulta la persona con relación al cosmos. En otra serie: “EL ROSTRO OCULTO”, reflejé el interior de la persona una vez despojada de la piel, (“lo oculto, lo que somos, lo que normalmente no se ve porque se disfraza y se dibuja con la sonrisa”).

    Indudablemente, aún a día de hoy, el ser humano es el tema que me induce a la creación, ya que una importante parte de mi obra sigue enfocada en la lucha y defensa de los derechos humanos. En concreto, trabajo en prevención y contra la Violencia de Género.

  3. Tenías otra carrera, ¿por qué has dejado tu profesión para sobrevivir con el arte?

  4. Sí, tengo titulación de analista capilar por: “Cosmetología EUGENE” Paris. Tuve la gran suerte de que en esos momentos la Embajadora de Guatemala me montase un laboratorio expresamente para mí con todo el equipamiento necesario, dentro de un espacio de lujo que se llamaba BERSOLUNA en Madrid, en pleno Paseo de la Castellana, al lado del Ministerio de Información y Turismo y cercano al Estadio Bernabéu (Apenas nadie sabía que dentro del Estadio Bernabéu había una piscina, donde después de trabajar pasaba allí los veranos bañándome...).

    En esta especialidad de Cosmetología, estaba BELLIDO, éramos muy pocas personas con esa titulación, sobraban dedos en una mano para contarnos. Fue un magnífico acierto esa profesión y, con ese laboratorio recién montado... no podía pedir más. Se ganaba mucho dinero y encima me gustaba, lo disfrutaba tanto como hoy el arte.

    ¡Dejé un trabajo que era una mina de oro!

    Dibujaba retratos a mis compañeras cuando no tenía trabajo en el laboratorio. Una clienta que los veía insistía en pagarme las clases de pintura. ¡Cuestión que no acepte!
    Pasaba el tiempo y yo seguía y seguía dibujando a lápiz... el destino hizo lo demás.
    En aquel momento, no se me ocurrió otra cosa mejor, más que dejar colgada a la embajadora con el laboratorio (En eso que dicen locura de juventud) y me dediqué a mi familia y a dibujar. Siempre, y continuamente desde el colegio, estuve apoyada por mi madre que se empeñaba y se empeñaba en que tenía que pintar.

  5. También dices que te gustaría estudiar ahora Psicología. ¿Tiene el arte que ver algo con la
    psicología?

  6. El arte lo llevo impreso en vena como se hace con la técnica de grabado, pero creo que hasta lo podría abandonar por la psicología, siempre he dicho que es mi asignatura pendiente. Me siento cercana a ese mundo tan apasionante. Suelo ver las cosas venir, analizo sin costarme trabajo, es innato, me confundo poco, aunque no es cuestión de ir alardeando... me suelo callar. He tenido que conformarme con mis conocimientos de Arte-Terapia Analítica, es lo más cercano a poder analizar el arte y a la persona.

    Si el arte se vive y se siente desde el interior, diría que sí tienen bastante en común, ya que las dos nos acercan a un mundo lleno de misterio. Edgar Degas decía: “Una pintura requiere un poco de misterio”.

  7. ¿Cómo es la convivencia con una artista?

  8. Diría que complicada, partiendo de la base de que el arte por naturaleza genera un conflicto e inestabilidad personal, evidentemente, eso raramente puede ser sinónimo de convivencia o entendimiento.

    Entenderlo resulta duro y pienso que, de haber sido al revés, yo no sé si lo podría soportar. Al invertir los papeles es cuando más cuenta me doy de la dificultad que existe. También imagino que la convivencia dependerá del enfoque de cada artista y del compromiso, implicación y exigencia que cada cual se plantee con el arte.

    En mi caso, que dedico plenamente el día a crear física y mentalmente y vivo en mi universo particular, y añadiendo la diversidad y el volumen de obras que genero al crear arte multidisciplinar... y si a esto le sumo el momento de desaliento económico que atraviesa el arte, con esta reflexión veo que tiene que ser espantosa la convivencia, y entonces es cuando pienso que si yo fuese la otra persona, saldría corriendo...

  9. ¿Cómo es tu día a día?

  10. Mi día a día se alarga eternamente... duermo poco, no me gusta dormir porque pienso que acorta la vida. ME LLEVO MAL CON EL SUEÑO. Antonio Machado decía: “Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: El despertar.” Así es mi afán por mantenerme en ese importante despertar, tanto en la parte física como en la intelectual.

    He sido muy disciplinada cuando mis hijos eran pequeños, me encantaba serlo. Ahora no me conozco ni yo, afortunadamente, no tengo un día a día igual, también afortunadamente.

    Trabajando soy imprevisible, empiezo con un tema y nunca sé dónde voy a terminar, ya que últimamente siempre tengo varios enfoques a la vez, un poco de locura, que mantengo, porque eso me permite ser yo misma y aplicarlo al arte.

  11. Tú dices que casi no viajas, ni has estudiado Bellas Artes y tampoco vas mucho a Museos. ¿En qué te inspiras entonces?

  12. Sí que he tenido formación artística aunque no en su totalidad directa de la facultad de Bellas Artes. Y, en un 50% veo exposiciones de arte y en otro 50% me las pierdo por falta de tiempo. Eso sí, mayoritariamente las veo en España. Me considero estrictamente artista española (Ibérica), a todos los niveles, hasta en la formación.

    Tal vez refiriéndote el comentario de mi gran Maestro, Luis Crespo Ordoñez, conteste a tus preguntas.

    Para mí fue un honor que mi Maestro Luis Crespo Ordoñez, (alumno de MATISSE), me concediera una beca para estar un año en su estudio, que posteriormente se prorrogó en el tiempo y duró 4 “difíciles” e intensos años.

    Aún conservo bastantes volúmenes fotocopiados, con tantísima información que pudimos analizar, estudiar y comentar de grandes artistas de la escuela americana.

    Fue demasiada información para un solo cerebro, (añado qué Luis Crespo, tenía una mente privilegiada aún a sus 99 años). -Yo no quería escapar a ello ya que era consciente de la gran suerte que había tenido, y de la formación que sus conocimientos me aportarían-. Me esforzaba para estar a su altura, con las consecuencias externas que aquello tenía por sobrecarga intelectual y emocional.

    Luis Crespo continuamente me ponía a prueba con ejercicios y un día, dialogando entre una de las tantas lecciones valiosas y el legado que me estaba dejando, me dijo:

    “Hijita, me asombra ver cómo tienes la misma sensibilidad artística que yo, que he viajado a muchísimos países, conozco las mejores obras de todos los grandes Museos del mundo, he convivido cercano a pintores de la escuela americana, he conocido a Picasso cuando se sentaba en sus baúles repletos de dinero generados por el arte, - he sido alumno de Matisse -, he bebido de fuentes reconocidas e importantes del mundo del arte, he generado con mis obras un patrimonio que aún a mis 99 años me permite vivir holgadamente del arte y, me admira y a la vez me enorgullece, ver que tú tengas la misma capacidad y sensibilidad artística sin salir apenas de España”.

    -¡Aquí aprendí que el arte es sentido e innato, más que aprendido!-

  13. ¿Es importante vender?

  14. Cuando entendemos que vender repercute en poder invertir para seguir creando, te diría rápidamente que sí.

    Siempre sin cometer el error de anteponer la venta y nunca haciendo lo que sea por vender, lo importante es hacer un arte sentido, superarse, hacer arte de calidad se venda o no. Es mi visión para que la creación imprima carácter y trasmita respeto.

    Evidentemente tiene importancia y más si la dedicación en el arte es exclusiva y plena, ya que hay que vivir, pero también saber dosificarlo, ya que puede repercutir en la creación, y estancar al artista, en ocasiones es un arma de doble filo. Como por ejemplo la famosa frase de Pablo Picasso: “Artista es quien vende lo que pinta, y no quien pinta lo que vende.”

  15. ¿Cómo es el mundo del arte y los artistas? ¿Hay buen rollo?

  16. El mundo del arte es difícil por naturaleza, y considero que el Siglo XXI (por lo menos es mi vaticinio) es un trasvase elemental por razones obvias ligadas al desarrollo tanto político, económico, como social.

    ¡Es importante despertar!

    Entre el arte, los artistas y el entorno humano, veo un problema generalizado que es producto de la sociedad. Ese problema resulta contagioso y como diríamos ahora, se hace “viral”. Vivimos en un concepto afín demasiado generalizado, que afecta a los tres sectores, puede estar inducido por internet y las nuevas tecnologías. - Tal vez habrá que confiar en que esto nos lleve a buen puerto - Lo que está claro es que no se sabe qué afluente tomará y dónde desembocará, pero percibo que trasformará el concepto del arte. Siempre confío en la libertad artística. “La libertad se toma, no se concede” Georges Braques.

  17. A parte de artista, dices que eres feminista ¿Qué supone esto hoy en día?

  18. En mi caso, ser feminista es una necesidad. Camino muy bien acompañada por artistas y asociaciones feministas y de la mano con la Asociación de Mujeres Progresistas de Retiro, eso me ha permitido reforzarme en este nuevo modelo de sociedad que se mantiene a toda costa unida por defender la igualdad. Soy consciente de que a pesar de formarme (Cuando el tiempo me lo permite) en el feminismo, me queda aún mucho que aprender.

    Considero que las mujeres tenemos un compromiso social, ya que para todas, y para la sociedad en general, el siglo XXI supone un gran avance para la mujer.

    Mi expresión artística -arte y feminismo-, sin duda, después de mi trayectoria está claro que no es por esnobismo, sino por convicción.

    Me siento en la obligación de mostrar el trabajo que realizo y que siento... porque estoy completamente convencida que a pesar de la carga emocional que llevan mis exposiciones y a pesar de no intentar ocultar la realidad, sino todo lo contrario, son necesarias, ya que por su contenido refuerzan a la sociedad, haciéndola reflexionar para darse cuenta de que luchar contra la Violencia de Género es una necesidad.

    Para mí, supone hacer un trabajo que siento y deseo, que es desarrollar temas de sensibilización relacionados con la igualdad, y contra la Violencia de Género.
    He realizado hasta la fecha “68 exposiciones entre colectivas e individuales exclusivamente centradas en la mujer”, con la finalidad de: erradicar, prevenir, concienciar y educar en igualdad.


  19. ¿Por qué te preocupa tanto el tema de la violencia contra la mujer?

  20. Hay muchas razones...

    • ¡Por ser mujer!
    • ¡Y porque creo que tengo la capacidad de trasmitir, expresar y denunciar el sufrimiento que esto conlleva por medio del arte!
    • ¡Y porque me veo en la obligación de manifestarlo para que la sociedad no lo dé la espalda!
    • ¡Porque el arte visual queda en la retina y remueve conciencias!
    • ¡Porque confío en que llegará la igualdad y se sancionaran los hechos de desigualdad!
    • ¡Y porque veo la necesidad de visibilizar esta lacra que atraviesa la sociedad y deseo terminar con ella!
    • ¡Ahí nacen y radican mis obras artísticas, junto a mi lucha por la igualdad, y contra la Violencia de Género!
  21. ¿Crees que hemos avanzado desde que se ha muerto Franco?

  22. Pues evidentemente avanzamos... siempre he sido y soy futurista y valoro los avances. Sería una maravilla volver aquí dentro de unos cuantos siglos y ver los avances... eso sería el mejor regalo para cualquier persona. La vida ante un nuevo renacimiento, solo con pensarlo, infinidad de cosas pasan a ser insignificantes. ¡AVANCEMOS!

    Nada me gustaría más que ver los progresos que habrá en el arte, en la política y en el mundo, por ejemplo volver a verlo en el año 5018.


  23. ¿Qué relación tienes como feminista con la iglesia?

  24. Nací en una familia católica donde mis tías eran muy practicantes, ellas vivían en Ávila (Ciudad de culto) cuando las visitaba de niña los 3 meses de verano, todas las tardes me hacían un recorrido por “varias iglesias” para oír misa, novena y rosario... me sentaban en primera fila y del aburrimiento que me producía me dormía dando buenos cabezazos... / -estoy hablando de cuando tenía unos 10 años de edad- (aún con cariño conservo todos los rosarios que me regalaban mis tías y mi abuela).

    La iglesia me decepcionó antes de incorporarme de lleno en el feminismo. De tal modo que ahora mismo no me planteo si ser feminista me influye en esto más o menos, ya que el desaliento se produjo mucho antes.

    Me educaron en el catolicismo, no practico ningún tipo de religión, y mientras la vida no me demuestre lo contrario... no comulgo con la iglesia.

  25. Y para volver al tema del arte: ¿Por qué hay tan pocas artistas con nombre que son mujeres?

  26. Resulta imposible destacar en un mundo dominado por los hombres, donde no daban ningún tipo de credibilidad al trabajo realizado por una mujer. Prácticamente, era imposible hacerse un hueco, ya que el patriarcado actúa siempre bajo un rol de modelo excluyente.

    No hace falta remontarnos muy lejos en el tiempo para sentir que el machismo sigue vigente.
    Ha sido muy común hacer de menos a la mujer en el arte, utilizando miserables actitudes y por imposición situándola en un plano inferior, aún no ha desaparecido, y siguen hablando de forma despectiva al referirse a la obra realizada por la mujer, estas tácticas se mantiene muy generalizadas en el machismo.

    Ahora en la era del feminismo, nos enfrentamos y nos defendemos de la injusticia, antes era impensable.

    A lo largo de la historia ha habido grandes artistas mujeres que en estos momentos están saliendo sus obras a la luz, y se las está reconociendo.

    En la sociedad del patriarcado, tienen que convivir con este nuevo “ISMO” que no es otro que el -arte feminista- tienen que reconocerlo, vivir con ello y darle la importancia que tiene.... he visto como en entornos cercanos se rechazaban estas exposiciones en esferas importantes de arte y también veo como ahora agachan la cabeza y cada vez son más organismos, instituciones y asociaciones los que lo incorporan, lo dan visibilidad, y quien antes no lo aceptaba, incluso artistas que lo criticaban, ahora lo hacen...

    ¡El siglo XXI es un siglo del cambio en el arte!

    Mas sobre la artista aquí